El gato Manx, un animal especial

Los felinos domésticos, como muchos solemos afirmar y sin pretender humanizarlos, son animales con mucha personalidad. Y en este tema, su cola tiene bastante que ver. Sin embargo, también existen mininos sin rabo, o con uno de un tamaño mucho menor al considerado normal. Es el caso del gato Manx. Te contamos detalles sobre esta raza.

Origen y leyendas sobre el gato Manx

El Manx es una de las siete razas de gatos, oficialmente reconocidas, que carecen total o parcialmente de cola. Su nombre proviene del gentilicio de los habitantes de la isla de Man, ubicada entre Irlanda y Gran Bretaña.

Si bien algunas teorías señalan que estos mininos fueron introducidos allí por los fenicios, traídos desde el lejano Oriente, lo más probable es que hayan llegado a bordo de galeones españoles que naufragaron en sus costas.

Claro que también están las leyendas, como la que cuenta que este gato fue el último animal en llegar al Arca y que Noé cortó su cola al apresurarse a cerrar la puerta. Otros relatos indican que algunas madres gatunas amputaban los rabos a sus cachorros para evitar que estos se convirtieran en trofeos de soldados invasores, que los colgaban en sus escudos.

El gato Manx se caracteriza por no tener cola, o poseer una de extensión menor a la habitual, a causa de una mutación genética natural. Más allá de esta particularidad, es un minino afectuoso, juguetón y con gran instinto de cazador. Además, se caracteriza por su longevidad y por correr de una manera que recuerda a los conejos, ya que sus extremidades posteriores son más largas que las anteriores.

Causa de la ausencia de rabo en el gato Manx

Pero el motivo de que estos mininos nazcan sin cola, o tengan una de menor tamaño al habitual, se debe a una mutación genética natural que afecta a la columna vertebral.

Este rasgo está controlado por un solo gen. Cuando los dos alelos -cada una de las formas alternativas que puede tener un mismo gen- son dominantes, resulta un gato con un rabo de longitud normal. Cuando hay un gen recesivo, nace un felino sin cola o con una de un largo menor al normal.

Al existir variantes en la extensión de la cola de estos felinos, se las diferencia de la siguiente manera:

  • Rumpy: cuando hay ausencia de rabo (hueco al final de la columna vertebral), aunque puede existir un mechón, como tienen los conejos.
  • Riser: posee unas pocas vértebras coccígeas (hueso sacro prolongado hacia arriba).
  • Stumpy: con algunas vértebras móviles.
  • Longy: es larga pero sin alcanzar el largo de los rabos de otras razas de mininos.
  • Tailed: presenta una longitud normal.

Otras características del gato Manx

Más allá de caracterizarse por la ausencia o poco tamaño de su rabo, el gato Manx tiene:

gato manx 2

  • Una cabeza grande y redondeada, con mejillas bien desarrolladas.
  • Nariz larga.
  • Orejas separadas y ligeramente en punta.
  • Cuello corto pero fuerte.
  • Ojos redondos y anchos.
  • Cuerpo musculoso.
  • Torso redondo y curvo.
  • Espalda corta.
  • Pelaje sedoso y denso, con variedad de colores.
  • Tamaño mediano.

Además, sus patas traseras son más largas que las de delanteras, dado que requiere de una sujeción mayor para mantener el equilibrio a causa de la ausencia total o parcial de la cola. Este detalle hace que su forma de correr sea parecida a la de un conejo.

Un minino juguetón, cariñoso y longevo

El gato Manx es un animal tranquilo, equilibrado, inteligente y afectuoso. Se adapta muy bien a los ambientes familiares y busca llamar la atención de sus propietarios. Por eso algunos lo definen como un “gato-perro”.

Sin embargo, si el minino tiene acceso al exterior, se despertará fácilmente su instinto de cazador. Sus reflejos son excelentes. Por tal motivo, se impone el juego diario.

Además, si recibe los cuidados y atenciones necesarias, suele vivir muchos años.

Como dato curioso podemos señalar que, a pesar de no ser una raza demasiado conocida, ha sido bastante representada en dibujos animados como Ren y Stimpy o Gatos en acción.

Categorías: Gatos Etiquetas:
Te puede gustar