Crean un traductor de emociones para perros

Alba Muñiz 27 octubre, 2015

Que los canes utilicen su cola como una herramienta imprescindible para su comunicación, no es novedad para casi nadie. Pero que una empresa haya creado un instrumento que, adosado al rabo del animal, actúe como un traductor de emociones para perros, es una innovación que el tiempo dirá si resulta útil para los humanos y cómoda para las mascotas.

Para entender a un can hay que entender los movimientos de su cola

perro paseo

La compañía tecnológica DogStar, con sede en Nueva York, diseñó un dispositivo portátil que, según señalan sus inventores, es capaz de traducir las emociones de nuestros amigos de cuatro patas a través de los movimientos de su cola.

El aparatito en cuestión se llama TailTalk y es un sensor ultra liviano que se coloca en la cola del perro para que capture los patrones de movimiento del animal a lo largo del día.

Los inventores explican que la cola es al perro como la sonrisa a los humanos y que actúa como la interfaz social del can. Estos rematan con un contundente:  “entender la cola es entender al perro”.

Cómo funciona el traductor de emociones para perros

Mark Karp, uno de los fundadores de DogStar, explica que el dispositivo utiliza un acelerómetro combinado con un giroscopio para captar los movimientos del rabo.

Así, se intenta capitalizar toda la información obtenida en los últimos años sobre los distintos significados de los movimientos de la cola de estas mascotas, traduciéndolos a emociones.

Para financiar la producción masiva, los responsables de DogStar, están realizando una campaña en el sitio Indiegogo, con el objetivo de recaudar los 100.000 dólares que necesitan.

“Mientras tenga un perro conmigo jamás me sentiré solo, porque su tierna mirada y el movimiento de su cola me dicen: “eres la razón de mi vida, te amo”.

-Antonio Clement-

Usos prácticos de TailTalk

Los creadores de TailTalk suponen que el dispositivo será de suma utilidad para que los dueños puedan saber a la distancia, y en tiempo real, el estado emocional de sus mascotas a través de una aplicación en sus teléfonos. Así podrán enterarse de cómo se sienten cuando se quedan solos en la casa o cuando están con su paseador.

Quizá también ayude a los mascoteros primerizos a empezar a entender poco a poco el rico lenguaje corporal de los peludos. Es que si bien, el rabo puede considerarse la mejor opción que tienen estos animales para comunicarse, lo cierto es que no es el único recurso. Le siguen de cerca las orejas. Pero además, para hacernos saber sus estados de ánimo y expresar sus emociones, utilizan:

  • Ladridos
  • Gemidos
  • Aullidos
  • Gruñidos
  • Miradas
  • Posturas corporales
  • Expresiones faciales

Qué nos dice la cola del perro

Casi la totalidad de los movimientos de la cola de los canes tiene un significado, ya sea para sus dueños o para otros perros. Te contamos algunos detalles:

  • Rápidos y de un lado a otro: agitación, felicidad y alegría. Y también impaciencia y nerviosismo.
  • En círculos: empatía, jolgorio, ganas de jugar.
  • Cortos y rápidos: si además tiene las orejas dobladas hacia atrás y muestra los dientes, es que se dispone a atacar.
  • Levantada y con la punta hacia arriba: demuestra autoridad. Significa que es el perro dominante.
  • Levantada pero curvada: indica confianza y autocontrol.
  • Extendida horizontalmente: está prestando atención a algo que atrae su interés.
  • Extendida horizontalmente y tensa: si también tiene el pelo erizado, hay riesgo de enfrentamiento si invaden su territorio.
  • Baja, alejada de las patas traseras: está tranquilo, relajado, a gusto.
  • Baja, cerca de las patas traseras y con ligeros movimientos laterales: muestra inseguridad e intranquilidad.
  • Entre las patas: indica miedo y temor a ser agredido. También puede significar sumisión ante el jefe de la manada.

No a la mutilación de rabos y orejas

oido de tu perro

Ya sea para interpretar tú mismo a tu mascota, o para recibir a distancia un reporte de su estado de ánimo, es fundamental que no cortes su rabo y sus orejas.

  • Además de ser un acto cruel e innecesario, estarás privando a tu perro de herramientas fundamentales para poder socializar y evitar problemas de comportamiento.

Os dejamos un último dato: el movimiento del rabo ayuda a la emanación del olor de las feromonas que tienen en las glándulas anales, otra de las importantes vías de comunicación utilizadas por los perros.

Imagen cortesía de Michael Gil.

 

Te puede gustar