El hipotiroidismo en perros

Mariela Ibarra Piedrahita · 23 noviembre, 2015

Una enfermedad que puede llegar a generar diferentes clases de problemas relacionados con la salud de tu mascota es el hipotiroidismo. Te contamos de qué se trata y cómo puedes tratarla en tu can.

Si queremos proteger la salud de nuestras mascotas debemos entender cuáles son las posibles enfermedades a las que estas son susceptibles. El hipotiroidismo es una condición a la que debes prestar atención para evitar complicaciones en la salud de tu perro.

¿En qué consiste el hipotiroidismo?

La glándula tiroides se encuentra ubicada en el cuello, y esta se encarga de producir una hormona llamada tiroxina, que controla el metabolismo (el proceso de convertir los alimentos en combustible). Un perro sufre de hipotiroidismo cuando la glándula tiroides no produce suficiente de esa hormona. A menudo, esta condición también se denomina tiroides hipoactiva.

Esta es una enfermedad común en los perros, aunque también afecta a otras especies, incluyendo a los humanos, siendo más frecuente en mujeres y en personas en edades superiores a los cincuenta años.

El hipotiroidismo afecta a todas las razas, pero hay algunas que son más suceptibles a desarrollarla, por ejemplo:

doberman perro de defensa

Por lo general, ocurre en perros de mediana edad (edades de 4 a 10 de acuerdo a la raza y al tamaño del can), y es más frecuente en razas de corte mediano y grande.

Los machos castrados y las hembras esterilizadas tienen un riesgo más alto de desarrollar hipotiroidismo, al igual que otras afecciones de la glándula tiroides, pero los veterinarios no están seguros del por qué.

En la mayoría de los casos de hipotiroidismo, el sistema inmunológico de su perro ataca su glándula tiroides. Otra causa, aunque rara, es debido a la presencia de un tumor.

Sin importar las causas, los síntomas y tratamientos son los mismos.

Los síntomas

El primer signo es la pérdida de pelo, por lo general en el tronco de tu perro, parte posterior de las patas traseras y la cola.

Sin embargo, la pérdida del pelo puede ser causada por muchas otras enfermedades, y si bien es un síntoma de alerta, normalmente se buscan enfermedades en la piel, por lo que puede demorarse un poco el diagnóstico si este es el único síntoma que se presenta.

Su manto también se pondrá quebradizo y delgado, la piel se pondrá escamosa, pero sin señal de picor o irritación (que por lo general, está ligado a una reacción alérgica, por ejemplo, como en el caso de las picaduras de pulgas y garrapatas).

También pueden aparecer manchas negras de piel. Esto seguido por un aumento de peso excesivo (obesidad), pérdida de masa muscular, lentitud, un enlentecimiento de la frecuencia cardíaca, infecciones de uñas de los pies y del oído, e intolerancia al frío.

obesidad en los perros

No es generalizado, pero el hipotiroidismo también está relacionado con convulsiones, enfermedades en el corazón y los vasos sanguíneos, o problemas de infertilidad, entre muchos otros.

Ten en cuenta que esta enfermedad requiere tratamiento, por lo tanto, para tener un diagnóstico que permita tratar adecuadamente la enfermedad de tu perro, su veterinario hará una serie de exámenes de sangre.

Tratamiento

La buena noticia es que esta enfermedad no es mortal y con el tratamiento apropiado tu perro podrá llevar una vida sana y feliz.

Además, este es un tratamiento bastante fácil y de bajo coste. Si bien, esto implica que tu perro tendrá que tomar medicamentos orales diariamente durante el resto de su vida. El medicamento es una hormona artificial llamada levotiroxina o L-tiroxina. Las dosis son específicas para cada perro y las debe dictaminar el veterinario.

Si no se trata, la enfermedad afectará a la calidad del perro de la vida y derivará en enfermedades que pueden causarle la muerte en una edad temprana.