La utilidad de la orden “Suelta”

Los perros no tienen la capacidad de entendimiento y razonamiento de la que disponemos los humanos. Por eso, es útil enseñarles con palabras breves y claras, que por ellas mismas conformen una orden. Estas pueden ser tales como:

  • Siéntate
  • Ven
  • Baja
  • Sal fuera

Pero hay una palabra similar que nos podrá ser de mucha utilidad, veamos cuál, para qué y cómo enseñar a nuestro perro que la obedezca.

Suelta, ¿para qué sirve?

Autor: Mekanoide

Autor: Mekanoide

Los perros deben aprender una serie de órdenes provenientes de su dueño que le hagan ver quién tiene el control sobre ellos. La palabra “suelta” nos será de mucha utilidad en múltiples ocasiones. Por ejemplo:

  • Para que no coma en casa lo que no debe. Seguro que siempre que andas cocinando, tu perro está rondándote cual aspiradora automática que quiere absober todo. Pero sabemos que muchos de los alimentos que consumimos pueden dañar su estómago, por lo que intentamos evitar a toda costa que los consuma. Especialmente, si son perros pequeños y con el estómago especialmente delicado, como por ejemplo los Yorkshire o los Pomerania.

La orden “suelta” nos será de mucha utilidad en esta ocasión, aunque una vez que tu perro la aprenda, deberás usarla siempre que lo veas coger algo del suelo de la cocina para que no se le olvide quién manda.

  • Cuando coge alguno de nuestros objetos, como nuestras zapatillas. ¿Cuántas veces has correteado a tu perro para que te devuelva tu zapatilla, o ese jersey que sin querer se cayó al suelo o ese libro de tu hijo que por error se dejó al alcance del animal? Si enseñas a tu perro a obedecer a la voz de “suelta”, no te verás nunca más en esa situación, por divertida que pueda parecer al principio.
  • Cuando coge basura de la calle. En la calle hay infinidad de alimentos putrefactos, así como piedras, papeles, caramelos  y un sinfín de cosas que bajo ningún concepto tu perro debe meterse en la boca. La orden de “suelta” será de gran utilidad en estas ocasiones, pues incluso podrá evitar que tu perro contraiga enfermedades por comer lo que no debe en mal estado.
  • Cuando coge el juguete de otro perro. La célebre frase bíblica “Hay más felicidad en dar que en recibir”, no aplica a los animales. Ellos tienen mentalidad de manada y deseos de ser el líder de esta, por lo que si algo es suyo, es suyo y punto, no hay otra opción y no tienen amigos cuando de sus posesiones se tratan.

¿Qué queremos decirte con esto? Que si tu perro, por muy tranquilo e inocente que sea va en busca de la pertenencia de otro perro, como un juguete o una pelota, el dueño del artículo se abalanzará sobre él con alevosía.

Esto propiciará una pelea, la cual ganará el más fuerte, pero puede tener consecuencias desastrosas en ambos animales.

Que tu perro aprenda a obedecer la palabra “suelta”, podrá salvarle la vida a él y quizá hasta al perro de otra persona.

  • Cuando muerde la correa mientras pasea. ¡Qué bochornoso es cuando paseas a tu perro y él se empeña en ir hacia atrás buscando su correa para morderla! Miras al cielo y empiezas a silbar como si contigo no fuera la cosa, deseando que nadie te esté mirando en ese preciso momento y pensando si sería mejor dejar a ese perro bobo ahí, jugando con su correa.

Cómo enseñar a tu perro a obedecer “Suelta”

perro persona

La mejor forma conocida para enseñar a un perro a obedecer a la voz de “suelta”, es jugando. Lánzale una pelota o algún otro objeto que luego, en tono juguetón, le pedirás que suelte mientras tiras del objeto. De este modo, el perro irá entendiendo qué significa “suelta” y qué es lo que tú quieres que él haga cuando le dices esa palabra.

Eso sí, no seas tú quien le quite el objeto de su boca; debe ser él quien lo suelte y tienes que repetir la acción una y otra vez hasta que consigas que lo suelte a la primera que le digas. Esto necesitará tiempo, paciencia, perseverancia y cariño, pero estamos seguros de que el amor que sientes por tu mascota te motivará a mostrar todas esas cualidades.