Información para propietarios de mascotas con cáncer

Antonia Tapia · 11 marzo, 2015

El cáncer no es una enfermedad reciente. Los médicos han investigado esta terrible enfermedad en seres humanos durante más de 2.000 años. En los animales, se han realizando nuevos estudios, a menudo tomando como base lo que se ha aprendido sobre el cáncer en los seres humanos.

Muchos veterinarios y dueños de mascotas han observado que los animales desarrollan cáncer con más frecuencia durante las últimas etapas de su vida. Los científicos todavía no entienden la relación exacta entre la edad avanzada y el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, algunos investigadores, han especulado que la edad suele debilitar el sistema inmunológico.

Teniendo como base la investigación en seres humanos y animales, sabemos que el cáncer es un proceso complejo que puede ser desencadenado por factores hereditarios, ambientales y nutricionales.

Causas de cáncer en mascotas

dos perros

Todavía no se sabe qué es lo que causa el cáncer en las mascotas. Pero, de acuerdo a los estudios, se puede intuir que se origina por una combinación de factores genéticos y ambientales. También existen predisposiciones en algunas razas para la aparición de ciertos tipos de tumores. La mayoría de las alteraciones genéticas que conducen al cáncer, ocurren debido a mutaciones espontáneas, que pueden originarse como resultado de la exposición crónica a sustancias cancerígenas conocidas, como la luz del sol o productos químicos.

En cuanto al diagnóstico, el cáncer en las mascotas se determina través de una biopsia, la cual consiste en extraer pequeños fragmentos de tejido tumoral. El examen de las biopsia, permite a los veterinarios determinar  el tipo de células implicadas, si el crecimiento es benigno o maligno y cuál podría ser el mejor tratamiento a seguir.

Existen distintos tipos de tumores. En los tumores benignos una cápsula fibrosa suele cubrir relativamente las células tumorales. Algunos tumores benignos comunes en los perros, por ejemplo, pueden ser los lipomas o tumores grasos, que se forman bajo la piel,  y los papilomas, que tiene forma de coliflor y que se encuentran dentro de la epidermis. Bajo el microscopio, las células de estos tumores se parecen mucho al tejido normal. Sin embargo, los limites  de estos tumores suelen ser regulares haciéndolos fáciles de remover quirúrgicamente.

En los gatos, los tumores se producen cuando son relativamente jóvenes y puede ser generalmente evitable. Sin embargo,  tienden a ser mucho más preocupantes. Se suelen tratar a través de una intervención quirúrgica, con bastante éxito, pero es muy agresiva,  ya que se elimina gran parte del tejido que rodea el tumor.

La cirugía  sólo tiene éxito si se quita o se destruyen todas las células del tumor y esto es difícil de hacer. Cuanto mayor sea la masa y el tiempo que ha estado allí, es menos probable que la intervención sea un éxito. Hasta el 70% de estos tumores vuelven a crecer después de la cirugía. Aunque las posibilidades de vida aumentan si el animal, tras la intervención, sigue un tratamiento de radioterapia.

Tratamiento con quimioterapia

gato enfermo

Aproximadamente el 25% de todos los animales que reciben quimioterapia, experimentan algún tipo de efecto secundario, generalmente malestar o letargo gastrointestinal leve. Los efectos secundarios son controlados, utilizando medicamentos de venta libre o con receta. Si un paciente experimenta efectos secundarios graves, la dosis de quimioterapia se reduce para evitar complicaciones similares en el futuro. En general, la calidad de vida de los pacientes que reciben quimioterapia es excelente.

Antes de iniciar la quimioterapia, se toman las precauciones para asegurarse de que las mascotas estén suficientemente sanas como para someterse a un tratamiento. Las pruebas preliminares  permitirán conocer todo acerca de un paciente de cáncer, lo cual ayuda a predecir mejor los resultados, los efectos secundarios e incluso adaptar los planes de curación.

Se considera seguro que las mascotas con cáncer interactúen con todos los miembros de la familia. Sin embargo, dependiendo de la medicación que estén recibiendo, puede haber ciertos momentos en que el animal se encuentre más vulnerable a contraer una infección, por lo que puede ser necesario tomar ciertas precauciones.

Por otro lado, se recomienda que los propietarios de mascotas con cáncer, utilicen guantes descartables para manipular todo lo que tenga que ver con su pequeño amigo. Además se aconseja de que luego de estar en contacto con ellas, se laven las manos con agua y jabón.