Cuidados de los gatos durante su vejez

Aileen Zaera · 8 marzo, 2015

Siempre es conveniente ocuparse de los cuidados de los gatos durante cualquier etapa de su vida, pero más todavía cuando transita la vejez. Para ello, es preciso incrementar el control del estado físico del felino e ir frecuentemente al veterinario.

¿Cuándo les llega la vejez a los gatos?

La vejez de los gatos comienza a partir de sus ocho años, aunque pueden también retrasarse hasta los diez, siempre y cuando hayan tenido una condición de vida excepcional. Debido a los procesos degenerativos, los felinos ancianos pueden tener más problemas médicos que los que tenían en su etapa de joven, aunque esto también depende del cuidado que han tenido durante toda la vida y por supuesto, de su nutrición.

Sin embargo, hay otros elementos ajenos a la vida del gato, como las condiciones ambientales del lugar donde habita y la genética.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes de los felinos?

Con el paso de los años, los gatos pueden llegar a padecer una serie de enfermedades asociadas a la edad, como son los intestinos inflamados, problemas dentales, problemas cardiovasculares, diabetes, pancreatitis, cáncer, artritis, perdidas de visión y audición, entre otras, que podrían  repercutir negativamente en su calidad de vida.

Que padezcan una u otra enfermedad, tanto de forma grave como leve, dependerá, en gran manera, de cómo ha sido el cuidado de la salud y la alimentación de los felinos, tanto durante su juventud como una vez iniciada la etapa de la vejez.

¿Por qué es importante que los revise un veterinario?

gato enfermo 3

Aunque tu gato parezca estar “sano” y tenga un buen aspecto físico, no quiere decir que no tengas que llevarlo al veterinario para que se realice chequeos. Por tanto, es conveniente que el especialista le realice un análisis de glóbulos rojos, de orina, un examen físico, revise la nutrición, las uñas, los dientes y la piel y también que controle su peso, al menos una vez al año.

Si el gato doméstico posee algunos inconvenientes leves de salud, el médico veterinario tendrá que realizar un control rutinario, como así también un electrocardiograma o una radiografía de tórax. Si el animal no está bien y tiene problemas graves, entonces habrá que añadirle a los exámenes anteriores, una radiografía de abdomen cada seis meses.

Por otra parte, no hay que olvidar ponerle las vacunas reglamentarias a tu felino, de acuerdo a la edad que tenga y cuando entre en la vejez, habrá que vacunarlo contra FVRCP, clamidiasis, rabia, leucemia felina y bordetelosis.

Parásitos en los gatos durante su vejez

Durante la vejez, habrá que vigilarle el peso al gato, dado que puede llegar adelgazar o engordar mucho, pero no siempre esto tiene que ver con problemas de salud. También tendrás que controlar la aparición de parásitos en el felino, dado que pueden provocarle infecciones.

¿Cómo saber qué tipo de parásito tiene el gato?

Un examen de deposiciones va a permitirte saber qué tipo de gusano parasitario tiene el gato y el veterinario te indicará cómo eliminarlo con medicamentos. Por otra parte, los exámenes de corazón, ojos, orina y sangre, tendrán que ser rutinarios y el especialista tendrá que limpiarle los oídos al felino una vez por mes o cada dos meses.

También es imprescindible vigilarle el apetito al gato y si tiene olor anormal, tos persistente y úlceras que no se curan, porque eso podría alertarte sobre una infección o enfermedad.

Cuidar la alimentación

gatos alergicos 2

Una clave fundamental para que los problemas de salud mejoren durante la vejez es darle muchas raciones de comida pequeñas al día. Si el gato tiene hipertiroidismo, entonces tendrás que aumentar el contenido energético de las comidas, para que no pierda mucho peso.

Higiene oral y salud dental

Para evitar que los dientes se caigan por acción del sarro, tendrás que proveerle a tu mascota alimentos secos para que tenga una excelente dentadura, debido a que este tipo de alimentación remueve los depósitos de suciedad que se forman en los dientes.

En caso de que el gato tenga los dientes en mal estado, entonces tendrás que darle alimentos blandos y cortados en porciones pequeñas. Además, el agua que le des a tu felino anciano, tendrá que estar fría para que no padezca deshidratación, ya que puede descontrolar la temperatura de su propio cuerpo y por ende, cambiar la percepción de la sed.

Tratar a un gato anciano es más difícil que tratar a uno joven, por lo que precisarás más tiempo y paciencia, de este modo te aseguras su bienestar.