La heroica gata que salvó a un bebé abandonado

Mariela Ibarra Piedrahita · 17 febrero, 2015

El mundo está de cabeza, en la actualidad mientras vemos como el planeta se deshace en medio de guerras, contaminación y depredación, la frase de John Lenon “He visto tanta bestialidad en los humanos y tanta humanidad en las bestias que no estoy seguro del significado de estas palabras”, parece que cobra cada vez más sentido.

En el 2014 un gato se volvió famoso por salvar a niño del ataque de un perro, también conocimos la historia de Rosco, un labrador que salvó a un niño de 4 años de morir quemado durante un incendio en su residencia en México. El más reciente de estos casos ocurrió en enero, cuando el mundo conoció la historia de Masha, la heroica gata que salvó a un bebé abandonado.

Esta historia ocurre en Rusia, en la ciudad de Óbninsk, cercana a la capital de Moscú. Rusia es un país mundialmente reconocido por tener unos de los inviernos más duros, fríos y largos. Por lo tanto, resulta incomprensible como una persona deja a un bebé de unos cuantos meses de nacido abandonado a la intemperie dentro de una caja cerca de un bote de basura. La historia hubiese terminado en una tragedia de no ser por la increíble forma de actuar de Masha, una gata callejera que dormía en la caja donde habían abandonado al bebé.

Masha vivía fuera del complejo de apartamentos en donde fue abandonado el bebé, según los residentes la gata vivía en el vano de la escalera desde hacía tres años y era alimentada por algunos de ellos, aunque ninguno se encargaba de su completa protección.

La noche en que abandonaron al bebé,  la gata procedió a sentársele encima, proporcionándole calor y protegiéndolo del frío de la madrugada. También empezó a dar maullidos fuertes para llamar la atención de los vecinos, hasta que Irna Lavora, quien habitaba en uno de los apartamentos y solía alimentar la gata, se preocupó por esa conducta inusual. Salió a buscarla pensando que se había lastimado y se encontró con el bebé. Los que más sorprendió a la mujer es que la gata parecía estar preocupada por el bienestar del niño, lo cobijaba con su cuerpo y lo lamía.

bebe y gato

Afortunadamente, la mujer era enfermera y pudo auxiliar al niño, que empezaba a presentar síntomas de hipotermia. La mujer pudo notar que el bebé no se encontraba en mal estado, tenía ropa limpia, además a su lado habían dejado una bolsa con alimento y pañales, también habían dejado algunas mantas.

El increíble instinto de la gata hizo que permaneciera supervisando al bebé incluso cuando llegaron los paramédicos, una vez el bebé fue trasladado a una ambulancia, Masha intentó subirse a ella para continuar cuidado del bebé. De acuerdo a la opinión de los médicos, el bebé no hubiese tenido oportunidades de sobrevivir al frío de no ser por la protección y calor que le brindó la gata.

A pesar de recibir tratamiento para prevenir algún tipo de complicación, el bebé se encontraba en buen estado de salud. La policía aún se encuentra en la búsqueda de los padres, que podrían enfrentar cargos penales.

En cuanto se conoció esta noticia, se viralizó a través de las redes sociales, haciendo que miles de personas se conmovieran, no sólo por la suerte del infortunado bebé, sino también por la valentía y el instinto maternal de Masha, quién no ha parado de recibir elogios y se ha convertido en la consentida de la ciudad.

gato 2

Actualmente todos los residentes del edificio frente al cual vivía Masha, así como muchos otros miembros de la comunidad de Óbninsk, premian su heroísmo con demostraciones de afecto, juegos y mucha comida, siendo curiosamente ella, en su calidad de callejera, quien rescatara y adoptara a un niño humano.

Esta historia nos demuestra que las personas tenemos aún mucho que aprender de los animales, pues estos con sus acciones completamente desinteresadas nos enseñan el verdadero sentido de la compasión. Curiosamente en la historia se han presentado muchos casos como este, niños abandonados por sus padres que terminan siendo criados por animales como perros, lobos, simios, entre muchos otros. Esperemos pues que esta simple pero conmovedora historia, nos ayude a actuar de manera un poco más desinteresada y veamos a nuestro alrededor.