Características del Terrier tibetano

Antonia Tapia · 13 abril, 2015

Perro pastor y compañero de los monjes budistas, la raza Terrier tibetano se caracteriza por ser un animal adaptable a gran variedad de viviendas y estilos de vida. Es una mascota amistoso, de pelaje atractivo, que le encanta estar con niños.

Nacido en el Tíbet, los Terrier tibetanos fueron criados para ser compañeros no solo de los hombres santos, sino también de los pastores nómadas que vagaban por el altiplano con sus rebaños.

El nombre de la raza es un nombre poco apropiado, ya que el Terrier tibetano no es un verdadero terrier. Se le dio el nombre a causa de su tamaño, pero no comparte la tendencia del terrier de ir a la tierra (excavar en busca de bichos). Animado y amante de la diversión, debajo de la caída de su pelo, se esconden unos pequeños ojos que brillan con buen humor.

Historia

terrier tibetano 2

Debido a su terreno montañoso, el Tíbet muchas veces es conocido como el techo del mundo. Fue en esa tierra de altura donde se originó el Terrier tibetano. Criado por los lamas, estos peludos de tamaño mediado, no se limitaron a la vida en los monasterios. Considerado como portadores de suerte, viajaron a las altas mesetas con pastores nómadas. Temerosos de tentar al destino por “vender su suerte”, ni los lamas ni los pastores nunca vendieron a este tipo de perros.

El Terrier tibetano podría haber seguido siendo una raza poco conocida, si no fuera porque un hombre tibetano agradecido  con un médico, le dio un ejemplar por haber salvado la vida de su esposa. El doctor se convirtió en un fan de estos animales, luego adquirió un macho y comenzó un programa de mejoramiento, estableciendo la línea Lamleh de Terrier tibetano.

La raza adoptó el nombre de Terrier tibetano, a pesar de que no era un verdadero terrier, sino que simplemente se parecía  por el tamaño.

Un estándar de la raza fue creada por el Kennel Club de la India, en 1930 y el Terrier Tibetano fue reconocido oficialmente por el Kennel Club de Inglaterra en 1937. La primera camada de Terrier tibetano fue  importada a los Estados Unido, en 1956.

Como todos los perros, los Terrier tibetanos prosperan gracias a la compañía humana. Es por eso que no es de extrañar que sobresalgan como perros de terapia. Aunque no son demasiado activos, son lo suficientemente atletas para competir en agilidad. Además son perros muy guardianes.

Esta raza puede adaptarse a vivir en diferentes tipos de hogares y son una buena opción para familias con niños. Gracias a su doble capa de protección y patas grandes,  como las raquetas de nieve, pueden vivir sin dificultad en lugares de frío y con nieve.

Características

terrier tibetano 3

El Terrier tibetano tiene una capa doble de pelo: una es suave como la lanilla y la otra presenta abundante vello fino que puede ser ondulado o recto. Viene en una gama de colores incluyendo el blanco, oro, tricolor, atigrado, plata o negro. Su larga capa de pelo, requiere de aseo y cepillado diario .Es recomendable bañarlo como mínimo una  vez al mes.

Otras necesidades de aseo personal incluyen la higiene dental y cuidado de sus uñas. Cepilla los dientes de tu Terrier tibetano por lo menos dos o tres veces a la semana, para eliminar acumulación de sarro y bacterias. Recorta sus uñas una vez o dos veces al mes, según consideres necesario.

A esta raza le encanta los niños y pueden igualar sus niveles de energía durante todo el día. Como cualquier otro perro, requiere ejercicio diario para mantenerse saludable y feliz. Se recomienda una caminata de al menos 15 minutos por día. Naturalmente, los cachorros requieren mayores niveles de estimulación y ejercicio.

Estos perros por lo general, se llevan bien con otras mascotas, en especial si comienzan a convivir cuando son cachorros. Son buenos perros guardianes y siempre están alertas a movimientos sospechosos. No les gusta estar solos por largos períodos, prefiriendo la compañía de las personas que aman. Además son conocidos por su capacidad de adaptación y sentido del humor.

Los Terrier tibetanos, cuando son cachorros, deben tener temprana socialización para asegurar que en un futuro, puedan convivir y compartir su espacio sin mayores dificultades.