¡Quiero ir a la nieve con mi perro!

En muchos otros de nuestros artículos te hemos explicado cómo pasar unas vacaciones geniales con tu peludo. También para llevarlo a la montaña o a cualquier otro lugar en el que te gusta despejarte unos días pero sin separarte de tu can. Pues bien, en esta ocasión te hablaremos sobre consejos para ir con tu perro a la nieve.

No obstante, la nieve es abrasiva, por lo que antes de decidir llevar a nuestro perro, debemos tener en cuenta ciertas cosas y tomar algunas precauciones.

Qué tomar en cuenta antes de ir a la nieve con nuestro perro

Autor: Ritmó

Autor: Ritmó

Si queremos que un día en la nieve sea algo inolvidable tanto para nosotros como para nuestra mascota, no podemos simplemente ir y lanzarnos a jugar sobre la nieve con nuestra mascota sin más. Para ello toma las siguientes precauciones:

Protege a tu perro del frío

No importa la raza que sea tu perro, incluso si es un husky, hay que protegerlo del frío. Aunque es cierto que los animales con el pelo largo lo sufrirán menos, a ellos también hay que abrigarlos. Y esto es especialmente necesario para los canes con el pelo corto.

En las tiendas de animales e incluso en algunas de deportes podrás encontrar todo lo que necesites para proteger a tu perro del frío si decides llevarlo a la nieve.

Protege sus patas

Ya sabes que las almohadillas de las patas de  tu perro es una de las zonas más delicadas de su cuerpo. Debes protegerlas en esta ocasión, pues es esencial para que el día vaya bien y sin incidentes.

En las tiendas veterinarias podrás encontrar reforzadores para las almohadillas de las patas que se aplican días antes de ir a la nieve.

También cuando ya estéis en la nieve aplica sobre estas vaselina varias veces al día. Esta actuará como una película protectora evitando que el animal se dañe. Además, por su alto nivel de hidratación, lo protegerá de cortes y rozaduras que el frío puede ocasionar.

Revisa sus almohadillas varias veces durante el paseo y si ves grietas o alguna otra cosa, aplica vaselina varias veces al día.

Vigílalo

Los perros comen cualquier cosa que encuentran. Por ello vigilarlo durante el paseo será esencial, ya que lo más lógico es que se lance a comer nieve. Además, esta podría producirle problemas estomacales así como náuseas y vómitos.

Vigilarlo también será vital para que no se pierda. Recuerda que en los grandes espacios donde hay tmucha gente esto puede suceder con facilidad.

Sol

Aunque el clima en la nieve es frío, es posible que el día que has escogido haga sol. El efecto del astro rey con la nieve es similar al que sucede en la playa. Por ello debes tener cuidado de que tu perro no esté expuesto a este durante mucho tiempo.

Aún si le has puesto un abrigo, hay zonas como su nariz que son muy sensibles y se podrían terminar quemando.

No lo dejes suelto

husky siberiano

Debes tener cuidado en qué zonas permites que tu perro ande suelto. Has de buscar lugares en los que haya niños o personas que simplemente pasean o juegan con bolas de nieve.

Si tu perro se fuera a la zona de esquís o de trineos, podría tener  un accidente. O peor aún, ocasionárselo a los demás. Esto te pondría en una situación muy delicada.

Como ves, no es un reto imposible ir con tu perro a la nieve ni mucho menos. Es uno de los lugares de la naturaleza al que puedes llevar a tu animal y además le encantará. Verás como corre por la nieve y se revuelve en ella. Seguro que te hace reír muchas veces en el día.

Sin embargo, no olvides estos consejos para que la jornada termine bien y ambos podáis disfrutarlo.