Una perrita callejera le salvó la vida y ella decidió adoptarla

Mariela Ibarra Piedrahita 1 septiembre, 2015

Cuando se adopta a un perro no se tiene mucha claridad sobre quién salvó a quién. Sin embargo, para Georgia Bradley, una estudiante de Reino Unido, la respuesta es muy clara, pues una perrita callejera le salvó la vida mientras disfrutaba de unas vacaciones en Grecia.

De callejera a heroína

Georgia Bradley es una atractiva estudiante de 25 años, quien viajó a Grecia con un grupo de amigos en el mes de julio para disfrutar de sus vacaciones.

Una mañana, cuando estaba en la isla de Greta, Georgia decidió dar un paseo sola por la playa para relajarse durante sus últimos días de viaje. Entonces fue cuando dos hombres la atacaron y trataron de raptarla.

A pesar de que Georgia trato de evitarlo los hombres lograron doblegarla y, cuando estaba a punto de perder toda esperanza, apareció una perrita que empezó a ladrar y a morder a sus atacantes.

Ante la furia y el ruido que hacía el animal los hombres huyeron, dejando a Georgia en la playa, asustada pero a salvo. La joven decidió llamar a la perrita Papper, la cual esperó a que Georgia se reuniera con sus compañeros y los acompañó al hotel.

Sin embargo, al momento de volver a Reino Unido, Georgia tuvo que dejar a Papper atrás, pues no contaba con la documentación y el dinero necesarios para llevarla.

De acuerdo a lo narrado por la propia Georgia, uno de los momentos más difíciles fue ver como la perra se quedaba atrás mientras el coche la llevaba a ella y a sus amigos al aeropuerto.

Recuperando a la esperanza

perro en la calle

Una vez llegó a su casa en Reino Unido un sentimiento de culpa invadió a Georgia, pues se sentía terrible consigo misma al haber dejado a Papper atrás, así que reunió un poco de dinero y voló nuevamente a Grecia con la esperanza de encontrar de nuevo a la perrita.

Lo malo fue que, al volver al hotel, se enteró de que Papper se había marchado. Por lo tanto, empezó una intensa búsqueda apoyada por las redes sociales para tratar de dar con el paradero de la perra heroína.

Tardó cinco semanas en encontrar a Papper, pero estaba feliz y aliviada de que la perrita se encontrara bien. Una vez la tuvo en sus brazos se prometió nunca volver a dejarla. Curiosamente el lugar donde la encontró fue en la misma playa donde el animal la había rescatado semanas atrás.

Sin embargo, debido a los trámites  de inmigración, y a que no contaba con un pasaporte canino o con un carné de vacunación, tuvo que poner a Papper en cuarentena, como parte del procedimiento regular que se sigue en estos casos.

Cuando Georgia volvió a recoger a la perrita, pasado el tiempo estimado por inmigración, los veterinarios le informaron de que Papper se encontraba embarazada.

De vuelta en Reino Unido, Papper dio finalmente a luz a una saludable camada de 6 cachorros, dejando a la feliz Georgia con la satisfacción de haber rescatado no solo a uno, sino a siete perros de la dura vida en las calles.

Curiosidades en este caso

perro y mujer

Algo particular en este caso es la actitud de la perrita, que protegió a Georgia sin conocerla, demostrando que los perros auxilian a personas cuando detectan que se encuentran en peligro, sin necesidad de que sean miembros de su grupo familiar.

También es admirable el empeño de la joven en tratar de localizar la perra, pues si bien algunos le han reprochado que la dejara en primer lugar, los múltiples esfuerzos que hizo, además de no importarle invertir una fuerte suma de dinero para dar con el paradero del animal, son actitudes igualmente plausibles.

Esperemos que Georgia y su nueva e incrementada familia puedan disfrutar de días muy felices, lejanos del trágico destino que pudo sufrir la joven de no ser por el valeroso animal.

Te puede gustar