Un estudio dice que los perros son más inteligentes que los gatos

Antonia Tapia · 22 marzo, 2015

¿Los perros son más inteligentes que los gatos? Entre los dueños de mascotas este interrogante siempre ha causado acaloradas discusiones. Los propietarios es obvio que defenderán el intelecto de su querido amigo y para explicarlo seguramente, basarán sus tesis en alguna de sus hazañas. Más allá de la pasión, lo cierto es que en realidad no existe demasiada evidencia científica para determinar si unos son más inteligentes que otros.

Además los perros y los gatos son dos especies diferentes, por lo que la comparación de inteligencia entre ellos debe ser distinta.

Muchos científicos sugieren que el tamaño del cerebro devela el grado de inteligencia que tienen las especies. En los gatos por ejemplo, el cerebro representa alrededor del 0,9 por ciento de su masa corporal, mientras que en los perros, el número es un poco más elevado; 1,2 por ciento.

Sin embargo, otros investigadores sostienen que el tamaño del cerebro no es la clave de la inteligencia.  En ese sentido,  ellos afirman que las pistas se encuentran en el número de neuronas que presenta cada animal.  Los gatos tienen 300 millones de neuronas, mientras que los perros 160 millones de neuronas.

¿Los estudios qué dicen?

perro y gato 2

En los últimos años, varios estudios han comenzado a mostrar qué tan inteligentes son los perros. Por ejemplo, los caninos pueden clasificar objetos en categorías y averiguar lo que la gente está pensando.

En relación a los gatos, en 2009, los científicos trataron de determinar si los felinos eran capaces de distinguir entre diferentes cantidades de objetos, una habilidad que ya había sido demostrada previamente en los pescados. La investigación, al final,  demostró que los mininos pueden ser entrenados para discriminar cantidades, pero no tienen la capacidad inherente para hacerlo solos por su cuenta.

Otros estudios develaron que gatos y perros pueden resolver  puzzles sencillos para conseguir comida, pero cuando el puzzle no se puede resolver, la reacción entre estos animales es diferente. Los perros por ejemplo, se dirigieron a los seres humanos en busca de ayuda, mientras que los gatos lo seguían intentando por su cuenta. Esto no significa que los canes son más inteligentes, solo demuestran que su interacción con las personas es mucho mayor. Y no es para menos. No olvidemos que los perros fueron domesticados 20 mil años antes que los gatos, lo cual le otorga mayores habilidades sociales con los humanos.

Felinos, pocas investigaciones

cachorro perro y gato

Para ser justos, los perros a diferencia de los gatos, son mucho más fáciles para entrenar y tienen mayor predisposición a ser estudiados. Por eso las investigaciones sobre ellos son abundantes. Sin embargo, no sucede lo mismo con los gatos. Quizás los felinos son tan  o más inteligentes que los canes, pero simplemente no quieren dejarnos develar ese secreto.

Es un hecho que los gatos pueden ser domesticados en un instante, siempre y cuando tengan acceso a una caja de arena limpia.  No hay entrenamiento para ello. Es solo el instinto. En cambio, a los perros les cuesta más aprender y algunos simplemente nunca lo logran.

Otra diferencia entre estos animales se encuentra en la capacidad de su memoria.  En el perro, los recuerdos tienen solo cinco minutos de duración, mientras que en los gatos el tiempo se traduce en hasta 16 horas.

¿Pero qué tipo de cosas pueden llegar a recordar las mascotas? De acuerdo a investigaciones, los gatos parecen recordar la bondad humana y devolver el favor más tarde. Es decir,  si el propietario cumple el deseo de su felino de interactuar, el gato cumplirá en otro momento, con el deseo de tener contacto con su dueño.

Por último, si piensas que las diferencias entre la inteligencia de un gato y un perro pueden llegar a ser fascinantes, podrás incluso sentirte más interesado en saber que si prefieres a uno o a otro, eso también puede decirte algo sobre tu inteligencia.

Una reciente investigación reveló que los propietarios de este tipo de mascotas tienen personalidades diferentes. Los amantes de los perros son más animados, enérgicos y suelen seguir las reglas. En cambio, los seguidores de los gatos son más introvertidos, abiertos de mente y más sensibles.

En relación a la inteligencia de los propietarios, un estudio indicó que los dueños de los gatos son más inteligentes que los de los perros. Y tú, ¿qué opinas?