¡Buenas noticias! El cáncer en tu perro no es el fin

Francisco María García · 24 marzo, 2016

Igual que ocurre con las personas y con otros animales, los perros también son susceptibles de padecer esta terrible enfermedad, caracterizada por el incremento descontrolado de células, que ocasiona ese exceso de tejido que conocido como tumor o neoplasia. Sin embargo, el cáncer en tu perro ya no es el fin.

El miedo a la enfermedad

caricia perro

El cáncer en tu perro provoca, con solo oír su nombre, sentimientos negativos. Sin embargo, hoy en día y con los avances médicos actuales, ya no se trata de una sentencia de muerte para nuestras mascotas. De hecho, el cáncer es la enfermedad crónica con más opciones de curación. Hay diversas tipologías que pueden solventarse sin que dejen ningún tipo de secuela.

En algunos supuestos podremos medicar a nuestro perro, de forma que los síntomas mejoren y aumente tanto su calidad de vida como el tiempo de la misma. Hay que tener en cuenta que lo fundamental para podernos enfrentar a esta enfermedad es que la conozcamos bien y en profundidad. Ello facilitará también desprendernos de los típicos tabúes y prejuicios, enfocar el proceso de manera más positiva y ayudar mejor a nuestro perro.

El avance de las células en el cáncer en tu perro

Al comienzo de esta enfermedad, las células empiezan a crecer sin parar, transformándose en destructivas y atacando a los tejidos y las partes del cuerpo en las que crecen. Las células consideradas “normales” del cuerpo tienen un periodo de vida limitado, y cuando se mueren son sustituidas por otras muy parecidas.

En el caso de las células cancerígenas, se reproducen de forma desorganizada y caótica, se necesiten o no células nuevas. Hay que considerar que no todos los cánceres son iguales, hay más de cien tipos distintos.

Los tumores benignos están formados por células anormales que se dividen lentamente y que no invaden los tejidos próximos, pueden producir alteraciones estéticas o funcionales pero no por ello el animal corre peligro.

Los tumores malignos son aquellos en que sus células se dividen rápidamente y son capaces de invadir y destruir tejidos próximos. El proceso es muy agresivo, rápido, y puede tener graves consecuencias, ya que estas células atacan a las sanas, las destruyen y ocupan su lugar, perdiendo el tejido su función.

Detección a tiempo del cáncer en tu perro

Como es evidente, cuanto antes se detecte la enfermedad, más altas son las probabilidades de cura o remisión. Si se posee un perro de raza que tiene predisposición a padecerla, hay que estar muy atentos. A modo de ejemplo, los perros grandes tienen propensión a padecer cáncer de huesos. Si tenemos un mastín y vemos que cojea, es posible que haya pisado algo punzante, pero puede haber otro origen.

El tratamiento del cáncer en tu perro

Según el tumor, la zona, la edad del animal, etc., el tratamiento puede variar. Es posible que sea necesaria la extirpación completa, o que se precisen más pruebas para valorar el alcance de la lesión, así como radiografías, ecografías, etc., para localizar tumores que se encuentran en el interior del organismo y así analizar su extensión, es decir, buscar metástasis.

También es frecuente que se realicen radiografías de tórax para analizar la imagen de los pulmones, ya que son órganos en los que las células cancerígenas se asientan con mayor frecuencia procedentes de tumores que están en otras partes. La ecografía ofrecerá una útil información sobre las biopsias de tumores internos.

Hay tumores que pueden afrontarse de una forma agresiva, consiguiendo su curación. En general existen tres formas de luchar contra estos tumores: la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Normalmente los tratamientos serán una combinación de alguno de estos tres.

Cirugía

perro enfermo

Es el tratamiento más usado, y el único que asegura la curación. La extirpación no sólo será del tumor en sí, se extirpará una zona mayor de la que abarca el tumor para prevenir.

Radioterapia

En este caso se tratará el cáncer con Rayos X y otras radiaciones, dirigidas directamente a tratar el tumor. Se requiere un equipamiento caro, y no hay muchos lugares donde este tratamiento se pueda llevar a cabo.

Pomada anti cancerígena

Hay algunos productos que se disuelven en la piel y provocan que el tumor reviente, provocando la salida sólo de las células cancerosas, disolviendo la carne alrededor del tumor y curando al animal, que se repondrá en pocos días. Naturalmente, esta solución no es operativa en todos los casos.