Las transfusiones sanguíneas en las mascotas

Al igual que en los humanos, se puede dar el caso que nuestra mascota tenga un accidente o una enfermedad y necesite una transfusión sanguínea. Es por eso que los veterinarios intentan cada vez más concienciar a los dueños de las mascotas la importancia de donar sangre.


Pero las transfusiones tampoco son fáciles de llevarlas a cabo, ya que los perros pueden llegar a tener muchos más tipos de sangre que los humanos y esa es una de las causas por los que hay tan pocos bancos de sangre para perros.

A continuación te explicamos todo sobre las transfusiones sanguíneas en las mascotas.

Las donaciones

donar sangre

Por lo general, las reglas para donar sangre en las mascotas, suelen ser las mismas que para los humanos. Hay diferentes tipos de sangre en la misma especie, pero hay que transfundir la sangre que corresponda a ese tipo. Este paso es fundamental.

Los veterinarios advierten de la importancia de las donaciones, ya que en caso de una necesidad urgente, el banco tiene que disponer en ese momento de la sangre adecuada para nuestra mascota.

Para saber qué tipo de sangre tiene nuestro perro o gato, se le hace un test para identificarla. No podemos transfundir a nuestra mascota con cualquier tipo de sangre, ya que el desenlace sería fatal.

Todos los animales que tengan buena salud y que no hayan padecido enfermedades graves pueden donar sangre, pero hay un peso mínimo que tienen que tener. Los perros deben pesar más de 25 kg y los gatos 4 kg.

La extracción de la sangre es muy sencilla e indolora, pero hay mascotas que no se quedan quietas y hay que sedarlas, ya que se les introduce una aguja en la arteria carótida hasta retirar la cantidad de sangre recomendada. No hay problema con la mascota, ya que por ella misma repondrá la cantidad que se le ha extraído. El procedimiento no durará más de 30 minutos.

Tipos de sangre

En los gatos nos podemos encontrar 3 tipos de sangre como A, B y AB, mientras que en los perros pueden aparecer hasta 11 tipos de sangre, que pueden ser positivos o negativos. Hay que recordar que en los seres humanos pueden haber A, B, O tanto positivos como negativos.

Es muy importante tipificar muy bien la sangre de los gatos, ya que estos animales tienen un tipo de anticuerpos desde que nacen, que si les ponemos una sangre distinta a la de su grupo, pueden tener una reacción que le puede llevar a la muerte.

En los perros también es mejor que la sangre sea de su tipo, pero a diferencia que en los gatos nos podemos arriesgar a realizar la transfusión si no es la misma sangre, ya que ellos no poseen los anticuerpos de los gatos.

Frecuencia para donar sangre

perro enfermo

Si tu mascota ha donado sangre, no te preocupes porque él mismo regenerará la sangre extraída. Los veterinarios nos advierten que se puede volver a donar en 8 semanas. La sangre extraída puede permanecer en los bancos hasta 4 semanas, de ahí la importancia de que se haga la donación de forma regular.

Cuando se produce la donación, expertos en laboratorio la examinan para ver qué tipo de sangre es y descartar la transmisión de enfermedades. Una vez tipificada la sangre se conserva refrigerada hasta que llegue el momento de la transfusión.

El proceso de transfusión

Si llega una mascota al veterinario que ha perdido mucha sangre a causa de una hemorragia, una anemia crónica, etc, el veterinario evalúa si el perro o el gato necesita de una transfusión, en el caso de que sea afirmativo, hay que seguir un proceso.

Hay que saber qué tipo de sangre tiene nuestra mascota, en ese momento se busca la sangre del mismo tipo, ya sea en un banco de sangre o directamente de otra mascota. Una vez que ya se tiene la sangre lo que se hace es transfundirla directamente de la misma bolsa.

Hay que tener en cuenta también la cantidad que se necesita y la velocidad en la que debe entrar la sangre. Hay que observar en todo momento a nuestra mascota de que no presente ningún síntoma de que le está produciendo alguna reacción.