El calor y las mascotas no son buenos amigos

Mariela Ibarra Piedrahita · 27 marzo, 2015

Algo que puede parecer inofensivo, pero que de hecho es muy perjudicial para muchos animales (en especial los domésticos), es la exposición prolongada en espacios en los que se encierre demasiado el calor. Así que lee con atención lo que estamos a punto de recomendarte, para que sepas por qué el calor y las mascotas no son buenos amigos.

Debido a que muchas de las mascotas que tenemos en casa tienen pelo, los hace más propensos a acumular más calor que las personas, esto variará también dependiendo de algunas características del animal, y puede terminar en un golpe de calor que puede ser muy peligroso.

Animales propensos a sufrir de calor

combatir el calor

Como decíamos anteriormente, los animales peludos son más propensos a sufrir de calor, pero dentro de estos, existen unos que son especialmente delicados o que se ven más afectados bajo esta condición:

  • Los cachorros o animales de edad avanzada son más delicados ante el calor.
  • Los animales con pelo largo o doble manto interno (por ejemplo los labradores o animales que tienen una capa de pelo que los impermeabiliza contra el agua).
  • Los animales de pelaje o piel oscuros, pues los colores oscuros tienden a almacenar más el calor que aquellos con el manto claro.
  • Los mamíferos pequeños son en especial delicados ante las condiciones climáticas extremas, por ejemplo hamsters o ardillas.
  • Los animales adaptados a climas fríos pasaran un mal momento bajo condiciones de calor extremas.

Síntomas de alarma

Durante las temporadas de calor, lo mejor que puedes hacer es tomar algunas precauciones, como evitar las caminatas muy largas bajo el sol o el dejar a tu mascota en sitios cerrados sin ventilación o sin refugio. También debes estar atento a la sintomatología de tu mascota, a continuación te damos algunas señales que te pueden indicar que está sufriendo un golpe de calor:

  • Se le ve agitado, incluso si ha estado en reposo. Puede tener la mirada un poco perdida y estar esbozando una ligera “sonrisa”.
  • No muestra deseos de moverse y se le nota perezoso durante mucho tiempo y en horarios poco usuales.
  • Temblores musculares
  • Vómitos.
  • Ritmo cardiaco acelerado.
  • Desorientación y tambaleos.
  • Pérdida del apetito.

Es importante que determines cuándo tu perro está sufriendo un golpe de calor y trates de bajar su temperatura, aunque en casos de gravedad deberás acudir al veterinario. Un golpe de calor no tratado puede generar fallas en los órganos, hemorragias renales, edemas cerebrales y la muerte del animal.

En caso de que no puedas llevar a tu mascota al veterinario, llévalo a un lugar fresco y aplícale compresas en las zonas donde la piel esté más expuesta. También puedes ayudarte de un ventilador, agua o aire acondicionado. Lo importante es que logres bajar la temperatura corporal y refrescar la sangre que circula en su cuerpo, que puede dañar sus órganos.

Una vez observes que su respiración se ha normalizado puedes retirarle lo que hayas usado para enfriarlo. Recuerda que no debes usar agua helada o hielo, el cambio brusco de temperatura puede dañar su cerebro.

Si lo has mojado, sécalo bien, no debes cubrirlo con matas o toallas húmedas, estas almacenarán el calor en lugar de dejarlo subir. Debes tratar de que tu mascota se hidrate, pero no lo obligues a beber, puede broncoaspirar el líquido y generar alguna afección de tipo respiratorio.

Para evitar un golpe de calor, lo mejor que puedes hacer es mantener hidratada a tu mascota, evitar que se sobre ejercite y no darle a beber agua caliente.

Recomendaciones

combatir el calor 2

 

  • No dejar por ningún motivo a tu mascota dentro de en un auto estacionado. Las temperaturas dentro de los vehículos pueden llegar a triplicarse frente a la temperatura ambiente, incluso a la sombra.
  • Sácalo a pasear en horarios apropiados, cuando el calor haya disminuido un poco.
  • Procura que se hidrate constantemente y que tenga siempre agua fresca.
  • Tenerlo en un espacio fresco y ventilado.
  • Vigilar que se alimente apropiadamente, bajo condiciones de calor tienden a consumir menos alimentos, así que cuidar su nutrición será importante para prevenir inconvenientes futuros.
  • Animales como reptiles y peces son también delicados ante los cambios ambientales. Sin embargo, como sus entornos son artificiales, deberás tener presente que no varíe la temperatura del tanque, pues esto podrá afectar seriamente su calidad de vida.