Aprende a tratar justamente a tu perro

Las personas que amamos a los animales podemos caer fácilmente en la tentación de tratarlos como humanos. Pero esto no es muy beneficioso para el animal, porque realmente, aunque sea mejor que muchas personas, no es una persona. Por eso, hay que aprender a tratarlo de forma justa. Aprende en este artículo cómo tratar justamente a tu perro.

¿Por qué no se puede tratar a un perro como humano?

perro pequeños corazones

Es simple: ellos no pueden razonar. Es cierto que con un buen entrenamiento, pueden entender lo que quieres decirles u ordenarles pero no podrán entender nunca un razonamiento.

En ocasiones es probable que por instinto desobedezcan algo que ya les habías enseñado antes, por lo que para tratar justamente a tu perro, no puedes enojarte o gritarle queriendo hacerle entender por qué no puede hacer eso. Olvídalo, nunca lo entenderá, no es una persona.

Si quieres calmar sus traumas sin educarlo, tan solo dándole mimos como si fuera un bebé y tú, su mamá, (que entendemos que ese pueda ser el sentimiento de muchos hacia sus mascotas), esto podrá influir negativamente en el carácter y la personalidad del perro.

Efectos negativos de tratarlo como humano

Hay muchos aspectos en los que tratar a un perro como humano puede ser perjudicial para el animal.

La comida

Es sabido por todos que los animales no pueden comer lo mismo que las personas, pues su estómago no está preparado para según qué alimentos. Hay algunos que no pueden digerir y otros que hasta les pueden ocasionar la muerte. Si quieres tratar justamente a tu perro, dale de comer adecuadamente.

Los baños

Muchos creen que bañar a menudo a su mascota le hará estar limpio y ser feliz. Bueno, lo cierto es que bañar en exceso a un perro puede tener malas consecuencias para su salud, para su pelo y para su equilibrio emocional. Si quieres tratar justamente a tu perro, sigue las indicaciones del veterinario respecto a los baños que necesita.

No ayudarle con sus traumas

Si cada vez que el animal tiene miedo de algo, como petardos, tormentas o algo parecido, vas corriendo a darle consuelo, crecerá siendo un perro débil mentalmente que luego no sabrá reaccionar para defenderse, que ladrará sin motivo y podrá convertirse en un perro miedoso de todo o lo que es peor, agresivo. Para tratar justamente a tu perro, dale amor pero con equilibrio.

Tratarlo de igual a igual

Este es un grave error, pues el perro se sentirá totalmente desorientado. Su descendencia de los lobos hace que instintivamente los perros necesiten un líder. Es algo innato, alguien tiene que guiarlos. Si tú no haces el papel de líder, esto podría volverse en tu contra. Podría ser que tu perro quiera asumir ese papel haciendo lo que quiere, sin obedecer órdenes y hasta convirtiéndose en un perro agresivo.

No poner límites

Dejar que el perro haga lo que quiere, porque lo amas y no te importa recoger las basura que esparce o tirar los zapatos que te rompe, va un poco en unión con el anterior punto. El perro necesita sentirse amado, pero no puede vivir en un mundo sin reglas, ya que puede convertir su comportamiento en algo negativo. Para tratar justamente a tu perro, dile qué quieres de él, ponle reglas y limita sus comportamientos.

Cómo tener un perro feliz

Autor: sciondriver
Autor: sciondriver

Para que tu perro sea feliz debe tener sus nececidades instintivas cubiertas. Para ello, deberás seguir tres pautas:

  • Ejercicio. Un perro necesita canalizar su energía y soltar adrenalina. No hay nada mejor para ello que el ejercicio. No te limites a sacar cinco minutos a tu perro solo para que haga sus necesidades, haz que realice ejercicio.
  • Disciplina. La disciplina ayudará a guiar a tu perro para que sea feliz. Debes establecer límites y ayudarlo a aprender qué cosas quieres que haga y cuáles no permites.
  • Amor. Esto es fundamental para que tu perro sea feliz. Debes encontrar el equilibrio entre el amor y la disciplina; así podrás tratar justamente a tu perro.

Entendemos que el amor que sientes por tu animal lo compares al de un papá y un hijo, pero no olvides que no es una persona; es un animal y necesita vivir bajo ciertas pautas.

Categorías: Consejos profesionales Etiquetas:
Te puede gustar