Una perrita salva a un bebé recién nacido arrojado a la basura

Nunca dejará de sorprendernos la noticia de que una madre ha abandonado a su bebé recién nacido. Algunas lo dejan en orfanatos o puertas de iglesias asegurándose de ese modo que alguien los cuidará. El acto no deja de ser ruin, egoísta y despiadado, pero al menos, han pensado un poco en el bebé.

Escuchar de esas madres que dejan a su bebé en la basura o en una caja de cartón en cualquier lugar, eso no tiene perdón. Muchas personas critican las acciones de las personas que aman a los animales, del trato tan especial que les dan, aludiendo al triste argumento de que solo son animales.

En este artículo hablaremos de una perrita que demostró ser más racional que algunas personas. Al menos, fue más racional que la mamá que abandonó a su bebé en la basura aún con el cordón umbilical colgando. Sí, increíble pero cierto: el bebé aún tenía el cordón umbilical sin cortar. ¡Qué triste!

Apareció un ángel

Autor: Freebird
Autor: Freebird

En la localidad de Campinas en Sao Paulo, Brasil, fue donde sucedió todo. Por las calles de la localidad vivía una linda perra, que al parecer no tenía raza determinada ni un hogar donde alojarse. Vivía de lo que algunos vecinos le dejaban en la calle o de lo que encontraba en la basura.

Nadie le hacía mucho caso, pero no le faltaba el alimento. Un día, buscando qué echarse a la boca, decidió ir a buscar en los basureros de alrededor. Los lugares donde solía estar eran ruidosos, pero esta perrita escuchó un sonido que nunca antes había relacionado con los basureros.

Empezó a girar alrededor buscando de dónde provenía lo que estaba escuchando, cuando de pronto lo encontró. ¡Era un bebé, un bebé en la basura!

El increíble acto de la perrita

Muchos se estarán preguntando qué hizo, pero surgirá una pregunta mejor más adelante: ¿cómo supo lo que tenía que hacer? No lo pensó dos veces, lo agarró en su boca y se dispuso a buscar ayuda en la casa más cercana. Cuando vio una casa, corrió hacia ella con el bebé en su boca, lo dejó suavemente en el suelo, y empezó a ladrar desconsolada para que alguien saliera.

Ante tanto escándalo pronto salieron tanto los dueños de la casa como los vecinos que no daban crédito a lo que estaban viendo. Pero ese no era el momento de hacer preguntas, había que salvar a ese bebé. Los vecinos se pusieron manos a la obra y rápidamente llevaron al bebé a un hospital, donde pudieron salvar su vida y hacer los trámites necesarios para buscarle una familia.

El “Ángel caído”

Esta perrita callejera se hizo famosa sin quererlo por salvar a un bebé en la basura. En el barrio se la empezó a conocer con el “Ángel caído”, pues todos están de acuerdo de que su acto fue como el de un ángel caído del cielo.

Todos los vecinos simpatizaron con ella debido a este acto. La perrita ya no tiene que seguir buscando comida en la basura, pues entre todo el vecindario la alimentan.

Esta perrita demostró ser más madre de lo que la madre del bebé en la basura había sido. Demostró un amor y nobleza sin igual, haciendo ver que los animales pueden ser más humanos que muchas personas que se dejan llevar por el egoísmo y la crueldad que este mundo respira.

Al igual que este ángel caído, hay muchas historias de perros que han salvado vidas humanas, incluso perdiendo la suya propia. ¿De verdad los animales son los irracionales?

perro con corazon

Hay muchas cosas que podemos hacer por los animales para agradecer su amor y bondad incondicionales. A continuación te enumeramos varias.

  • No compres, adopta
  • No maltrates ni eches la vista a un lado ante el maltrato
  • Alimenta a un animal que veas en la calle sin hogar
  • No participes en espectáculos con animales
  • No compres nada que esté hecho con piel de animal
  • No abandones nunca a tu mascota. Si es una situación extrema, llévalo a un hogar de acogida
  • Dale todo el amor que puedas a tu mascota, ella lo hace contigo

Con nuestros actos podemos demostrar ser racionales. Aquí os dejamos el vídeo que ha conmocionado los corazones del mundo.

Categorías: Noticias Etiquetas:
Te puede gustar