Cómo adiestrar a tu perro para que muerda sus juguetes y no los objetos de casa

Alba Muñiz 18 mayo, 2015

Existen varios motivos para que los perros muerdan nuestros objetos más preciados. La ansiedad, el aburrimiento, la falta de ejercicio, el dolor de encías o la hiperactividad son los más frecuentes. La boca del perro es como un órgano sensorial más, asimilable al tacto humano. Además, cuando son cachorros necesitan mordisquear para reconocer y descubrir su entorno y también como una forma de aliviar las molestias que le causa la muda de los dientes de leche.

Para evitar que tu perro de mordiscones a todo lo que encuentre a su paso, es necesario que le pongas límites y lo eduques. Los juguetes para mascotas pueden llegar a convertirse en tus mejores aliados para conseguir este objetivo.

Cómo lograr que tu perro muerda sus juguetes y no otros objetos

perro mordiendo 3

Desde el momento en que el animal llega a tu casa, sea cachorro o no, debes enseñarle –entre muchas otras cosas– qué se puede morder y qué no. Algunas ideas para lograr la convivencia con tu can, al menos en estos aspectos, son:

  • Antes de que la emprenda con los objetos hogareños, facilítale distintos juguetes para que los pueda morder todo el tiempo que lo desee.

Hay en el mercado gran variedad de estos elementos diseñados especialmente para las mascotas. No obstante, antes de que se los lleve a la boca, asegúrate de que no sean tóxicos y de que tengan el tamaño adecuado para prevenir ahogamientos.

  • Nunca le des luz verde para que muerda zapatos viejos u otros objetos en desuso. Te arrepentirás cuando mastique tus nuevos botines. Los perros no diferencian lo viejo de lo nuevo, ni lo caro de lo barato.
  • No lo confundas, debe quedarle en claro que solo debe morder sus juguetes. Y esto debe estar claro también para el resto de los habitantes humanos de la casa.
  • Si a pesar de que lo colmaste de juguetes diversos sigue eligiendo clavar sus dientes en las cosas de la casa, deberás tomarte el trabajo de vigilarlo y decirle NO, de forma firme y contundente, en el momento preciso en que vaya a mordisquear algo. Incluso cuando solo lo está oliendo. No servirá que lo hagas después. El perro no puede relacionar tus palabras actuales con hechos pasados.
  • Una vez que le das la orden NO, ofrécele sus juguetes.
  • Si de todas formas no quita de su boca el objeto anterior, no tironees ni lo persigas para intentar sacárselo. Puede que también tome esa acción como algo divertido y, por tal motivo, volverá a hacerlo.
  • No lo reprendas. Solo conseguirás que siga haciendo lo mismo pero a escondidas de ti.

Lo más probable es que estas escenas se repitan varias veces hasta que tu perro entienda que debe morder solo sus juguetes. Pero tienes que ser constante y paciente. No te desanimes ni te enfandes.

El gran masticador

perro mordiendo

La realidad es que la mayoría de los perros preferirán morder cosas que huelan a ti, su dueño. El líder de su manada.

Lo ideal será entonces que le facilites muchos juguetes masticables, de diversas formas y texturas –y que no se parezcan a los objetos hogareños– y le enseñes a diferenciar entre lo que es suyo, y puede mordisquear, y lo que es tuyo y no puede tocar.

¿Cómo lograr esto? Halágalo, acarícialo, incluso recompénsalo cuando haga la elección correcta.

Si debes dejarlo solo, hazlo en un ambiente de tu casa libre de tentaciones para su mandíbula, exceptuando sus juguetes. Antes, puedes darle un paseo para que gaste energías y elija descansar a mordisquear mientras espera tu regreso.

Ten presente que por las buenas conseguirás –más temprano que tarde– que tu perro entienda qué se puede morder y qué no. Por eso, el juego siempre es una buena forma para educarlo. Debes intentar que vincule sus juguetes con la diversión y el esparcimiento. Llévalo a pasear con sus juguetes. Dentro de la casa, asocia los momentos lúdicos con estos elementos.

Será la mejor forma de hacerle comprender que está bien que muerda esos objetos que son suyos. Solo esos. No otros. Incluso hay algunos juguetes que pueden rellenarse con golosinas para perros o con algún otro alimento que le guste. Otra buena manera de recompensarlo y de indicarle cómo deben ser las cosas.

Te puede gustar