Consejos para bañar al gato

Irene Peláez · 25 marzo, 2015

De todos los animales que los seres humanos tienen como mascota, los gatos son los más limpios de todos. El gato y todos los felinos en general, son animales que ponen mucha atención a la higiene personal, entre otras cosas, se lamen continuamente para limpiar su pelaje y se liman las uñas para que no estén demasiado largas.

Sin embargo, a pesar de sus precauciones, suelen llenarse el pelo de polvo. Además, las glándulas de la piel producen secreciones y el pelo muerto se desprende y a veces no se cae pese a los lamidos. Todo esto hace que de vez en cuando sea necesario darles un buen baño. Claro que es conocimiento popular que los gatos y el agua no se llevan muy bien. Por eso, aquí te damos algunos consejos para bañar al gato.

Acostumbrar al gato desde pequeño

La diferencia entre convertir el baño en una actividad placentera para el gato y su dueño o en una lucha feroz, donde ambos terminen agobiados y estresados está en acostumbrar al felino a los baños desde cachorro. Hay que hacerlo en la etapa de socialización del minino (entre el primer y el segundo mes de vida). En este periodo el gato absorbe todo lo que se le enseña, por lo que es el momento ideal para acostumbrarle a la limpieza y a todas las normas que queremos que siga después.

No todos los gatos tienen miedo al agua

baño gatos 2

No es cierto que todos los gatos le tengan miedo al agua, de hecho muchos de ellos se mojan solos y juegan con ella. Además, hay razas de gatos que viven en zonas de lagos y es muy común que se metan en el agua para pescar.

Esto quiere decir que el baño con agua y jabón es tolerable para estos animales, especialmente si empieza desde que el gato era pequeño y se ha ido repitiendo a intervalos regulares. Esta actividad puede utilizarse para reforzar el vínculo entre felino y dueño, si se le añaden juegos y mimos.

Consejos antes de bañar al gato

Lo primero y más importante de todo es tener a mano todo lo que se va a necesitar, para no dejar al gato solo en la bañera. Por tanto, hay que tener cerca el champú, una toalla y el secador. El baño puede realizarse tanto en el lavabo como en la bañera, dependiendo del tamaño del gato y debe hacerse con agua templada. Esto es muy importante, ya que si no, el gato reaccionará ante la temperatura del agua y no querrá volverse a meter en la bañera. Se debe mojar al felino poco a poco, sea con la mano o con una esponja, pero nunca con el chorro directamente o se asustará.

El ambiente del baño debe de ser tranquilo y además los primeros baños deben ser rápidos para no provocar ansiedad en el animal. Es conveniente acariciarle mientras se le lava para conseguir que se relaje y que siempre sea la misma persona la que realice el baño. Asimismo, para bañar al minino debe usarse un champú o jabón especial para gatos, y si tiene el pelo largo, entonces también debe usarse un acondicionador especial.

Pasos para bañar al gato

baño gatos 3

  • Encerrarse a solas con el gato en el baño. Si hay mucha gente se pondrá nervioso.
  • El mejor sitio para bañar al gato es la pila de la cocina, puesto que el lavabo es demasiado pequeño y la bañera demasiado baja.
  • Como el fondo del fregadero es metálico y liso, se puede colocar una toalla en el fondo para que el gato no se resbale.
  • Llenar el fregadero con unos centímetros de agua tibia y añadir un poquito de champú antes de meter al gato.
  • Una vez que nuestro pequeño amigo esté en el agua, se debe actuar rápidamente y con firmeza y suavidad, utilizando la voz para calmarlo y transmitirle confianza.
  • Con un guante empapado en el champú diluido, frotar las patas, cola, nariz y orejas y aclarar rápidamente.
  • Sacar al minino de la pila y envolverlo con una toalla. Hay que frotarle suavemente para secarlo.
  • Una vez seco con la toalla, se le puede aplicar el secador, nunca demasiado cerca, aunque es preferible el secado al aire libre.