Jugar con palos puede ser peligroso para los perros

Virginia Duque Mirón 2 mayo, 2016

De toda la vida se han usado palos y trozos de madera para jugar con perros. Un juguete barato y que parece que a ellos les encanta. Pero, ¿es un juguete seguro? En este artículo te hablaremos de los peligros que encierra esta práctica y el uso de trozos de madera con tu mascota.

Han habido casos de perros que han sufrido accidentes debido a este común juego. Por ello vamos a analizar los peligros que encierra jugar con palos con nuestros perros.

Peligros de jugar con palos

Veterinarios de todo el mundo están preocupados por los efectos dañinos que pueden tener los palos en la salud de los perros. Y es que cada vez son más aquellos animales que llegan a las consultas veterinarias con daños ocasionados en su cuerpo por causa de los juegos con palos.

perro jugando

¿De qué manera pueden ser los palos perjudicial para los perros?

  • Daños en la boca. Los palos de madera se astillan con facilidad, especialmente si los hemos cogido del campo donde están expuestos a lluvias y otros agentes externos que los debilitan y facilitan su deterioro. Dicho deterioro puede suceder de manera muy sencilla dentro de la boca de tu can ocasionándole heridas graves y sangrantes.
  • Daños internos. Del mismo modo que puede suceder en la boca, los palos pueden deteriorarse dentro del estomago del animal. Es muy fácil que la mascota se trague un palo pequeño o alguna astilla que podría perforar su estómago o cualquier otro órgano de su cuerpo puediendo así crear hemorragias o algo peor.
  • Infecciones. Los palos que se cogen el campo pueden estar llenos de suciedad y bacterias que de llevárselos nuestro perro a la boca podría causarle infecciones vocales o internas en su organismo. Estas infecciones pueden ser fatales, pues se conocen casos en los que los perros han tenido que ser eutanasiados debido al gran daño causado por la infección.

Casos conocidos de perros dañados por jugar con palos

Maya es una perrita a la que le encanta salir al parque con sus dueños. De hecho, ellos la llevan cada día, y ante sus peticiones siempre le lanzan algo para que vaya a buscarlo. Uno de esos días en que le lanzaron un palo como siempre hacían. Los dueños de Maya vieron que el animal se paró bruscamente y regresó hacia ellos cojeando.

Los dueños pensaron que se había clavado algo en la pata pero Maya no gritaba cuando se la tocaban. Al llegar a casa vieron que el animalito no quería ni comer ni beber, lo cual empezó a preocuopar a sus amos, que decidieron llevarla al veterinario.

Una vez alli, el veterinario descubrió, tras unos exámenes, que Maya se había clavado unas astilla del palo en la laringe causándole una herida profunda. Gracias a llevarla a tiempo, pudieron sacarle la astilla y la herida pronto sanó. Maya volvió a ser la que era.

Priscilla es otra perrita a la que le encanta jugar con palos. Un día, algunas astillas se clavaron en su garganta generando una gran hemorragia que la hizo tener que someterse a una transfusión. Se recuperó gracias a que la llevaron de manera inmediata al veterinario.

¿Cómo evitarlo?

perro jugando

La respuesta a esta pregunta es simple: no lances palos a tu perro. Compra juguetes homologados para ellos de goma o plástico.

Sabemos que los palos que encuentras en el parque son más baratos, pero en lo que respecta a la salud de tu perro siempre es una buena idea invertir un poco de dinero.

En las tiendas especializadas podrás encontrar una amplia gama de pelotas y otros juguetes que están diseñados para que tu mascota disfrute de su tiempo de ocio sin poner en peligro su salud. Incluso podrás encontrar muchos que se asemejan a palos o huesos, algo que ya sabemos que les encanta a los perros y que no les causarán ningún daño.

Te puede gustar