¿Conoces la raza de gato Mau egipcio? Aquí te hablamos de ella

Mariela Ibarra Piedrahita · 27 mayo, 2015

Elegante y hermoso, el gato Mau egipcio es el descendiente del gato sagrado de Egipto. Su aparición ha representando el retorno de una raza que fue venerada en un pasado remoto.

Desde la mitología egipcia, la relación entre las deidades y los gatos se ve representada a través de la figura de la diosa Bastet, mitad gata y mitad mujer, quien era la diosa protectora de los hogares. Esta mítica raza no llegó a Europa hasta 1950, cuando una princesa rusa, exiliada en Italia, utilizó sus influencias para hacerse con dos ejemplares y empezó la crianza de estos magníficos animales.

Características

El gato Mau egipcio es un animal de talla media, con un cuerpo atlético y musculoso. Tiene como característica especial que sus patas traseras sean ligeramente más cortas que las delanteras, lo que le da un porte muy elegante. Su cabeza parece una cuña, similar a la de los gatos asiáticos, aunque este no tiene el hocico tan puntiagudo. Algo particular de este gato es que tiene las orejas grandes y puntiagudas, con una base ancha y de interior rosado.

A diferencia de los gatos asiáticos, este animal no tiene los ojos alargados, por el contrario son redondos y grandes, de color verde, amarillo o almendrados. La cola del Mau es delgada y larga, y su manto es  denso, de longitud media o corta, con pelos finos de color grisáceo y manchas similares a las de los gatos salvajes. Otras variaciones de color en el manto de este gato son el bronce y el humo.

Personalidad

gato maullando

El Mau es un gato con mucha confianza en sí mismo y esto se evidencia en la forma en que camina, siempre alerta da la impresión de ser un gato agresivo. Sin embargo, debido a los siglos que lleva entre los humanos, es un animal tranquilo, afectuoso y juguetón, aunque esto nunca compromete su independencia. Suele mostrarse reservado con los extraños, aunque toma confianza rápido.

Como cazador es infalible, así que lo mejor es tenerlo separado de otros mamíferos pequeños. Igualmente necesita ser socializado con otros gatos en edades tempranas, pues tiene un gran sentido de territorialidad y esto puede ser un problema para la convivencia.

También debes tener presente que esta raza tiende a ser posesiva con la comida y los juguetes, por lo que sería ideal que lo acostumbraras a que otros manipulen sus cosas, en especial si debe convivir con niños, que tienden a ser más invasivos frente a los espacios de los animales.

En términos generales es un gato que, si bien necesita una buena cantidad de ejercicio para quemar energía, se adapta bien a la vida en el hogar, incluso si debe permanecer en interiores.

Salud

gato mau egipcio 2

Algo con lo que se debe tener mucho cuidado con esta raza es con el frío pues, al provenir de zonas desérticas, no está muy bien equipado para tolerarlo. En temperaturas bajas tiende a desarrollar problemas respiratorios y sufrir de hipotermia, así que lo mejor es mantenerlo bien abrigado, lejos de las corrientes de aire, durante las épocas más frías del año.

Debido a la forma de sus patas puede llegar a tener dificultades de espalda a nivel muscular y en la columna vertebral, pero con  una buena alimentación y ejercicio adecuado e puede evitar que desarrolle ese tipo de afecciones.

El manto requiere cepillado semanal para evitar la ingesta de pelos, que pueden afectar su salud si se acumulan en el tracto digestivo.

Igualmente suele padecer de alergias a los alimentos, por lo que deberemos estar muy atentos. En general, se recomienda una dieta basada más en carne que en pienso, pues puede ser alérgico a algunos de sus componentes.

También es muy glotón, por lo que deberás prestar atención a las porciones para evitar la obesidad. No obstante, al ser una raza tan antigua, ha desarrollado una cantidad importante de anticuerpos que le permitirán gozar de una vida larga y saludable.