Las enfermedades de piel más comunes en perros

Muchos cuidadores admiran y cuidan el pelaje de sus perros, sin darse cuenta que la belleza de este depende directamente de lo saludable que se encuentre la piel. Por lo tanto, en este artículo nos encargaremos de abordar las enfermedades de piel más comunes que sufren nuestros canes.

Parásitos y plagas

Dos de los principales causantes de una cantidad muy variada de enfermedades en la piel del can son las pulgas y las garrapatas. Esos parásitos pican a los perros para alimentarse de su sangre, produciendo picor. Esto hace que el animal se rasque de manera compulsiva. Generalmente, las picaduras de pulgas y garrapatas generan enrojecimiento e inflamación en la zona, que empeora en la medida en que el perro se rasca.

Hay que tener en cuenta que esta clase de problemas debe solucionarse en cuanto se detecta, pues además de producir molestia y dermatitis en el animal, puede ser la causa de enfermedades más graves, como la ehrlichiosis canina o anemia, en caso de que la infestación sea muy severa.

Sarna

La sarna demodécica y la sarna sarcóptica son causadas por dos ácaros que producen una inflamación importante en la piel. En la medida en que avanza la enfermedad, el perro empieza a perder pelo, además de agudizarse una picazón general en todo el cuerpo.

Esta enfermedad requiere un tratamiento con shampoos específicos y sprays, además de medicamentos para manejar el dolor y el picor en el animal. Afortunadamente, cuando los perros son tratados tienen recuperaciones milagrosas en poco tiempo y, si la enfermedad no avanzó mucho, no quedarán secuelas de la misma en la piel.

perro enfermo

La tiña

La tiña es una enfermedad altamente contagiosa producida por un hongo que puede afectar tanto a perros como a humanos. Se caracteriza por la aparición de parches rojos en la piel en los que se produce pérdida de pelo.

Generalmente, empieza como una lesión pequeña que se va extendiendo a las zonas cercanas o a otros animales y miembros de la familia. Este hongo debe tratarse inmediatamente se detecta para evitar su propagación.

Irritación por alergia

Cerca del 10% de los perros sufren alguna clase de alergia que les produce dermatitis atópica. Si bien la causa principal de alergias proviene del consumo de alimentos, también pueden producirlas otra clase de agentes como el polen, los insectos o los parásitos.

Se caracteriza por un enrojecimiento, enronchamiento o inflamación en la piel, párpados o labios. Normalmente, cuando se presentan afecciones en la piel suelen ir acompañadas de picor, aparición de granos y resequedad con descamación en la piel. Para tratar las alergias usualmente se sugiere implementar una dieta de eliminación vigilada por el veterinario.

Aparición de callos

Si bien los callos no son una enfermedad, sí pueden causar cierta clase de molestias debido a su aparición en las coyunturas del can.

Los callos son unos puntos negros, resecos, costrosos y calvos que se forman debido al roce constante de las coyunturas sobre superficies duras. El problema con los callos es que, de no cuidarse, pueden llegar a ulcerarse o reventarse produciendo, además de sangrado, mucho dolor en el animal.

caricia perro 2

Traumatismos en la piel

Los accidentes pueden dejar secuelas permanentes en la piel de nuestra mascota. Algunos graves, como cicatrices provocadas por cirugías, quemaduras o golpes requerirán seguimiento y control para evitar futuros inconvenientes.

Los tratamientos de heridas importantes necesitarán antibióticos, cicatrizantes y antisépticos, igualmente una herida mal cicatrizada puede producir desde supuración hasta infecciones importantes, por lo tanto es mejor que cuides las cicatrices y le evites mayores molestias a tu perro.

El lugar más común en el que nuestro perro puede lastimarse dentro del hogar es la cocina, por lo tanto es mejor no permitirles el acceso, o por lo menos no mientras estés cocinando.

Tumores

La aparición de tumores y quistes es un fenómeno común en perros en edades avanzadas, y si bien no todos son cancerígenos, requieren de seguimiento para evitar que sigan creciendo. Esta clase de problemas necesitan de tratamiento dependiendo del tamaño del tumor o quiste y de la gravedad del mismo.