4 errores más comunes a la hora de alimentar a tu perro

Por falta de conocimiento o no animarnos a preguntarle al veterinario, puede que estés cometiendo errores al alimentar a tu perro. No te preocupes que no es nada grave, todo se puede modificar y mejorar a favor de la salud de tu peludo. Conoce en este artículo las faltas más frecuentes a la hora de alimentar a tu perro.

Errores a la hora de alimentar a tu perro

Para evitar problemas de salud, malos hábitos o exceso de peso en el perro, tendrás que modificar tus hábitos cuando lo alimentas. Los típicos fallos que cometemos como dueños son:

1. Dejar la comida ‘al aire libre’

comida especial para cachorros

Con la excusa de “igual es para el peludo”, no prestamos mucha atención al almacenamiento de la comida. Pero tal y como sucede con cualquier alimento, las bacterias se encargarán de descomponerlo si está expuesto al aire y a la humedad. De esta manera es más probable que el animal enferme.

Usa por ejemplo las bolsas de pienso para mantenerlo fresco en todo momento y ciérralo bien. Si le das a tu mascota comida húmeda como arroz, entonces guarda en la nevera. Cualquier recipiente ha de estar limpio y bien cerrado.

2. Dejar la comida que no consume en el plato

A veces los perros no se terminan todo lo que hay en su plato, ya sea porque no les gusta algo o porque has quedado satisfechos. Si eso sucede, no la dejes a la intemperie, y menos de noche, porque puede atraer la atención de roedores o insectos.

Además, empezará a descomponerse, y si otro día el can le apetece comerlo, estará ingiriendo alimento en mal estado o contaminado.

La regla es simple: si han pasado 3 horas y tu mascota no ha comido del plato, es probable que ya no lo consuma. Por lo tanto tienes dos opciones: arrojar a la basura o guardar a la nevera para la próxima ingesta.

3. No lavar el plato tras la comida

Nuevamente pensamos que no es necesario porque igualmente es el plato del perro, pero no es bueno que quede sucio de la comida anterior. Aunque parezca reluciente, tendrá restos de comida que luego se descomponen y se transforman en hongos.

La suciedad en ese recipiente puede acumular bacterias que enfermarán al peludo. Por lo tanto, cuando termine de comer lava su plato como el de las personas: con detergente y agua caliente.

4. No mirar las fechas de caducidad

Toda la comida vence en algún momento, incluyendo la de los perros. Si le das pienso húmedo o alimento en lata, presta mucha atención a esa fecha de caducidad, porque si el animal come algo en mal estado, puede sufrir dolor de estómago, vómitos, diarrea, etc. Atención, que el pienso seco también tiene fecha de caducidad.

Fallos que no debes cometer al alimentar a tu perro

Además de los 4 errores que te hemos dicho antes, hay otras cuestiones a tener en cuenta a la hora de darle de comer a tu mascota. Presta mucha atención:

perro no mastica bien la comida

  • No te excedas en la ración diaria. Pregunta al veterinario para saber la cantidad adecuada según la edad, el peso o ciertas condiciones.
  • No compres alimentos en cantidad si tienes un solo animal ya que suele estar expuesto a la humedad, al sol o al polvo y se contamina fácilmente.
  • Evita comprar marcas de pienso más económicas para ahorrarte un poco de dinero. Muchas veces provocan problemas digestivos en el peludo y el gasto en veterinario y medicamentos será superior.
  • No olvides alimentarlo a diario, ya que si pasa hambre se vuelve agresivo, rompe la bolsa de la basura o hasta te romperá lo que encuentre.
  • No le des desperdicios de tu comida como huesos o grasa animal, porque son malos para su salud.
  • No le ofrezcas galletas o croquetas porque si. Sólo las puede recibir cuando se porta bien, es decir, como premio.
  • Evita abusar del pienso húmedo o de la comida “de personas”, porque tienen muchos hidratos de carbono y es probable que aumente de peso.
  • No alimentes a tu perro con algo que el veterinario haya prohibido. Es malo para la salud del animal.
  • Evita comprar alimentos de adultos para tu cachorro o viceversa. Cada uno está preparado con la dosis de vitaminas y proteínas que precisan a una edad determinada.
Categorías: Alimentación Etiquetas:
Te puede gustar