Un perro salva a un niño con diabetes mientras dormía

Francisco María García · 25 marzo, 2016

El adiestramiento con los perros se utiliza para muchas finalidades. Una de ellas, totalmente innovadora, es la detección de los niveles de azúcar en personas. Por sorprendente que pueda parecer, ya se han realizado pruebas con mucho éxito e incluso un perro ha salvado a un niño con diabetes.

Jedi es un perro labrador que ha salvado la vida de Luke, un niño con diabetes del tipo 1 que tiene siete años. El pequeño dormía con sus padres cuando el animal notó que la máquina que controlaba los niveles de azúcar en sangre del chico no emitía ningún ruido.

El perro, extrañado y con la intuición de que algo anormal sucedía, alertó a la madre del pequeño saltando encima de la cama y gesticulando una y otra vez, un gesto que le enseñaron en su entrenamiento para indicar que algo anormal podía estar sucediendo.

Afortunadamente, la mamá del niño, Dorrie, hizo caso del animal y no se equivocó. Cuando tomó una muestra de sangre a Luke, se dio cuenta de que el nivel de azúcar era mucho más bajo que el que marcaba la maquina e iba bajando de forma rápida.

El resultado final fue que el perro se convirtió en el héroe de la familia, salvando la vida al niño con diabetes. Además del olfato, los perros tienen una especie de intuición. ¿Por qué Jedi fue consciente de que el niño necesitaba ayuda?

Detectando problemas en el enfermo y el niño con diabetes

Fuente de la imagen: www.stuff.co.nz
Fuente de la imagen: www.stuff.co.nz

Luke tiene aún 7 años y padece diabetes tipo 1, una enfermedad autoinmune que afecta a unos 3 millones de norteamericanos y a cientos de millones de personas en todo el mundo que además no tiene cura. Desde que el páncreas de Luke dejó de producir insulina, necesaria para que el cuerpo provea de energía a la sangre, la glucosa en su sangre puede subir o bajar en todo momento, sobre todo cuando Luke duerme.

Jedi, su perro guardián, tiene la capacidad de oler esos pequeños cambios. Esta historia se ha conocido, entre otras cosas, porque la madre de Luke, Dorrie, ha compartido los sucesos en Facebook. Cuando ella despertó y vio que Jedi estaba encima de su cama, supo que era una señal de alarma de algo grave. Vio que el monitor de glucosa de Luke estaba, en apariencia, normal, pero a pesar de eso el perro no cedía.

Dorrie cogió un dedo de su hijo para tomar una muestra de glucosa, y vio que sus niveles de glucosa estaban en 57, un nivel realmente bajo, pues lo normal está entre 75 y 150. Sin la ayuda de Jedi, la madre del pequeño nunca hubiera sabido lo que ocurría. Luke tiene un sistema de monitoreo continuo de glucosa insertado bajo la piel para hacer un seguimiento de sus niveles de azúcar en la sangre, pero este dispositivo no generó ningún fallo.

Beneficios de tener un perro

Desde que los perros conviven con los humanos, son muchos los beneficios que recibimos de ellos, aunque no seamos demasiado conscientes. Su lealtad, fidelidad y amor incondicional hace que muchos canes sean entrenados con el fin de salvar la vida a miles de personas en todo el mundo que padecen todo tipo de dolencias.

niño perro

Este entrenamiento no es barato, pero merece la pena. Jedi forma parte de un programa emergente de animales específico de perros alerta para diabéticos. Están siendo adiestrados para detectar un nivel alto o bajo de azúcar en la sangre y notificar a los seres humanos a través de señales.

Un sentido del olfato muy especial capacita a los perros, como sabemos, para olfatear drogas o bombas. También en este sentido al ir unido a una fuerte intuición les permite olfatear y detectar difíciles olores emitidos por personas que carecen de insulina. A estos perros se les entrena para identificar por el olfato los cambios en los niveles de azúcar y compararlos con los de sus dueños.

Las principales razas que se utilizan en estos programas son la de labradores o Golden retrievers, que detectan los olores de los humanos, sobre todo los cambios en los niveles de azúcar, gracias a un sentido del olfato muy preciso. En África se usan algunas razas para detectar la tuberculosis y otras enfermedades, únicamente utilizando el olfato.

Tenemos mucho que agradecer a los perros, aunque no siempre seamos plenamente conscientes de ello.

Fuente de la imagen principal: www.ideal.es