5 consecuencias de no hacer una revisión médica a tu mascota

Alba Muñiz · 8 agosto, 2016

¿Dejarías de llevar a tu hijo al médico? ¿Suspenderías tus controles habituales de salud? Suponemos que tu respuesta es no. Entonces, tampoco deberías dejar a tu peludo fuera de la consulta regular con el veterinario. Te contamos algunas consecuencias de no hacer una revisión médica a tu mascota.

Importancia de una revisión médica periódica en mascotas

Partamos de la base de que los animales de compañía no se cuidan solos. Cuando decidimos incorporarlos a nuestro hogar nos estamos haciendo responsables de su bienestar. Debemos alimentarlos, educarlos, mantenerlos limpios y pasearlos, entre una larga lista de cosas en la que está incluida, por supuesto, velar por su salud.

Entonces, no llevar al peludín a una revisión médica periódica, lo estaría exponiendo a, por ejemplo:

veterinario gato

1-Que no adviertas que está desarrollando un problema grave de salud

Hay enfermedades que, si no eres un experto para detectarlas, quizá no presenten señales demasiado visibles hasta que estén bien avanzadas. Por ejemplo: la filariosis. Además, siempre es mejor prevenir que curar o, por lo menos, tomar el toro por los cuernos antes de que la cosa pase a mayores.

No hacerle a tu mascota una revisión médica periódica puede llegar a ocasionarle distintos inconvenientes a su salud que, seguramente, hubieran podido ser prevenidos de haber sido controlado por un veterinario.

2-Que le des medicamentos que no son aptos para mascotas

Muchos humanos solemos automedicarnos y esa mala costumbre la trasladamos a nuestras mascotas, con el agravante de que le estamos dando al perro o al gato un remedio hecho para personas y desconociendo, además, las dosis adecuadas. Los animales deben ser tratados con fármacos especialmente diseñados para ellos, no lo olvides.

3-Que lo pongas en riesgo de contraer distintas enfermedades por no vacunarlo o por hacerlo incorrectamente

No llevar a un animalito al veterinario implica también que el profesional no tenga el control de las vacunas que se le administraron, o que directamente el peludo no reciba las dosis necesarias para prevenir graves enfermedades. En el caso de los perros, pueden enfermar de, por ejemplo, moquillo, parvovirus y parainfluenza. Los gatos, por su parte, se exponen a la panleucopenia, la rinotraqueitis y la leucemia, entre otras.

4-Que lo dejes a merced de parásitos internos y externos

Los parásitos intestinales, las pulgas y las garrapatas suelen traerle graves inconvenientes a los animales domésticos si no son debidamente controlados. El veterinario es quien está capacitado para indicar las dosis, la frecuencia y el tipo de antiparasitario que necesitan los peludos en relación a la zona en que habitan o si pasan más o menos tiempo fuera o dentro de la casa.

5-Que no lo estés alimentando adecuadamente

Independientemente de que a tu mascota le des comida comercial o hecha en casa, su dieta debe ser de calidad y acorde a las características del animal (edad, tamaño, estado de salud, nivel de actividad, etc.). El facultativo es el que te puede indicar de forma correcta la mejor forma de alimentarlo en cada etapa de su vida. Además, en la revisión médica, el veterinario podrá advertir de forma temprana temas como una tendencia a la obesidad, una dieta insuficiente o algunos problemas digestivos.

No descuides a tu peludo

miedo al veterinario

Dicen por ahí que la salud no tiene precio. Así que, pese a que a veces las cuestiones económicas nos llevan a limitar nuestros gastos, no es una buena idea recortar el presupuesto por el lado del veterinario de tu peludo.

En tema de ahorro, siempre hay otras opciones, también con tus mascotas. Por ejemplo:

  • Organizarse con familiares y amigos para comprar bolsas más grandes de alimento.
  • Prepararle tú alguna golosina casera en lugar de las que se venden en las tiendas.
  • Hacer tú mismo sus juguetes, ropa y accesorios.

Pero si el tema no pasa por la economía sino por la falta de tiempo, pídele a algún familiar o amigo que lleve a tu mascota a una revisión médica. Recuerda que al hacernos cargo de un animal doméstico sabemos que, además de amor, debemos invertir en él horas y dinero. Así que no lo descuides.