La gigantesca "cucaracha" descubierta en el fondo del mar

En las profundidades de los mares esperan las criaturas más fantásticas que te puedas imaginar. Aquí, una nueva muestra.
La gigantesca "cucaracha" descubierta en el fondo del mar
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 10 octubre, 2022

Ya hace varios años que la fauna abisal se ha popularizado, sobre todo debido a la variedad de aspectos extraños que presentan. Es el caso de este crustáceo, un animal parecido a una cucaracha que vive en el fondo del mar. Las sorpresas que nos dan los abismos nunca cesan.

En este artículo podrás conocer más sobre este hallazgo, la especie y sus características. No te pierdas nada, pues es tan solo una muestra de todo aquello que el planeta todavía nos oculta. Vamos con ello.

El hallazgo de la “cucaracha” del fondo del mar

Bathynomus raksasa.

Es raro encontrar animales bonitos (según nuestros cánones humanos) en las profundidades del océano. En julio de 2020 apareció otra prueba más de ello: un crustáceo enorme, de casi medio metro de longitud, con un parecido cercano al de las cucarachas.

El hallazgo se llevó a cabo en aguas de Indonesia, al sur de Java, por un grupo de científicos que exploraba esa zona. La profundidad del estudio estaba a una media de 800 metros, pero el punto más profundo llegaba a los 2100 metros.

Esta especie se identificó dentro del género Bathynomus, que agrupa 19 especies de crustáceos de gran tamaño y de formas similares a las de nuestra cucaracha del fondo del mar. Vamos a conocerlo detenidamente.

El género Bathynomus, cochinillas gigantes

El género Bathynomus está conformado por isópodos, criaturas que viven en aguas profundas (en su mayor parte) y que poseen cuerpos planos adaptados a las condiciones de los abismos marinos. Su aspecto es parecido al de los piojos o al de las cochinillas, como se las conoce popularmente. O, en este caso concreto, a las cucarachas.

De las 19 especies que existen, 16 viven en el Indo-Pacífico. De esas 16, 7 se clasificaron como supergigantes, ya que al madurar sobrepasan los 150 milímetros y pueden llegar a los 500 milímetros. Esta nueva especie fue bautizada como Bathynomus raksasa y se añadió a esta lista de especies supergigantes. En el siguiente apartado puedes conocerla más en profundidad.

Bathynomus raksasa, gigante y abisal

Este crustáceo pertenece al orden de los isópodos, el más grande y diverso de los que existen. Se les puede encontrar en todo tipo de medios y agrupa más de 10 000 especies. El cuerpo de los isópodos consta de cabeza, tórax y abdomen. El tórax, a su vez, está dividido en 8 segmentos, cada uno de ellos con su par de patas correspondiente.

Su nombre científico viene de la palabra “gigante” en indonesio, raksasa.

Pues bien, el Bathynomus raksasa comparte todas estas características y le añade su enorme tamaño. Aun así, no es el más grande que se conoce, sino que ocupa la segunda posición por detrás del Bathynomus giganteus.

Este animal, similar a una cucaracha que viviese en el fondo del mar, ha desarrollado algunas características específicas para soportar las condiciones del abismo marino. No te las pierdas, pues son fascinantes.

Adaptaciones del Bathynomus raksasa al ecosistema abisal

La vida en el fondo marino es dura. Las presiones son altísimas, la luz es escasa o inexistente y la comida escasea para muchas especies. Por eso mismo es fácil encontrar animales que han hecho de estos ambientes extremos su ventaja, como es el caso del Bathynomus raksasa:

  • Su cuerpo aplanado le permite soportar mejor las altas presiones de las zonas abisales: además, este animal se mueve por el lecho marino, por lo que su morfología le ayuda a desplazarse con mayor soltura.
  • Su dieta es necrófaga: se alimenta de los restos de animales muertos que perecen en el fondo del mar o caen desde la superficie. Esto le convierte en un valioso agente limpiador del ecosistema. Por otro lado, esta dieta asegura su supervivencia.
  • Ojos grandes y antenas largas: en los ambientes donde se desplaza existe poca o ninguna luz, por lo que estas adaptaciones facilitan su desenvoltura.

¿Por qué tan enorme?

Bathynomus raksasa.

Por otro lado, el tema de su tamaño es algo discutido por los científicos, ya que el resto de sus congéneres han ido encogiendo a lo largo de la evolución. Lo cierto es que se manejan 3 teorías:

  • Estos isópodos necesitan transportar mayor cantidad de oxígeno debido a la escasez de este en las profundidades marinas. Recuerda que gran parte del oxígeno del agua lo aportan las microalgas, las cuales no son capaces de proliferar sin luz solar para su fotosíntesis.
  • No tienen muchos depredadores: a diferencia de otras especies del género Bathynomus, esta no ha necesitado reducir su tamaño por motivos de supervivencia frente a otros animales.
  • Su metabolismo es increíblemente lento para optimizar su energía en un ambiente con recursos escasos. Esto requiere un cuerpo más grande de la media.

Como ves, esta “cucaracha” descubierta en el fondo del mar no es la primera de su género ni de su tamaño. Sin embargo, cada nueva pieza del rompecabezas es un paso más hacia la comprensión profunda de este gigantesco ecosistema llamado Tierra.

Te podría interesar...
Conoce todo sobre el caracol ninja
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Conoce todo sobre el caracol ninja

El caracol ninja es una especie nativa de Borneo que fue descubierta de manera reciente. Descubre más acerca de esta especie aquí.



  • Sidabalok, C. M., Wong, H. P. S., & Ng, P. K. (2020). Description of the supergiant isopod Bathynomus raksasa sp. nov.(Crustacea, Isopoda, Cirolanidae) from southern Java, the first record of the genus from Indonesia. ZooKeys947, 39.
  • Briones-Fourzán, P., & Lozano-Alvarez, E. (1991). Aspects of the biology of the giant isopod Bathynomus giganteus A. Milne Edwards, 1879 (Flabellifera: Cirolanidae), off the Yucatan Peninsula. Journal of Crustacean Biology11(3), 375-385.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.