Conoce los problemas físicos de los gatos sedentarios

Aileen Zaera · 26 febrero, 2015

Los gatos que viven en hogares, especialmente si son cerrados, pueden llegar a convertirse en gatos sedentarios, una de las causas de este sedentarismo es el estrés, lo que hace que pasen horas sin ninguna actividad física, sólo descansando o durmiendo.

Los gatos se vuelven sedentarios por diversas razones, como son la falta de estimulación o juegos, la falta de ejercicio, por una alimentación incorrecta, y una de las principales, como ya dijimos antes, es el estrés que pueda estar padeciendo el gato.

Existen muchas razones por la cuales nuestro gato pude padecer de estrés, que van desde una mudanza o la convivencia de otros animales dentro del hogar, hasta el cambio de una rutina por parte de los dueños del felino, entre otras.

Problemas de los gatos sedentarios

gato con sobrepeso 2

Uno de los problemas principales que acarrea el sedentarismo en los gatos es la obesidad, al no realizar casi ninguna actividad física, al igual que le pasa a las personas, estos van ganando peso. Y al ir aumentando de volumen, también se le vuelve algo difícil el poder realizar cualquier actividad física y es ahí cuando vemos que esto se puede convertir en una especie de círculo vicioso.

Con el sedentarismo el gato pasa horas descansando,  al ir ingiriendo alimentos y no ir quemando esas calorías con actividades físicas, es donde se origina el problema de sobrepeso para el gato.

Consecuencias del sedentarismo

La obesidad en si ya es una enfermedad producida por la poca actividad física del gato y la ingesta de grandes cantidades de alimentos, pero a su vez puede crear otras enfermedades como pueden ser, la cardiopatía, la artritis, la disminución de la fertilidad, diabetes millitus, problemas en el tracto urinario inferior,  entre otras.

¿Cómo se puede prevenir?

Se debe cuidar la alimentación del gato, hay que cambiarle la dieta y también hay que ponerle una rutina de ejercicios o de juegos, de esta manera tu gato va a ir quemando calorías y va a provocar que se mantenga un poco más activo. Los juegos deben realizarse al menos una vez al día, es bueno que se realicen por períodos de minutos cortos varias veces al día.

Además de esto, es aconsejable ir regularmente al veterinario, para que tenga un seguimiento de la salud de nuestro gato y saber qué medidas se pueden tomar con la presencia de cualquiera de estas enfermedades.

La opinión de un profesional siempre es importante

actuar fiebre gatos 3

El veterinario también te puede ayudar a mantener un plan de dieta saludable y adecuada para tu gato, de acuerdo a su edad, a su salud y según su actividad física. La mayoría de los felinos siempre querrán pedir comida, pero debemos tener en cuenta que esto no es algo sano. Se le debe dar sólo en las horas adecuadas y una cantidad determinada de alimentos.

Como ya hemos mencionado, el mantener a nuestro gato estimulado es esencial, además de que hace afianzar el vínculo con nuestra mascota y esto les ayuda en gran medida. No se requiere de mucho tiempo o dinero, porque jugar con ellos es muy sencillo, sólo se necesitan las ganas para poder jugar adecuadamente con nuestro amigo.

Hay que tener en cuenta, que no importa la edad del gato, si es cachorro o es adulto, a los gatos siempre le gustan los juegos dónde hace falta cazar algo. Si bien es cierto que su atención o energía no será la misma que cuando era cachorro, de igual forma se podrá jugar con ellos, y esto le beneficiará en su salud física y psicológica.

Cuidados adicionales

Otros de los problemas que puede presentar el gato de casa, es el de la muda de la piel. Los gatos que están en la calle, se exponen a la luz natural y están consciente de los cambios estacionarios. Los que están en casa, sólo reciben luz artificial con temperaturas invariables, por lo que sus mudas de piel, no suelen ajustarse a sus ciclos naturales y no duran lo habitual. Por lo que el gato pierde pelo durante todo el año.

Es importante que procuremos mantener sano el pelaje de nuestra mascota, proporcionándole alimentos ricos en ácidos grasos para que favorezcan la salud de la piel  y a su vez esto hace que el pelaje del gato esté lustroso y brilloso.