Un primate extinto aparece en una tumba real

Eugenio Fernández · 7 julio, 2018
Si bien solo se ha recuperado una parte del cráneo, de más de 2 200 años de antigüedad, esta especie podría haber vivido hace solo 300 años

Un primate extinto ha aparecido en una tumba real en China. Esta noticia es aún más extraña si tenemos en cuenta que su extinción es relativamente reciente, pues el cráneo tiene 2 000 años de antigüedad, lo que le convertiría en el primer simio extinto por el hombre.

El primate extinto: un gibón

Este primate extinto pertenecía a los gibones, unos animales que son considerados simios junto a otras especies como los chimpancés, los orangutanes o los gorilas. Por ello, esto los convierte en los primeros simios extintos por el hombre, aunque muchos primates les preceden.

Los gibones son unos primates muy especiales, conocidos por sus largos brazos que les permiten balancearse, lo que les convierte en braquiadores únicos. Habitantes de Asia durante milenios, estos animales emiten fuertes cantos que se escuchan a kilómetros de distancia.

En el presente, los gibones están en peligro por la explotación de las selvas de Indonesia para obtener aceite de palma, un producto que se usa en productos de chocolate, bollería o incluso cosmética. También han sido usados como mascotas, e incluso en circos con animales.

Gibón extinto

Conoce al primate extinto: Junzi

En concreto, este gibón ha sido bautizado como Junzi imperialis, lo que le ha valido el apodo de Junzi. De este animal solo se ha recuperado una parte del cráneo, de más de 2 200 años de antigüedad.

Junzi ha sido descubierto junto a otros restos animales en la antigua capital de Chang’an, en la actual Shaanxi. La tumba perteneció a una mujer que podría ser Lady Xia, la abuela del famoso emperador Qin Shi Huang, el primer emperador de China, que fue enterrado junto a los famosos guerreros de terracota de Xi´an.

Lo curioso de este hallazgo es que existen relatos de gibones en esta zona hasta el siglo XVIII, por lo que la extinción de esta y otras especies de gibones aún desconocidas podría ser aún más reciente de lo que pensamos.

Este primate extinto podría haber vivido hace solo 300 años, por lo que puede que Lady Xia tuviera a un simio que ha convivido con el ser humano más tiempo del que pensamos.

Junzi imperialis

¿Qué significa el hallazgo de este primate extinto?

El ser humano se plantea como la mayor amenaza para los primates no humanos en los próximos 50 años. El hallazgo de Junzi también añade otro primate extinto a la lista de extinciones causadas por el hombre en ecosistemas posglaciares.

De hecho, esto podría convertirle en el primer primate extinto por el hombre, pues se desconoce su fecha de desaparición exacta, aunque probablemente sea más arcaica que la de los lémures gigantes de Madagascar.

Esto nos recuerda que el ser humano lleva extinguiendo especies más tiempo del que pensamos, y que para saber el verdadero impacto del ser humano tal vez debamos ver también qué extinguimos en el pasado.

En general, mientras que en Europa los primates no humanos han sido ridiculizados y son motivo de mofa o protagonistas de anuncios, en las culturas que han convivido con primates desde sus inicios son adorados o considerados animales nobles.

Sin embargo, también han sido estas culturas las primeras en tenerlos de mascotas, y un ejemplo es este hallazgo, que demuestra que en la China imperial los gibones eran mascotas de la nobleza.