¿A qué edad se producen más abandonos de perros?

 

El abandono de mascotas es un enorme problema en todo el mundo. Existen un sinnúmero de millones de perros cariñosos que están en las calles o en los refugios porque son abandonados por sus propietarios.

Muchos perros son cruelmente maltratados y asesinados inhumanamente. Algunos criadores que no pueden vender sus cachorros y son conocidos por matarlos inhumanamente utilizando métodos como el ahogamiento. Otros los abandonan.

Algunas personas que compran cachorros después sienten que son un inconveniente y deciden deshacerse de ellos.

En Estados Unidos, por ejemplo, según algunas estadísticas, cada año se abandonan alrededor de 4 millones de perros. A pesar de estos números alarmantes, se sigue fomentando la compra de cachorros a través de criadores y en tiendas de animales en lugar de adoptar.

Los perros son abandonados al nacer, cuando tienen un año de vida o en edad adulta. Este tipo de situación se puede dar por varios motivos:

  • La gente a menudo no esteriliza o castra a sus mascotas.
  • Muchas mascotas son criadas por individuos que intentan hacer dinero y animan a la gente a comprar mascotas.

Sinsentidos de por qué las personas abandonan animales

perro en la calle

Existen algunas circunstancias inevitables y desafortunadas que dan lugar a que los propietarios no tengan más remedio que volver a asignar o entregar sus perros. Por desgracia, la gran mayoría de las excusas son una vergüenza y una ridiculez.

Un perro es una parte de la familia, debe ser amado y apreciado todos los días de su vida. Un can no es un juguete para divertirse un par de veces y luego tirarlo cuando ya no esté nuevo.

Estas son algunas de las frases que exponen los motivos de aquellos que abandonan a sus perros:

“No me gusta la forma en que me mira”

Una mujer entregó su cachorro Pitbull de 4 meses de edad a un refugio porque se sentía incómoda con la forma en que la miraba fijamente. Él nunca había gruñido, mordido o mostrado ningún signo de agresión.

“Es viejo y ya no es divertido. Quiero un cachorro”

Cuando un perro mayor llega a un refugio, muchas veces es porque sus anteriores propietarios explicaron que el can era demasiado viejo y lento. Ellos querían cambiarlo por un animal más joven.

“Sigue haciendo pis en la casa”

Este perro no tiene ningún problema médico que lo lleve a orinar en el interior. Simplemente carece de formación. Pasadas unas semanas, en su nuevo hogar, con una formación adecuada va al baño al aire libre sin problemas.

“Está enfermo y no puede permitirse el lujo de ir al veterinario”

Muchos propietarios no llevan regularmente a su perro al veterinario y luego aparecen los problemas. Si el profesional lleva un seguimiento del animal se evitan muchos dolores de cabeza y enfermedades. Y claro, se ahorra en presupuesto.

“Ahora que ya no es un cachorro, no es tan lindo”

Muchos propietarios han mantenido a su cachorro durante su fase adorable pero, luego, cuando comienza a parecerse a un perro adulto, lo abandonan.

La lista de excusas absurdas puede continuar para siempre, y seguirá creciendo hasta que la gente se dé cuenta de que los perros son un compromiso de vida y no objetos descartables.

Propietario responsable, perro feliz

perro y dueño

Si hablamos de animales de compañía, los perros son incomparables en su devoción, lealtad y amistad con las personas. Cualquiera que haya amado a un can puede dar fe.

Ser propietario de un perro no es solo un privilegio, es una responsabilidad. Estos animales dependen de nosotros para que tengan un hogar, comida y refugio. Pero merecen mucho más. Si está pensando en adoptar un perro tienes que pensar seriamente en todo lo que implica.

Tener un perro no es algo para tomarse a la ligera. Ser propietario de un perro es un compromiso emocional y financiero a largo plazo. Antes de decidir que un determinado perro es adecuado para ti, debes hacer una evaluación honesta de si tu casa es adecuada para un perro.

Evalúa tu estilo de vida. Si consigues un perro se convertirá en una parte de tu vida. Necesitas asegurarte de que él  o tú os podéis adecuar.

Por ejemplo, si eres una persona a la que le gusta el deporte, es probable que no estés satisfechos con un perro que tiene un nivel bajo de energía.

Todos los aspectos de la vida de tu familia (aficiones, actividades, personalidades, horarios…)  deben ser evaluados antes de adoptar a un perro.

Imagen cortesía de Harumi Yukawa.