Cómo evitar que un perro pida comida mientras que alguien está comiendo

El mejor consejo que se le puede dar a un tutor para que su perro no le pida comida mientras come, es nunca darle de su propia comida. Esto no es solo para educarlos, sino que también le evita problemas de salud. Recuerda que algunos ingredientes de los alimentos humanos pueden llegar a ser tóxicos para los perros.
Cómo evitar que un perro pida comida mientras que alguien está comiendo

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 24 abril, 2022

Seguramente, en reiteradas ocasiones, cuando estás comiendo, tu mascota comienza toda una escena, con ladridos incluidos, reclamando comida. La situación, si no la modificas, puede tornarse algo incómoda, sobre todo si justo ese día tienes invitados en tu casa. Pero, ¿cómo puedes evitar que tu perro pida comida?


Para modificar cualquier comportamiento de tu perro, primero, hay que comenzar por entender el ritual de alimentación de tu can. Que pida comida es propio de su naturaleza, ya que tu adorable mascota es una especie cazadora. Por lo tanto, es natural que mientras tú comes, él esté atento a cada movimiento y alimento que llevas a tu boca. Pero no todo está perdido, ese hábito puede modificarse educándolo. Es por eso que continuación compartimos algunos consejos.

¿Como evitar que un perro pida comida?

Para empezar, una de las principales cosas que se debe hacer en este tipo de problemas, es coordinar las acciones correctivas con toda la familia. Es decir, acordar con todos que bajo ningún motivo se le debe dar comida a la mascota, pues esto solo incentivará su mal comportamiento y no podrán corregirlo.

Una vez que todos han llegado a este mutuo acuerdo, es necesario comenzar con las acciones correctivas. Algunas de estas son las siguientes:

1. Evita darle de comer mientras comes

La primera medida que debes tomar es evitar darle de comer mientras tú estás comiendo. Si estás desayunando, almorzando o cenando, no caigas en el error de compartir tu comida con él. Todos los integrantes de la familia deben asumir esa norma. Si te pide comida trata de ignorarlo, caso contrario, tu can insistirá hasta salirse con la suya.

Recuerda que tu perro asocia su comportamiento con las recompensas que le des. Por ello, si le ofreces comida cuando estás en la mesa, él lo percibirá como una acción permitida y lo repetirá siempre que vea que comes.

2. Establece una rutina diaria de comida

perro comiendo

Tu perro no puede comer a cualquier hora del día, debe tener un horario determinado. Por ejemplo, los cachorros menores de cinco meses deben alimentarse, como mínimo, cuatro veces al día, mientras que los perros adultos deben comer dos veces al día. Si acostumbras a tu mascota a seguir horarios podrás controlar mejor su alimentación y salud.

También puedes probar a darle de comer cuando tú comes. Así, no se sentirá tentado a pedirte alimentos mientras comes. Esta medida puede ser eficaz si tú pasas bastante tiempo en casa.

3. Entrénalo

Puede que el adiestramiento normal no parezca tener sentido en estos casos, pero sirve bastante para tranquilizar al can y mantenerlo quieto. Por ejemplo, si ya le has enseñado a tumbarse o a mantenerse sentado durante un largo periodo de tiempo, puedes usar estas órdenes hasta que termines de comer. De esta forma, por más que esté tentado a pedirte comida, no podrá hacerlo.

4. Implementa una serie de recompensas

Si tu perro insiste en que le des de tu comida, dile que “NO” y ordénale que se siente. Cuando ya hayas terminado de comer puedes recompensarlo con alguna golosina para perro. Así se acostumbrará a no pedir, ya que sabrá que al final le esperará una recompensa. Con el paso del tiempo, tu mascota interiorizará esa conducta y ya no será necesario tener que darle un premio.

Por cierto, en cuanto a las golosinas para perro, recuerda comprar aquellas que no tengan saborizantes artificiales y no olvides que este tipo de premios nunca deben sobrepasar el 10% de la alimentación de tu mascota. También puedes probar con una golosina natural. En ese sentido, una opción saludable es darle una fruta madura. Aunque te parezca extraño, a los perros les encanta. Puedes probar con un pedacito de manzana, melón o brócoli.

5. Restringe su entrada a la cocina

En caso de que no puedas evitar que pida comida en la mesa, otra alternativa es restringirle el acceso a la cocina mientras la familia está comiendo. Esto lo puedes hacer por medio de una puerta o con el uso de corrales para bebé. Claro está, esto no lo agradará a tu canino, por lo que es posible que llore o ladre desde fuera. Aun así, evita darle más atención de la necesaria, pues solo incentivaras su mal comportamiento.

Y si salimos a comer con nuestra mascota…

perro pide comida

En España existen algunos restaurantes que permiten mascotas. Barcelona, Madrid o Gijón llevan la delantera en cuanto a la existencia de este tipo de establecimiento. Aunque en ellos los perros tienen las puertas abiertas, para que tu salida no se convierta en una pesadilla gastronómica hay que tomar ciertos recaudos.

Antes de salir lo mejor es darle de comer a tu perro. Con la panza llena es menos probable que comiencen a molestar. Además, asegúrate de que tiene el adiestramiento suficiente para que acate todas tus órdenes. De lo contrario, la salida se podría convertir en un martirio.

Si es un cachorro y aún no está bien entrenado, seguramente será difícil evitar que ladre o lloriquee. A esa edad tienen mucha energía. Por eso, en esos casos, la mejor opción es que antes de ir al restaurante hagas una parada en algún parque. De esta manera, cuando llegues, tu perro ya estará algo cansado y seguramente preferirá tumbarse.

Si el restaurante no tiene tazones para perro, pídele al camarero que te traiga un recipiente con agua, de manera que puedas mantenerlo hidratado. Y, para que no se aburra, puedes llevarle algún juguete para que se distraiga.

Conoce a tu perro

Si tienes indicios que él o ella se asusta al ver a otras personas u a otros perros, quizás salir a comer juntos podría no ser la mejor idea. Por eso, asegúrate que tu perro sigue tus órdenes cuando pronuncias palabras como “siéntate”, “quieto”, “ven” o “abajo”. Si tu cachorro no puede seguir esas reglas básicas de comportamiento, lo más adecuado es que no lo lleves contigo.

Finalmente, recuerda que aunque tu mascota tenga un buen comportamiento, mientras estés de paseo en un espacio público o comiendo en un restaurante, tu perro siempre deberá permanecer atado y si es necesario con bozal. Debes evitar dejarlo libre o es probable que pida o robe comida de otras mesas, lo que provocará problemas.

Recuerda que la educación de tu mascota es necesaria para que aprenda a convivir bien con otras personas y animales. Si no le pones atención a este aspecto, nunca podrás corregir bien sus problemas de comportamiento. Ten en cuenta que debes evitar que tu perro te pida comida mientras comes, pues aunque sea un manjar sabroso, el alimento puede hacerle mucho daño a su salud.

Te podría interesar...
20 razones para salir a correr con tu perro
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
20 razones para salir a correr con tu perro

Son muchos los beneficios de salir a correr con tu perro: mantener buena salud física y mental, motivarte y fortalecer vínculos son algunas.



  • International Association of Animal Behavior Consultants. (2019). Manual de Entrenamiento Canino. IAABC. Recuperado el 24 de abril de 2022, disponible en: https://m.iaabc.org/docs/espanol/IAABCManual_digitalv120919.pdf
  • Elgier, Á. M., Jakovcevic, A., Mustaca, A. E., Bentosela, M., & Barrera, G. (2009). Problemas de comportamiento en los perros domésticos (canis familiaris): aportes de la psicología del aprendizaje. Revista de Psicología, 18(2), ág-123.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.