Viajar en transporte público con mascotas

Irene Peláez · 16 diciembre, 2014

¿Tiene un perro y debe salir al veterinario, a hacer la compra o a visitar un familiar? ¿No tiene coche propio o prefiere ir en transporte público porque no hay quien aparque? Pues a menos que sea un perro lazarillo, lo tiene difícil. Descubra la normativa que rige en España y en Europa sobre el transporte público con mascotas.

Transporte público con mascotas, el metro

Tanto en Madrid como en Barcelona, el transporte en metro de animales está muy restringido. El animal solo podrá viajar en metro si es pequeño, doméstico y viaja en su jaula; siempre y cuando no produzca ruidos, olores o molestia alguna para el resto de viajeros.

En autobús

Para autobuses intraurbanos e interurbanos la normativa es la misma en toda España: no podrán viajar animales de compañía de más de 10 kg y estos deberán ir en trasportín o bolsa adecuada. En Barcelona el trasportín deberá ser rígido y cubrir al animal por completo.

Si el transporte se realiza entre ciudades, los animales sólo podrán viajar en trasportín y en el maletero con el equipaje, lo que puede ser peligroso para el animal por falta de aire y por accidentes ocasionados por derrumbes de maletas. Esto en las compañías más benévolas, como ALSA. En las menos, el transporte de animales está prohibido completamente.

En tranvía

transporte publico con mascotas 2

Las ciudades que tienen tranvía, como Zaragoza, permiten animales pequeños en trasportín en cualquier vagón. Además, los perros de menos de 10kg podrán ir en el último vagón sin trasportín, pero con bozal y en brazos de su dueño. Los perros de más de 10kg podrán ir sólo en el último vagón de cada convoy y solo se permite uno por convoy o hasta dos, si pertenecen a la misma persona.

En tren

Las normas para viajar en tren con el perro dependen del tipo de tren.

En AVE y trenes de larga distancia se permite un perro por viajero, pero el can deberá de llevar billete. El billete puede comprarse directamente en la web de RENFE y su importe es del 25% de un billete normal, aunque si tu billete es de preferente o clases superiores, el perro viajará gratis. No obstante, este billete no da derecho a plaza y si hay que cambiarlo se deberá hacer en una estación. Los perros que pueden viajar en AVE no deben superar los 10kg y deben viajar en su trasportín, que no puede superar las medidas 60x35x35 cm. El trasportín debe viajar a los pies del dueño, pero hay que tener cuidado, puesto que en los asientos de cuatro personas en torno a una mesa no cabe el trasportín en el suelo.

En los trenes de media distancia, las normas son parecidas a las del AVE. Los perros no deben superar los 10kg y deben viajar en un trasportín que no supere los 60x35x35. Sólo se permite un perro por viajero, debe llevar billete y no tiene derecho a plaza.

El cercanías es el único transporte que permite viajar con perro sin límite de peso y de forma gratuita. No tiene que ir en trasportín o jaula, pero si debe ir sujeto con correa y llevar bozal. Además, el transporte de perros en el cercanías está sujeto a horarios; por las mañanas los animales sólo pueden viajar desde el inicio del servicio hasta las 06:00 y de 09:00 a 13:30 y por las tardes sólo de 16:30 a 18:00 y de 21:00 hasta que finaliza el servicio. En la línea C9 no pueden viajar animales domésticos en invierno, vaya usted a saber por qué.

En Europa

transporte publico con mascotas 3

España tiene unas normas muy rígidas para el desplazamiento de animales en transporte público, comparado con algunas ciudades del resto de Europa. Por ejemplo, en Gran Bretaña (que tiene una gran cultura del compañero canino en general), se permite viajar con perros en el autobús, con correa pero sin necesidad de que lleven bozal. Si el autobús no está transportando maletas, el perro podrá ir en el compartimento destinado a ellas, que tiene barandilla. Si hay equipaje y el perro no puede ocupar este lugar, entonces deberá ir junto a su dueño, siempre que el perro no ocupe un asiento, a menos que el animal parezca peligroso o pueda molestar a otros viajeros.

En Estocolmo deberán ir en la parte trasera del autobús y si viajan sueltos, un dueño no podrá llevar más de dos perros y en Berlín deberá pagar un billete reducido si no viaja en bolso, pero no hay límite de peso para llevarlo en autobús.

Ninguna de estas normas se aplica a los perros lazarillo que podrán viajar gratis siempre y en cualquier tipo de transporte.