Tu perro rechaza a quienes son desagradables contigo

Los canes son capaces de detectar no solo emociones, sino que pueden interpretar el lenguaje corporal de las personas e incluso 'descifrar' determinadas actitudes

Los perros tienen fama de ser muy intuitivos. Está demostrado que son capaces de advertir cuando las personas a su alrededor están tristes o alegres. Son animales agradecidos y no olvidan a las personas que les han tratado bien.

También son frecuentes los casos de canes que se enfrentan a quienes tratan mal a sus dueños. Por eso, no es extraño cuando tu perro rechaza a quienes son desagradables contigo. ¿Cómo consiguen tener este tipo de información?

Muchas de las familias que adoptan un can aseguran que sus mascotas son capaces de detectar las malas energías de las personas. Incluso afirman que los animales ‘intentaron advertir’ sobre los comportamientos desleales. En la percepción de esto ha contribuido la ‘buena prensa’ que los canes han tenido en Hollywood y en la literatura.

Las pruebas realizadas

Para sacar estas afirmaciones del terreno de la ciencia ficción, hace unos años en la Universidad de Kioto comenzaron a estudiar el comportamiento de los perros. El objetivo de la investigación era determinar la reacción de varios ejemplares, frente a personas que interactuaran con sus dueños.

Para el experimento se tomaron 54 perros, divididos en tres grupos. El primer lote de animales debía recibir el alimento de manos de personas que, frente a ellos, se negaba de forma evidente a colaborar con sus dueños. También podían elegir comer de un recipiente servido por un desconocido, sin ninguna interacción directa con el propietario.

Un segundo grupo debía elegir entre un comedero abastecido por una persona que, de forma manifiesta, ayudaba a los dueños de los animales, y otro servido por un individuo desconocido y neutral.

Perro que comenzará a ladrar

Por otra parte, el tercer lote de canes fue atendido por dos desconocidos, sin ninguna interacción previa con las mascotas o sus propietarios. Todos los perros pasaron por los tres escenarios del test.

El resultado

De los 54 canes evaluados, solo uno comió del recipiente servido por alguien que, de forma elocuente, decidió no ayudar a su propietario, mientras que ninguno de los ejemplares mostró preferencias claras entre ‘desconocidos neutros’ y aquellos que sí ayudaron a sus dueños.

Para los responsables de este trabajo quedó demostrado que los canes no actúan en base a sus propios intereses. Son capaces de identificar y rechazar a aquellos que desaíran a los miembros humanos de sus manadas.

Es definitivo: tu perro rechaza a quienes son desagradables

Como vemos, se ha probado que el perro rechaza a quienes son desagradables con sus dueños. También son cada vez más frecuentes los relatos de mascotas que no olvidan a quienes en algún momento cuidaron de ellos.

Los más sorprendidos son individuos que, después de largos periodos lejos del animal, fueron recibidos con efusivas muestras de cariño por parte de los perros. Esto sin importar cuánto hayan cambiado las personas durante las ausencias.

¿Cuestión de buena vibración?

Los expertos aseguran que, más allá de una capacidad para captar las malas intenciones, los canes son animales que leen muy bien el lenguaje corporal. También señalan que los perros evalúan y hasta ‘juzgan’ a las personas en base a su conducta y actitud de manera integral.

Educación positiva en perros

El origen de este tipo de interacciones se encuentra en la manera en cómo estos mamíferos se relacionan entre ellos. Los canes no han hecho más que trasladar su ‘código social’ a la convivencia con los humanos.

Este patrón queda en evidencia al revisar el comportamiento de las manadas salvajes. Los perros rechazan y relegan de los grupos a aquellos ejemplares que no colaboran en las estrategias de cacería; lo mismo aplican a aquellos que se muestran constantemente agresivos. En resumen: los perros flojos o violentos son ‘socialmente’ apartados.

Qué más perciben los perros de los humanos

Después de una relación cercana que supera los 15 000 años, estas mascotas saben todo sobre los humanos. Los análisis que realizan trascienden mucho más allá de rechazar a personas que son desagradables; también van más allá de identificar únicamente sentimientos de tristeza, alegría o soledad.

Los canes perciben claramente el estrés y la ansiedad. Tanto como para verse afectados por ello, para lo que mostrarán actitudes como ladrar de forma descontrolada, sin que medie razón aparente.

Junto a lo anterior, los perros son capaces de advertir cuando las personas presentan padecimientos físicos o emocionales. También detectan cuadros clínicos que pasan desde detección del cáncer hasta depresión.

Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar