Cómo hacer para que el gato no maúlle excesivamente

Una de las formas de comunicarse de los mininos es maullando. Así, logran atraer nuestra atención. Sin embargo, no es normal que este maullido se torne persistente y eleve su tono. Descartadas las causas médicas para esta conducta, te contamos qué puedes hacer para que tu gato no maúlle excesivamente.

Causas por las que un gato maúlla

Además de para reclamar mimos o saludarte, tu amigo ronroneador puede maullar -mucho o poco- por diversos motivos:

gato maullando

  • Tiene hambre o sed
  • Quiere salir o se quedó encerrado en algún sitio
  • Está en celo
  • Su cajón de arena está sucio, o no lo encuentra

Estas cuestiones son de fácil resolución:

  • Aliméntalo siempre a la misma hora, déjale comida suficiente en su cuenco, o cómprale un dispensador, respetando siempre la cantidad de alimento que debe ingerir de acuerdo a sus características
  • No olvides proveerle siempre agua fresca
  • Si lo dejas salir fuera de la casa, habilítale una puertita especial para que pueda entrar y salir libremente
  • Ubica el cajón de arena en un sitio accesible y, de ser posible, siempre en el mismo lugar
  • Limpia su arenero todos los días
  • Esterilízalo, sea macho o hembra

Problemas de salud que pueden hacer que tu gato maúlle más de la cuenta

Sin embargo, también hay razones más graves para que tu minino no deje de maullar. Puede estar enfermo o lastimado. Entre las causas físicas que provocan más maullidos, podemos destacar:

  • Distintos tipos de lesiones
  • Enfermedad renal
  • Hipertiroidismo
  • Sordera
  • Deterioro mental a causa del envejecimiento

En estos casos, se impone la consulta con el veterinario para que te indique los tratamientos más adecuados según la dolencia.

El estrés hace a tu minino más maullador

Puede suceder que el estrés también desencadene una catarata de maullidos en tu gato. Y sí, los animales también se estresan. Entre las posibles causas, están:

  • Mudanzas
  • Cambios en tu rutina
  • Movimientos de muebles
  • Personas extrañas en la casa (pintores, albañiles, invitados, etc.)
  • Ausencias por muerte, separación, etc.
  • Nuevos integrantes –humanos o animales- en la familia

Si tu minino está estresado, debes tener mucha paciencia y tratarlo con mucho cariño, para ayudarle a superar el mal trance. Y, si es necesario, recurre a ayuda profesional.

Otros temas a tener en cuenta sobre gatos y maullidos

Ten presente, además, que hay algunas razas de gatitos que maúllan más que otras. Es el caso, por ejemplo, de los Siameses.

Así que si te gustan los gatos pero detestas los maullidos excesivos, lo ideal es que antes de que te decidas a adoptar o comprar un amigo felino, averigües bien las características y costumbres de tu futura mascota.

En cualquier caso, lo que nunca debes hacer es reprender o castigar a tu gato porque maúlla demasiado. Y mucho menos abandonarlo. Siempre hay una causa para todo y es tu deber, como propietario responsable el encontrarla.

Por ejemplo, es muy probable que tu gato maúlle en exceso porque pasa demasiado tiempo solo y se aburre, o siente ansiedad por tu ausencia. Sí, aunque no lo creas, los gatos también sufren de ansiedad por separación. En estos casos, es ideal que le dejes algunos juguetes para que se distraiga mientras vuelves a tu casa.

Un truco que nunca falla para que tu gato no maúlle de manera excesiva

juguetes gatos

Descartados los problemas físicos o emocionales de tu minino, la mejor forma de hacer que tu gato no maúlle en exceso es prestándole atención. Es raro que un gato se resista a los mimos y a una buena sesión de juegos.

Así que dedica un buen rato a jugar con él y a acariciarlo. Verás lo beneficioso que resulta para ambos. Tu amigo ronroneador hará ejercicio y dormirá más y mejor, olvidándose de maullar por varias horas.

Y a ti se te quitará el mucho o poco estrés que puedas acarrear como por arte de magia y te sentirás relajado y feliz. ¿No me crees? ¡Haz la prueba!