Tratamiento del hipo en perros

22 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
El hipo en perros y en humanos es muy similar, pero ¿cómo ayudar a tu perro y cuándo llamar al veterinario para asegurarte de que el hipo no sea un signo de enfermedad?

No es raro que te preguntes qué produce el hipo en los perros, especialmente, cuando observas que tu cachorro sufre de hipo una y otra vez. Para tu tranquilidad, debes saber que cada mamífero que tiene un diafragma puede experimentar hipo.

Al igual que el hipo humano, realmente no hay mucho de qué preocuparse de que tu perro o cachorro tenga hipo, porque generalmente desaparece después de un minuto o dos. En este artículo te enterarás de qué causa el hipo, cómo ayudar a tu perro y cuándo llamar al veterinario.

¿Qué causa el hipo en los perros?

El hipo se produce cuando espasmos incontrolables contraen el diafragma. El diafragma es una lámina de músculo esquelético que posee forma de domo y que separa las cavidades del pecho y del abdomen.

Cuando un perro respira, el diafragma se contrae y se mueve hacia abajo, lo que deja más espacio en la cavidad torácica para que los pulmones se expandan con el aire. Por otro lado, durante la exhalación el diafragma se relaja y sube a la cavidad torácica. Normalmente, los movimientos del diafragma son suaves y regulares, pero cuando el músculo se contrae repentinamente, se presenta el hipo.

Simultáneamente, el hipo se acompaña con el cierre repentino de la glotis, la porción más estrecha de la laringe de tu perro, que detiene la entrada de aire. Este cierre repentino es lo que produce el sonido característico del hipo.

Perro muerde jugando

Causas del hipo en perros

Tanto los cachorros como los perros adultos tienen hipo, y las razones por las cuales ocurre son casi idénticas. Por lo general, el hipo se presenta por comer demasiado rápido, estar demasiado excitado o enérgico, y por alimentos ricos en granos.

Los cachorros, al ser hiperactivos, tienden a ser más juguetones y excitados, así que su entusiasmo a la hora de jugar o comer los hace más propensos al hipo.

Adicionalmente, se conoce que ladrar demasiado también puede causar hipo, porque demasiada emoción puede inducir una respiración rápida. Y, por supuesto, comer o beber demasiado rápido puede hacer que el aire quede atrapado en el estómago.

En los cachorros confluyen dos factores: primero, son más propensos a explosiones rápidas de energía que afectan su respiración. También sus órganos y sistemas internos son menos maduros, lo que puede contribuir a una mayor probabilidad de hipo.

Perro lamiendo a otro

Qué hacer para aliviar el hipo en perros

Afortunadamente, los consejos que aquí describimos funcionan en la mayoría de los casos. Lo más sencillo, sin embargo, es simplemente observar y ver si el hipo continúa más de un par de minutos. Usualmente no lo hace. Entre las cosas que puedes hacer están:

  • Ofrece agua: beber agua ayuda a que el hipo desaparezca, como en los humanos.
  • Ejercítalo un poco. Ya sea que se trate de un buen paseo por el parque, seguramente estimulará a tu perro, cambiará tu ritmo cardíaco y su respiración, y curará el hipo.
  • Asegúrate de alimentar a tu perro con alimentos bajos en granos. Se conoce que los alimentos ricos en granos, a menudo, causan hipo en los perros.
  • Puedes intentar masajear el pecho de tu perro para ayudar a relajar el diafragma o, incluso, asustar suavemente a tu mascota.
  • Dado que el hipo es involuntario y puede ser violento a veces, no debes darle al perro nada sólido que requiera mucha masticación, ya que esto podría provocar asfixia.

Cuándo consultar con el veterinario

Es importante resaltar que, aunque ocurre en casos muy raros, el hipo podría ser un signo de un problema subyacente más grave. Si la afección sobreviene con frecuencia o persiste durante más de unos 30 minutos, es hora de llamar a tu veterinario. El hipo puede ser preocupante, especialmente si el perro tiene una tos leve.

Esto es así porque puede estar asociado a la manifestación de defectos respiratorios, neumonía, asma, pericarditis o golpe de calor. Finalmente, es importante resaltar que no se debe administrar a los perros medicamentos humanos para curar el hipo sin la debida orientación de un veterinario. Tales medicamentos pueden dañar a tu perro.

  • Ettinger, S., Suter, P. F., & Gould, L. (1969). Synchronous myocardial and diaphragmatic contractions in a dog. JAMA208(13), 2475-2475.
  • Lepeschkin, E. (1954). Interrelations between hiccup and the electrocardiogram. The American journal of medicine, 16(1), 73-79.
  • Lewis, J. H. (1985). Hiccups: causes and cures. Journal of clinical gastroenterology7(6), 539-552.
  • Askenasy, J. J. M. (1992).About the mechanism of hiccup. European neurology, 32(3), 159-163.