Tips para hacer buenas fotos a tu perro

Yamila · 25 abril, 2018
A veces es más complicado de lo que parece, y es que es probable que no se esté quieto; en cualquier caso, no hay que forzar la situación y aguardar a los momentos en los que más tranquilo se encuentra

Quizás le hayas enseñado a tu mascota algunos ‘trucos’ para que busque una pelota o te de la pata, pero no puedes lograr que se quede quieto para un selfie o para postear qué está haciendo en las redes sociales. Por eso, en este artículo te contamos cómo puedes hacer buenas fotos a tu perro. ¡No te lo pierdas!

Tips para hacer buenas fotos a tu perro

Amamos a nuestras mascotas y queremos retratarlas a cada rato; cuando van al parque, cuando hacen ‘un nuevo amigo’ o cuando nos acompañan en las vacaciones. Pero no siempre las imágenes nos quedan como esperábamos. ¡Quisiéramos que todas sean tan artísticas como las que aparecen en Pinterest!

Y parece que nuestro mejor amigo se empeña en arruinarnos la sesión fotográfica: no se queda quieto, apoya la nariz en la cámara o móvil, no hace ‘la gracia’ cuando queremos, etc. Para evitar todos estos típicos problemas (aunque siempre teniendo en cuenta que se trata de un animal), te damos algunos consejos. Puedes hacer buenas fotos a tu perro si:

1. Le das algún premio

Una galleta, una pelota, un juguete… Seguro que sabes qué le gusta más a tu mascota. Es excelente para que tu perro preste atención a la cámara y hasta que se quede estático frente a ella. Si tienes un ayudante puede ser esa persona quien le muestre el objeto en cuestión.

2. Haces ruidos específicos

El objetivo es que tu mascota te preste atención, y por eso hay algunos dueños que optan por hacer ciertos ruidos que no lleguen a molestarle, pero sí a cambiar su enfoque. Por ejemplo, golpear algún objeto, mover un juguete de esos con música, etc.

Cómo fotografiar perros

3. Buscas la mejor perspectiva

Uno de los errores más comunes al momento de sacarle fotos a las mascotas es hacerlo desde el ángulo humano, es decir, de pie. Pero, debes saber que ellas ven el mundo de otra manera, un poco más abajo.

Para que tus imágenes queden más profesionales, y no exijas a tu perro ‘que te mire’, deberás echarte al suelo y acercarte a él desde su perspectiva. ¡Haz la prueba!

4. Usas luz natural

Otro de los trucos para hacer buenas fotos a tu perro tiene que ver con la iluminación. Sin aprender demasiado sobre fotografía, es tan simple como ir al parque o al jardín en lugar de quedarnos en casa. O bien, si optamos por imágenes hogareñas, abre bien las cortinas y espera a que el día esté soleado: mejor por la mañana o temprano en la tarde.

Te recomendamos no utilizar el flash de la cámara, ya que les hace mal a los ojos y estará bastante molesto. La próxima vez que quieras hacerle una foto, quizás recuerde ese mal momento en que la luz blanca lo dejó casi ciego. ¡Y además el flash hace que le salgan los ojos rojos!

5. Eliges la decoración

Puedes usar una manta que contraste con el pelaje de tu mascota, permitirle que suba al sofá, dejar de fondo una pared blanca, esperar a que se eche cerca de ciertas flores… La idea es que el fondo sea sólido para que la foto quede más profesional.

6. Tienes en cuenta sus gustos

Seguro que sabes qué le agrada a tu can y qué es lo que odia o no le gusta demasiado. Aprovecha su personalidad o sus hábitos para tomarle mejores fotos. Por ejemplo, si le encanta el agua (como sucede con los golden retriever) o dormir todo el día (como los San Bernardo), si bien las fotografías más auténticas serán cuando esté jugando en una charca o piscina.

Fotografiar a tu mascotas

Espera al momento ideal para retratarle: cuando llega alguien muy querido a casa, mientras espera que le sirvas la comida, durante el paseo matutino, cuando lo bañas o mientras está jugando con su pelota favorita.

7. No fuerzas la situación

Recuerda que el animal no entiende por qué debe quedarse estático o hacer cierto movimiento cuando estás tú con algo en la mano frente a él. ¡No sabe lo que es una cámara o un selfie! Por eso, siempre es mejor pillarle desprevenido, no obligarle a que pose, o aguardar a que se duerma o esté tranquilo mirando por la ventana.

También puedes aprovechar los momentos de diversión y juegos (cuando no te esté mirando), ya sea solo o con otras mascotas, para tomarle una foto muy casual y para nada armada.