Agresividad en perros: ¿qué podemos hacer?

Cuando nuestros perros tienen conductas agresivas, no cabe duda de que ese comportamiento, además de resultar molesto, puede ser extremadamente peligroso.

Pero, ¿qué le sucede a mi mascota? ¿Por qué es agresiva, si le doy comida, cariño y atención?

Pues bien, a continuación te damos algunas respuestas para tratar de entender la agresividad en perros, así como algunos tips y consejos para poder controlarla.

¿Qué es la agresión?

La agresión es un comportamiento normal y natural en perros y en otras especies de animales. Pero…¿Por qué mi perro es agresivo?

El comportamiento agresivo en los perros suele estar causado con mayor frecuencia por el miedo y el estrés y puede deberse a varios factores, como pueden ser la falta de socialización adecuada y temprana (esto es, antes de 14 semanas de edad).

Otros factores pueden ser la falta de formación, el uso no calificado de métodos de entrenamiento, alguna experiencia traumática que el animal haya sufrido.

Además, también puede deberse a la predisposición genética o quizás algunos problemas médicos, como puede ser hipotiroidismo, enfermedad de Cushing, cáncer de células cebadas, infecciones del tracto urinario, displasia de codo y cadera o artritis.

Algunos tipos de agresión pueden deberse a problemas neurológicos. En ese sentido, estos tipos de comportamientos requieren la asistencia de un veterinario conductista.

¿Cuáles son los disparadores que provocan la agresión?

perros agresivos

No existe un perro agresivo como tal. La agresión es siempre una respuesta a algo en el entorno del perro, ya sea por la acción de un ser humano, la repentina aparición de otro perro, el dolor causado por una lesión o enfermedad u otro motivo. Esto se conoce como un antecedente, lo que significa una ocurrencia anterior, causa o evento.

Cada disparador es seguido por un comportamiento

Por ejemplo, un propietario le da a su mascota la orden “sentarse”. El perro se sienta y el propietario le da una golosina. En la mayoría de los casos de agresión, los factores desencadenantes siguen un patrón.

A veces, el patrón es fácil de ver, por ejemplo, cuando una persona llega a su perro y, de pronto, lo agrede. Otras veces, puede ser más difícil, ya que podría haber múltiples desencadenantes o podría deberse a factores no visuales, como algo que el animal oye o huele.

Con el fin de determinar qué está causando el comportamiento agresivo de tu perro, es necesario reunir una historia detallada de cada incidente que puede ayudar a establecer un patrón de factores desencadenantes.

Un entrenador profesional puede trabajar contigo para determinar e identificar cuáles son esos patrones. Una vez identificados, se deberá poner en marcha un plan de formación o de comportamiento lo antes posible.

Según varios estudios, el comportamiento agresivo en los perros suele presentarse porque tienen miedo, no por el deseo natural de dominación que pueda llegar a tener la especie.

Mientras  algunas razas como pueden ser los Dobermans o los Akitas han sido seleccionados por sus excelentes habilidades como perros guardianes, no significa que cada ejemplar de esa raza sea un buen perro guardián.

La raza, como único elemento, no es determinante para afirmar que un animal va a desarrollar o mostrar un comportamiento agresivo. Se deben considerar tanto la historia como los comportamientos aislados de cada ejemplar.

¿Se puede prevenir la agresión?

perro collar antiladrido

Excepto en casos muy raros, la agresión no es al azar. Un perro que muestra agresión hacia personas extrañas quizás puede ser perfectamente amable cuando conoce nuevos perros. Entonces, ¿por qué la agresión parece ocurrir sin previo aviso?

Los perros dan numerosas señales de ansiedad o malestar que no son reconocidas por la mayoría de los dueños. Cuando se ignoran estos síntomas de estrés, el animal puede escalar a una señal de alerta que es mucho más obvia y es aquí donde podamos escuchar algunos gruñidos.

Los signos comunes de estrés y ansiedad incluyen, entre otras señales:

  • Evitar a otros ejemplares de su especie
  • El bostezo repetitivo
  • Un lenguaje corporal tenso
  • Movimiento lento
  • Orejas hacia atrás

Cuando los propietarios no reconocen estos síntomas, el perro puede caer en situaciones de estrés e intensificar su signo de incomodidad.

En ese sentido, lo mejor que podemos hacer es contratar  a un entrenador profesional que te enseñará cómo leer el lenguaje corporal de tu perro. De esa manera podrás identificar algunas señales de ansiedad y prevenir el comportamiento agresivo.

Categorías: Adiestramiento Etiquetas:
Te puede gustar