Félix, un gato que trabaja en la estación de tren

Alba Muñiz · 24 febrero, 2016

Hoy te contamos la historia de Félix, un gato que trabaja en una estación de tren en Inglaterra. Pero, por suerte para el minino, no es esta una nota en la que nos tengamos que referir a la explotación de los animales. En todo caso podríamos llegar a encuadrarla por el lado de la humanización que las personas solemos hacer de  las  mascotas y, sin duda, como una original estrategia comercial.

Conoce la historia de Félix, el gato que trabaja en una estación ferroviaria

gato que trabaja en la estación de tren
Fuente: Facebook de Felix the Huddersfield Station Cat

“Mi nombre es Félix y soy el controlador de plagas Senior de First TransPennine Express en la estación de tren de Huddersfield, en West Yorkshire, Reino Unido”, se puede leer en la página de Facebook del gatito que, al momento de escribir este artículo, cuenta con cerca de 50 mil seguidores.

En realidad, Félix fue llevado al lugar para que mantuviera a raya la población de roedores y palomas, una decisión que –al menos hasta hace algún tiempo- solía ser muy común para distintos ámbitos públicos y privados.

El minino llegó a la estación ferroviaria cuando tenía 9 meses y enseguida empezó a ganarse el cariño de los empleados y de los pasajeros.

Es así que, 5 años más tarde y, seguramente como parte de la  estrategia de marketing, decidieron “ascenderlo” en su trabajo y darle, además de un uniforme, una credencial que acredita el puesto que desempeña.

La historia de Félix, un gato que trabaja como controlador de plagas Senior en una estación de tren del Reino Unido, puede ser leída como una eficaz estrategia comercial basada en la humanización que las personas solemos hacer de las mascotas. Pero también como una buena oportunidad de acceder a un relato amable sobre un minino que, ajeno a estas cuestiones, pasa sus días mimado y cuidado.

Minino virtual vs minino real

En el Facebook de Félix, que ha incrementado considerablemente el número de seguidores desde que se conoció la noticia de su ascenso, se pueden ver gran cantidad de fotos del animalito y algunos videos.

Mientras tanto, su alter ego humano escribe en primera persona el día a día del gato que trabaja en la estación de tren y pone a disposición de los medios de comunicación una dirección de correo electrónico para evacuar cualquier consulta.

Afortunadamente, ajeno y desentendido de todas estas cuestiones humanas, el minino trascurre feliz su vida en la estación ferroviaria de Huddersfield, su hogar, colmado de mimos y cuidados.

Otras historias de gatos y estaciones

Sin embargo, Félix no es el único felino famoso en el rubro ferroviario. El antecedente que más trascendió es el de Tama, una gatita nacida en 1999 y  que se crió en la estación de tren de Kishi, en Japón. Allí la alimentaban algunos pasajeros de buen corazón y también la gerente del lugar, Toshiko Koyama, que finalmente la adoptó.

En 2007, la minina había sido nombrada de manera oficial como “jefa de estación” y contaba con dos asistente de su misma especie: su hermana Chibi y su mamá Miko, que también habían sido amparadas por Koyama.

Y si volvemos al tema de las maniobras publicitarias, valga como dato que, un año después de esta decisión, los pasajeros de la estación japonesa se habían incrementado un 10 por ciento.

Tras los pasos de Tama y Nitama

Gato que trabaja en la estación de tren
Fuente: Facebook de Felix the Huddersfield Station Cat

Pero la cuestión no terminó allí. Un año más tarde se determinó que la presencia del animalito en la estación de Kishi ayudó a obtener a la empresa ferroviaria unos 7,7 millones de euros en ingresos por publicidad.

En 2009 la compañía  Wakayama Electric Railway introdujo el Tama Densha, un tren con diversos dibujos de la gata, tanto por dentro como por fuera. Si quieres hacer un viaje virtual en este particular transporte, te dejamos este video.

La  minina falleció a los 16 años, en junio de 2015, por un fallo cardíaco. Y encontró sucesora en Nitama – que desde 2012 la acompañaba como aprendiz de jefe de estación- y que heredó su gorra y su cargo.

Así que si Félix sigue haciendo mérito, quizá alcance el mismo puesto que sus congéneres japonesas, aunque a él ese dato le tenga sin cuidado.

Fuente de las fotos: Facebook de Felix the Huddersfield Station Cat.