5 comportamientos de los perros que intentan atacar

Tener un perro por primera vez, puede asimilarse a ser padres primerizos. No sabes qué hacer con él, te da miedo hacerle daño al cogerlo, no logras decidirte en la tienda al comprar su alimento y por supuesto, habrá muchos comportamientos de tu perro que no entenderás.

En Mis Animales no solo nos importan los animales y sus sentimientos, también nos importas tú y tus sentimientos. Como sabemos que te puedes encontrar perdido ante ciertos comportamientos de tu perro, vamos a explicarte unos que nos parecen de especial relevancia: cuando un perro se prepara para atacar.

A ningún “papá” le gustará que su cachorro sea agresivo, ni de pequeño ni cuando crezca. Identificar comportamientos de tu perro que te lleve a identificar el problema y, lo más importante, a cortarlo de raíz, te ayudarán a tener un perrito agradable ahora y en su adultez.

Comportamientos de tu perro cuando está dispuesto a atacar

Autor: Jon Hurd

Autor: Jon Hurd

Veamos ahora cómo puedes saber si tu perro va a atacar a otro.

  • Ladrarle agresivamente desde lejos a otro perro. Si estáis en la calle y tu perro empieza a ladrar sin saber por qué, pero cuando levantas la mirada ves a otro perro, no lo dudes: está preparándose para atacar. Hablamos de ladridos agresivos, no de murmullos o mugidos que significarán que lo que quiere es jugar con su nuevo amigo.
  • Tira de la correa. Si al ver a otro perro, tira de la correa de una forma no normal decidido a lanzarse sobre otro perro, no lo dudes, irá a atacarlo. No confundas este gesto con el hecho de que tu perro tire de la correa moviendo la colita y llorando, eso será porque quiere jugar y no atacar.
  • Postura erguida con mirada fija. Si al ver otro perro, el tuyo se pone erguido y lo mira fijamente con su rabo hacia arriba y empieza a gruñir, estarás viendo uno de los comportamientos de tu perro más notables de que está dispuesto a atacar.
  • Mirar de reojo. Si tu perro está cerca de otro, y este de repente se empieza a apartar de forma discreta mientras mira de reojo, no tiene por qué ser un signo tan claro de ataque, pero es muy probable que sí lo sea.
  • Correr hacia él. Si tu perro está suelto y después de algunos de estos comportamientos de tu perro, él sale corriendo hacia el otro can, va a atacar.

Cómo prevenir estos comportamientos de tu perro

Si tu perro tiene alguno de estos comportamientos, tenéis un problema. Recuerda que tu perro es tu responsabilidad y un perro agresivo está penado por la ley en muchos países. Por ello, es importante que antes de que veas uno de estos comportamientos en tu perro, intentes que nunca los tenga; y si ya los tiene, será mejor que los cortes de raíz. Aquí te damos unos tips para ello.

Enséñalo a socializar

Desde bien pequeños, los perros deben acostumbrarse a estar con otras personas y con otros perros. Eso hará que las relaciones formen parte de su vida y sea algo plenamente normal, por lo que cuando vea a otros perros, lo único que querrá será ir a saludarlos.

Enséñalo a que obedezca tus órdenes

Si tu perro aprende a obedecer órdenes como “quieto”, “ven aquí” o “no”, tendrás muchos menos problemas cuando sea adulto, pues su obediencia será siempre antes que su instinto. Te obedecerá antes que ir a atacar.

Dale largos paseos

perro paseo

A veces, los deseos de un perro por atacar a otro provienen de estrés acumulado. Los largos paseos matarán ese estrés y tu perro estará más relajado.

Cuida su alimentación

Cada perro necesita una cantidad y una toma de alimento diferente de otros. Estate atento a cuánto alimento y cuántas veces al día necesita comer tu perro.

Nunca lo lleves suelto

Da igual que obedezca tus órdenes o no, no dejes suelto a tu perro. Es algo penado por la ley y es posible que te metas en problemas. Suéltalo para que corra solo en un lugar solitario y donde no haya otros perros hasta que estés seguro de que no has visto ninguno de los anteriores comportamientos en tu perro.

El hecho de que un perro quiera atacar, en ocasiones se debe a algún tipo de trauma u otro motivo psicológico. Si temes que tu perro haya podido pasar por algo así, consulta a tu veterinario.