¿Qué hacer si a mi perro le detectan cáncer?

Francisco María García · 16 julio, 2016

Los datos son contundentes: aproximadamente la mitad de los perros mayores de diez años tiene riesgo de padecer cáncer, una grave enfermedad que se puede detectar a tiempo palpando su cuerpo.

El conocimiento de las variables que incrementan el riesgo de cáncer en el perro, aprender a palpar al can para detectar posibles tumores y reconocer a un perro enfermo son los primeros pasos para imponer un tratamiento lo antes posible en caso de manifestarse esta grave enfermedad.

Factores de riesgo de cáncer en el perro

perro enfermo

Lo más frecuente es que el cáncer se origine en una sola célula, que va sufriendo mutaciones genéticas. Sin embargo, aunque no se conoce por qué se produce esta enfermedad, hay algunos factores de riesgo que es preciso saber:

  • No es usual que se manifiesten tumores en cachorros ni perros jóvenes. Lo normal es que se registre un mayor número de casos de cáncer en canes de una edad mediana o avanzada.
  • En todas las razas no se da la misma predisposición ni vulnerabilidad a la hora de padecer cáncer. En algunas de ellas el riesgo es mucho mayor, como es el caso del Bóxer, Pastor Alemán, Scottish Terrier y el Golden Retriever.
  • Las perras suelen tener una mayor propensión al cáncer debido a los tumores en sus mamas.
  • El tamaño también puede ser un factor determinante. Algunos tumores en los huesos son más frecuentes en perros con más de 20 kilos, en razas consideradas grandes.
  • Los factores genéticos también son importantes. A causa de su herencia genética, existen perros con especial riesgo de tener algunas enfermedades, como es el caso del cáncer.

La exploración a tiempo

La visita con frecuencia a la Clínica Veterinaria y las revisiones son herramientas muy importantes a la hora de detectar bultos o protuberancias que puedan ser importantes señales sobre la existencia de un cáncer en nuestra mascota. Si detectamos estos signos en casa, la visita al veterinario debe ser inmediata.

De esta forma, palpar cada día al perro es una de las mejores formas de detectar bultos anormales. Puede aprovecharse el momento del cepillado, los juegos, el baño o simplemente cuando lo acariciamos. Una presión con los dedos en diferentes zonas como las ingles, vientre, abdomen y cuello será suficiente para encontrar señales de algo fuera de lo normal.

Algunas señales que indican que un perro está enfermo

  • Como hemos visto, algunos bultos anormales de carácter permanente, o bien que van creciendo y evolucionando.
  • La existencia de heridas y úlceras de difícil cicatrización.
  • La pérdida progresiva y evidente de apetito y de peso, así como la dificultad a la hora de comer y de tragar.
  • Hemorragias, heridas, cojera y rigidez en sus patas delanteras y traseras.
  • Problemas en el momento de respirar, orinar o defecar.

Tratamientos contra el cáncer en los perros

Entre las opciones que tiene un propietario a cuya mascota se le ha diagnosticado cáncer dependerán sobre todo de que dicho diagnóstico haya sido precoz.

Es normal que los dueños se pregunten si se trata de un proceso irreversible, si el animal  va a soportar el dolor y cuánto tiempo podrá vivir antes de que muera o haya que practicarle la eutanasia.

Hay tratamientos  paliativos que retrasan el proceso de deterioro de la salud y calman el dolor, con analgésicos como la morfina, que ayudan a mejorar la calidad de vida del perro enfermo que padece una grave enfermedad como el cáncer.

La quimioterapia también está muy avanzada en la actualidad. Su efectividad puede equiparse a su aplicación en personas. El proceso puede durar desde algunos días hasta 18 meses, según el diagnóstico del animal.

La eutanasia

miedo al veterinario

El momento fatal de tomar una difícil decisión puede llegar. Si el estado del perro con cáncer se deteriora a causa de la evolución de esta enfermedad, lo normal es que sea preciso realizar la eutanasia. Serán los dueños los encargados de elegir el momento en que no pueden seguir adelante con su perro enfermo porque esta situación implica un gran desgaste y sufrimiento para la toda la familia.

Aunque el cáncer puede ser poco efectivo en sus primeros estadios de desarrollo cuando se aplica un tratamiento paliativo, hay ciertos síntomas que nos auguran que el perro sufre, no tiene calidad de vida y le queda poco tiempo de vida.  Si nuestra mascota ha dejado de comer, no camina o se hace sus necesidades encima, no olvidemos que lo primero es evitar su sufrimiento.