Una increíble historia de amor que podría salvar el yaguareté de la extinción

El jaguar también es denominadoyaguareté” en toda América. Es un carnívoro félido considerado el mayor de América y el tercero en el mundo, tras el león y el tigre. Aunque su distribución original se extendía a Estados Unidos, toda América Central y Sudamérica, incluyendo Argentina, en algunas extensiones, como es el caso de Estados Unidos, la especie está prácticamente extinguida.


En su aspecto es muy parecido al leopardo, aunque de mayor tamaño, una constitución más robusta y un comportamiento similar a los tigres. Se acomoda bien a selvas densas y húmedas, a una gran variedad de terrenos boscosos y frondosos. Igual que le ocurre al tigre, es un animal que gusta de nadar.

El jaguar es solitario, suele cazar mediante emboscadas, y es selectivo en las presas. Aunque es un superdepredador, es fundamental para estabilizar los ecosistemas que habita. Los individuos adultos tienen una mordedura muy potente, y ello les permite atravesar los caparazones de reptiles con una coraza dura, como es el caso de las tortugas, y suele cazar buscando la cabeza de la presa entre las orejas, realizando un mordisco mortal que atraviesa el cráneo de sus víctimas.

Peligro de extinción del yaguareté

En el idioma guaraní, la palabra yaguareté significa “la verdadera fiera”, y ello es así porque es el rey de las selvas tropicales y subtropicales en América. Tiene una gran capacidad de adaptación, lo que les permite vivir desde la selva más tupida a las sabanas y espacios más abiertos, aunque siempre es una especie solitaria. Pero a pesar de esta adaptación, el jaguar está en peligro de extinción, junto a otras 500 especies, como consecuencia de la destrucción de aquellos lugares en los que habitualmente habita.

Se dice que, en la actualidad, quedan no más de quince mil ejemplares en todo el continente americano, a causa del desmote y la transformación de sus hábitats naturales en superficies para la agricultura y la ganadería, y de sus encuentros con el ser humano, que le cuestan la vida en la mayoría de las ocasiones.

Argentina también era uno de los hábitats naturales del yaguareté, pero según los últimos recuentos sólo quedan alrededor de 200 ejemplares, repartidos en las provincias de Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta y Santiago del Estero.

A pesar de estos datos alarmantes, diferentes organizaciones públicas y privadas están llevando a cabo importantes acciones para posibilitar la recuperación del yaguareté.

Una bella historia de amor

yaguareté

Fuente: www.diariochaco.com

Corría el mes de mayo de 2015, cuando llegó a un centro protegido Tobuna, una hembra de jaguar procedente del zoológico del Mar de Plata. Un grupo de especialistas empezaron a trabajar con el fin de conseguir una pajera, para que se reprodujeran e integrar así a la futura camada en la naturaleza.

Fruto del amor que se produjo nació Nahuel, un macho de 12 años de edad y 75 kg de peso. Esta historia de amor es muy importante, porque es la primera vez que se intenta reproducir esta especie con la finalidad de reintroducir a su descendencia en ambientes silvestres, y que se hace con éxito

EL CECY es un centro pionero para esta labor, situado en la Reserva San Alonso en Reserva Natural Esteros del Iberá. Se espera que Nahuel y Tobuna se apareen pronto y Tobuna dé a luz a la primera camada de cachorros de jaguar nacida en Corrientes. Además, se está trabajando para que el CECY cuente con otra pareja reproductora este año y se están realizando las gestiones con centros de Paraguay y Brasil.

Un proyecto ambicioso

El proyecto para reintegrar el yaguareté es el programa más ambicioso de re-introducción de especies amenazadas que se está llevando adelante en el continente Americano, contando para esta encomiable labor con el apoyo de numerosas instituciones gubernamentales y no gubernamentales, entre las que destaca el gobierno de Corrientes. Entre los logros de estos proyectos, se han recuperado ejemplares de oso hormiguero gigante, el venado de las pampas, el pecarí de collar, el guacamayo rojo y se espera que pronto comience la re-introducción del tapir.

Para la extensión de estos proyectos, se trabaja para crear un gran Parque Nacional que fortalezca y complemente los importantes avances de conservación que la provincia de Corrientes viene haciendo en el Parque Provincial.

Fuente de las imágenes: www.diariochaco.com