El uso que dieron los españoles a los perros durante la conquista 

Alba Muñiz · 24 octubre, 2016

Como canta Serrat, la verdad no tiene remedio. Pero sí es bueno conocer el pasado para aprender de los errores y no repetirlo. Por eso, desde Mis Animales te invitamos a conocer y a reflexionar sobre el uso que se hizo de los perros durante la conquista de América.

Una larga historia de atrocidades

Es justo señalar que la utilización de los canes en guerras, persecuciones y castigos atroces a enemigos, prisioneros o esclavos, fue una constante desde los inicios de la civilización en distintos lugares del mundo. Y debe quedar más que claro que los perros no tienen la culpa. La culpa siempre fue, es y será del hombre.

Esto no exime de la parte que les toca a los conquistadores españoles, que se valieron de estos animales para someter a los habitantes del continente americano que, nunca está de más recordarlo, estaban poblando esas tierras muchísimos años antes de que alguien tuviera el desatino de declararlas descubiertas.

Y tan poblada estaba América que, además de seres humanos, había perros. Pero eran unos canes pacíficos. Algunos de ellos ni ladraban. Sin duda, unos peludos muy distintos a las fieras entrenadas para matar que descendieron de los barcos desde un año después de que Cristóbal Colón se topara con las Bahamas en 1492.

¿Conoces el uso que los españoles hicieron de los perros durante la conquista del continente americano? Te contamos uno de los capítulos más nefastos de esta historia de saqueo y genocidio.

Qué razas de canes llevaron los españoles al llamado nuevo continente

razas-de-perros-galgo-italiano

Entre las razas de perros utilizadas por los españoles durante la conquista se encontraban:

  • Alano
  • Mastín
  • Galgo
  • Dogo

Imagínate por un momento qué sentirías si un enemigo desconocido aparece de repente en tu entorno. Pues los pobladores de América se vieron, de un día para otro, perseguidos por fieras gigantescas que se abalanzaban sobre ellos con intenciones de despedazarlos y que respondían a órdenes de seres barbados, cubiertos de metal y que escupían fuego con sus armas. Piensa por un instante el miedo que deben haber experimentado esas personas.

Además, los conquistadores munían a sus perros de unos collares de hierro punzantes y de unos protectores para evadir las flechas que utilizaban los aborígenes, algunas de ellas envenenadas. Y un dato nada menor es que muchos de estos animales pesaban igual, o incluso  más que la media de los nativos.

Cómo fueron utilizados los perros durante la conquista de América

Un solo ejemplo bastaría para señalar las atrocidades cometidas durante la conquista de América. Fray Bartolomé de las Casas describe, en uno de sus escritos, cómo un niño pequeño es cortado en trozos con un cuchillo por un español, que luego le da de comer a sus perros los pedazos.

Por lo general, los perros eran utilizados como:

  • Centinelas para dar aviso de ataques o emboscadas.
  • Fuerzas de choque en los enfrentamientos con los aborígenes.
  • Ejecutores de sentencias y castigos. El más habitual era el aperreamiento o emperramiento, que consistía en exponer a los detenidos indefensos ante una jauría de canes hambrientos que los despedazaban y, en la mayoría de los casos, terminaban comiéndoselos.

La culpa nunca es del perro, siempre es del hombre

Autor: Jon Hurd
Autor: Jon Hurd

¿Te parece difícil de soportar? Pues de nada sirve esconder la basura bajo la alfombra. La verdad siempre aflora. Y la historia hay que contarla completa, con todas las bestialidades que se llevaron a cabo mientras se saqueaba un continente.

Y destaquemos una vez más que los perros no tuvieron la culpa de nada. Fue el hombre, como siempre, el que los entrenó para cometer estas barbaridades.

Como solemos decir desde Mis Animales, no hay perros malos. Todo depende del trato y de la educación que se les da. Y, lamentablemente, la utilización de estos seres inocentes durante la conquista y el saqueo del continente americano, se escribe como uno de los capítulos más nefastos para los españoles.