Por qué no debes obligar a tu perro a interactuar con otros

Todos queremos que nuestro perro sea el más simpático de todos y, por eso, no es extraño habernos sorprendido a nosotros mismos obligando a nuestro perro a interactuar con otros perros en el parque, quizá con otros niños u obligando a que saluden a quienes llegan a casa.

Los perros son una especie social por naturaleza.

Pero recuerda, que uno tenga una capacidad, un don, o como quieras llamarlo, no significa que haya que estar usándolo las 24 horas del día. ¿O acaso tú sí lo haces? Todos tenemos días buenos, días malos, el ánimo arriba o abajo y, por ello, no siempre estamos inclinados a interactuar con otros. A tu perro le pasa igual.

¿Recuerdas cuando eras pequeño y tu mamá quería obligarte a interactuar con otros? Pues exactamente así es como se siente tu mascota. Por ello, te vamos a dar varios consejos unidos a varias razones sólidas de por qué no debes obligar a tu perro a interactuar con otros, bien sean otros perros o personas.

Lee sus señales

enseñar a un perro

Los perros tienen su forma de expresar cuando algo les agrada o no. Por ello no pases por alto sus señales cuando te sientas tentado a obligarlo a interactuar con otro.

Desviar la mirada

Mirar para otro lado siempre ha sido el gesto más conocido que el ser humano ha utilizado para demostrar que algo no le interesa. ¿Tenemos que explicarte más? No confundas este gesto. Tu perro te ha oído, simplemente no quiere escucharte.

Bostezar

Es una forma de evadir algo que pasa a su alrededor y de mostrar el poco interés que tiene en interactuar con otros.

Esconderse detrás de ti

Está buscando tu apoyo y ayuda, no que te pongas del lado contrario. No lo decepciones.

Intentar huir

Es lo que todos hacemos cuando una situación nos incomoda, o las personas que hay alrededor no nos agradan. Tu perro no será menos.

Gruñir

Es una muestra clara de su desagrado ante la situación.

Si denotas una o más de estas señales, y aún así las obvias, puede que tu perro materialice su desagrado en ira e intente morder a la persona o al perro con los que querías que interactuara.

Intentar obligar a tu animal a interactuar con otros solo te traerá los resultados contrarios a los que buscabas: en vez de un perro simpático, tendrás un perro agresivo.

Ponte en su lugar

perros sarna

Cuando no nos apetece interactuar con otros o simplemente las personas que nos rodean no nos agradan, intentamos crear nuestro espacio seguro y mantenernos al margen.

Tu perro actúa de manera similar. ¿Por qué empeñarse en obligarlo a hacer algo que él no desea? Lo cierto es que intentar obligarlo a interactuar con otros no reportará nada bueno, ni para el animal ni tampoco para ti.

Pregúntate: ¿Cómo me sentiría yo si me obligaran a hacer algo con lo que no me siento cómodo? ¿Acaso no tengo capacidad para elegir con quién quiero o no relacionarme?

A la hora de interactuar con otros, tu perro puede y sabe tomar sus decisiones. Recuerda siempre que él depende de ti, te ha ofrecido su fidelidad sin condiciones y espera a cambio poder confiar en ti.

Necesita sentir que lo apoyas, que lo quieres y que eres como un refugio al cual ir cuando no se siente cómodo con algo. Si sigues empeñado en obligarlo a interactuar con otros, esta confianza se romperá. Nadie mejor que tú conoce a tu mascota y puede saber cómo es su carácter.

Hay perros que son tímidos, otros nerviosos, introvertidos, tranquilos… Ten en cuenta todo eso cuando pienses en cuánto deseas ver a tu perro interactuar con otros.

Cómo evitar obligar a tu perro a interactuar con otros

Mantente alerta a sus señales y respétalas. Si ves que tu perro te envía alguna de las señales mencionadas arriba a la hora de interactuar con otros, respétalo y sácalo de la “zona de incomodidad”.

Es importante que le demuestres que tiene tu apoyo y que puede confiar en ti. Es probable que ,si no lo obligas, él mismo tome la iniciativa, pasados unos minutos, de interactuar con otros.