El comportamiento de tu perro depende de su tamaño

Francisco María García · 16 diciembre, 2015

Recientes estudios llevados a aabo en diferentes partes del mundo han llegado a la conclusión de que el tamaño incluso la forma de la cabeza son factores que influyen de forma decisiva en el comportamiento de tu perro. 


Estos análisis muestran que hay una relación importante entre la altura y el peso del animal, la forma de su cabeza y el comportamiento. De esta forma, cuanto menor es el tamaño del animal, más propensión existe a problemas de agresividad.

Perros pequeños y grandes

chihuahua en brazos

En la vida real todos los aficionados a los perros hemos visto a canes de pequeño tamaño con un fuerte carácter, más agresivos que otros, de un tamaño superior, más dificultades para el aprendizaje, más problemas de ansiedad derivados de la separación del dueño, pendientes de ser el centro de atención en todo momento…y muchas cosas más.

Sin embargo, cuanto mayor es el tamaño del perro más propensión hay a una gran facilidad para el aprendizaje y entrenamiento. Las conductas no deseadas aumentan según el tamaño disminuye, ésta es una de las conclusiones a las que podemos llegar.

Razas de distintos tamaños

Las razas más pequeñas, como es el caso de los Terrier, suelen mostrar una mayor agresividad hacia personas y animales que no conocen. Esto tiene explicaciones científicas. En esencia, la raza Terrier fue criada para la caza de alimañas pequeñas. Pudiera ser, por tanto, que las razas pequeñas con piernas cortas hayan heredado esta agresividad.

Por otra parte, las razas de perros de mayor tamaño han ido desarrollando comportamientos más serenos, amigables y apacibles. Esto puede ser debido a que fueron adoptadas desde el principio de los tiempos como animales de compañía. A mayor tamaño del animal menor propensión a la hiperactividad, al tratarse de cuerpos más pesados.

¿Cómo son los dueños?

También, la conducta de los dueños incide plenamente en el comportamiento de los perros en función de su tamaño. Para perros de pequeño tamaño hay mayor propensión a ser más tolerantes con ellos en el caso de que se comporten de una forma inadecuada. Si actúas de esta manera, esta sobreprotección y el consentirlos determinadas actitudes, influirán en el comportamiento de tu perro en el futuro.

Muchos expertos coinciden en que casi la mitad de las agresiones que realizan los perros sobre personas, incluso sobre otros animales de su especie, se deben a la poca autoridad que los propietarios tienen sobre sus perros. Un gran número de perros son abandonados cada año, incluso sacrificados, por su carácter violento, y se asocia a la raza, pero esto no es exactamente así.

No es problema de raza, sino de educación

Al contrario de lo que se suele pensar, la raza no es un factor tan determinante para la agresividad de los perros. Se han llevado a cabo estudios con muchos perros de razas potencialmente peligrosas, como es el caso de Boxer, Pitbull, Rottweiler, o Doberman. El comportamiento dominante de muchos machos de estas razas es lo que se ha asociado siempre a la agresividad.

Sin embargo, los estudios realizados llegan a la conclusión de que dicho comportamiento dominante es una influencia pequeña para el carácter violento de un perro adulto. Es mucho más influyente la educación que ha recibido de su dueño, lo que ha visto en su hogar, y lo que ha “absorbido”.

Un perro, sea de la raza que sea, que ha recibido una educación basada en la obediencia y el cariño, no es normal ni frecuente que tenga un comportamiento asociado a signos de violencia. Si ocurre así, podría ser derivado de un problema de carácter patológico (como es el caso de hipotiroidismos canino), pero nunca proveniente sin más de una raza en concreto, ni debemos justificarlo.

Respuestas violentas

alimentar pastor aleman 2

Sí es cierto que la agresividad puede ser una vía de respuesta de los perros para mantener una posición o estatus dentro de su comunidad, bien para protegerla, para erigirse en líder en el caso de que haya otros machos, etc. Ante estas formas de comportamiento, es esencial la intervención del dueño desde un principio; debes corregir el comportamiento de tu perro si es violento, o bien dejarle en manos de un profesional.

Nunca hay que justificar los comportamientos violentos en base a ningún parámetro. Si existen actitudes proclives a la agresividad, es preciso hacernos cargo de la situación y acudir a ayuda especializada. Existen profesionales que son verdaderos especialistas en corregir estos comportamientos.

Como has visto, el comportamiento de tu perro depende del tamaño que posea, y no tanto de la raza a la que pertenezca.