Tips para tener un hurón como mascota

Yamila · 3 junio, 2018
Este exótico animal, pese a haber sido domesticada en los últimos tiempos, aún mantiene hábitos salvajes propios de una especie salvaje

¿Te gustaría tener un hurón como mascota? Entonces debes tener en cuenta algunas cuestiones muy importantes antes de llevarle a casa. Si bien son cada vez más las personas que adoptan uno, necesitan cuidados especiales, diferentes a los de los perros o gatos.

Consejos para tener un hurón como mascota

Se dice que el hurón es más similar a los canes a nivel veterinario; por ejemplo, debemos vacunarle contra la rabia. Se trata de la tercera mascota más común en la actualidad y es fundamental saber cómo cuidarlo y ofrecerle todo lo que necesita. Para ello, presta atención a los siguientes consejos:

1. Peligros

A los hurones les encanta meterse en sitios peligrosos porque son bastante curiosos: armarios, detrás de muebles, debajo del horno, sillas plegables, dentro del sofá, etc. Si tienes a uno como mascota te recomendamos que prestes mucha atención a dónde se esconde o juega, para evitar un accidente grave.

2. Jaula

Será el lugar donde el animal pasará una buena parte del día, por lo que deberá ser acorde a sus necesidades. Si bien puedes dejarle que camine a sus anchas por toda la casa, te recomendamos que compres uno de estos receptáculos. De esta manera podrá jugar, descansar y liberar energías.

Hurón: jaula

3. Veterinario

Tener un hurón como mascota es toda una responsabilidad. Y eso incluye llevarle periódicamente al veterinario para que le haga un control de salud. Por supuesto, es fundamental que cumpla con todo el programa de vacunación a partir de los dos meses de vida.

4. Paseos

Así como sucede con un perro, el hurón también precisa salir de casa, caminar por el parque e incluso socializar con otras mascotas, aunque no sean de su especie. Puedes adquirir una correa especial con un agarre para el pecho y llevarle a dar un paseo. Al principio, opta por sitios tranquilos y silenciosos hasta que se vaya acostumbrando.

5. Niños

Tener un hurón como mascota puede ser maravilloso para los más pequeños del hogar, ya que se lleva muy bien con ellos. Sin embargo, debes prestar atención a que no le traten como si fuese un juguete. Aunque haya sido domesticado, sigue manteniendo muchos hábitos y reflejos de un animal salvaje. Si se siente amenazado, quizás pueda morder o atacar a los niños para defenderse.

6. Alimentación

Los hurones son carnívoros por naturaleza; sin embargo, algunas personas le dan pienso para gatos o para perros. Consulta al veterinario si esto es posible o bien analiza la etiqueta del producto: debe contener abundantes derivados cárnicos y no cereales, ya que no pueden digerirlos bien.

Hurón: qué come

Evita alimentar a tu mascota con pescado, leche, azúcar o frutos secos… ¡Son tóxicos para ella!

7. Higiene

Uno de los principales problemas de tener un hurón como mascota es que se trata de un animal algo ‘apestoso’, sobre todo si no está castrado. Ese aroma particular es muy intenso e insoportable si duerme cerca de nosotros o se pasa todo el día dentro. Procura bañarlo de vez en cuando, principalmente en verano o si se ensucia demasiado.

8. Juegos

Si bien los hurones pasan unas 14 horas al día durmiendo, cuando están despiertos pueden ser muy activos y necesitar atención. Esto sucede principalmente al amanecer y al atardecer. Si duerme en una jaula tendrás que permitirle salir para que juegue un poco.

Una de las actividades que más le agrada es esconderse, siempre y cuando tengamos cuidado de que no haya peligros a su alrededor. Otra opción es simular la ‘caza’, donde el dueño lo intenta capturar. Puede que intente morder ‘de mentira’ como hace un gato como muestra de que se está divirtiendo.