Tipos de parásitos en conejos

Muchos ectoparásitos suelen ser considerados peligrosos no por los síntomas que ocasionan, sino porque fungen como vectores de otras enfermedades más graves como la tularemia.
Tipos de parásitos en conejos
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 19 marzo, 2022

Los conejos son parte de las mascotas más adorables y cariñosas que se pueden tener, pues interactúan muy bien tanto con niños y adultos. En general, son animales pequeños que se adaptan perfecto a casi cualquier entorno hogareño. Sin embargo, es necesario prestar mucha atención a su salud, puesto que existen algunos parásitos con los que hay que tener cuidado.

Estos animales son bastante activos y se mueven por diferentes superficies, por lo que es normal que se infecten con algún tipo de microorganismo. De esta forma, algunos parásitos pueden invadir el cuerpo de los conejos y comenzar a debilitarlos. Sigue leyendo para que conozcas a los invasores más frecuentes de este bello animal.

¿Qué es un parásito?

Los parásitos son organismos que se aprovechan de otros seres vivos, puesto que comen y sobreviven gracias a los recursos que obtienen de su hospedero. De esta forma, cuando un parásito se alimenta, también daña en mayor o menor medida a su hospedero, lo que implica que aparezcan señales de su presencia. A esta relación en donde el parásito se aprovecha de su hospedador se le denomina parasitismo.

Esta interacción puede provocar diferentes efectos en el animal afectado, por lo que con el tiempo se hacen evidentes ciertos síntomas reconocibles. Esto significa que aparecen las características de una enfermedad que debe ser controlada para evitar un daño más grave al ejemplar.

La transmisión de estos parásitos suele ser bastante sencilla, pues solo basta tener contacto directo con el patógeno por medio del agua, la comida o el aire que respira el hospedero. En consecuencia, la infección comienza casi sin que te des cuenta. Para el caso del conejo, este parasitismo puede ocasionar serias afectaciones a su crecimiento y desarrollo, mientras que en el peor de los casos puede provocar la muerte.

Un conejo Hotot enano.

Tipos de parásitos en conejos

En el caso de los conejos se pueden encontrar a dos tipos de parásitos que son los endoparásitos y los ectoparásitos. El primer grupo se caracteriza por infectar al hospedero desde el interior, mientras que el segundo grupo se enfoca en habitar la piel del individuo. A continuación, se enlistan las enfermedades más frecuentes en conejos que son provocadas por parásitos.

Parásitos externos (ectoparásitos)

Este grupo se enfoca en todos los parásitos que viven encima del pelaje o la piel del conejo, por lo que pueden provocar heridas visibles. La mayoría de estos organismos son artrópodos pequeños o casi microscópicos, lo que hace necesario prestar atención a cualquier signo extraño en la piel de la mascota. Algunos ejemplos son los siguientes.

Sarna

La sarna se manifiesta como una irritación y escozor de la piel que son provocados por un ácaro casi imperceptible. Este tipo de enfermedad se transmite por contacto directo, por lo que si se tiene a más de un conejo es probable que los dos se infecten casi al mismo tiempo.

Los primeros signos de infección se caracterizan por enrojecimiento de la zona afectada, mientras que también se produce descamación y pérdida del pelaje. Conforme avanza el problema, comienzan a formarse costras color gris amarillentas que cubren gran parte del cuerpo. Si no se acude con el veterinario la enfermedad puede llegar a ser fatal para el conejo.

Recuerda que los diagnósticos solo los puede realizar un profesional de la salud animal, por lo que es mejor acudir cuanto antes para reducir los riesgos. El tratamiento depende en su totalidad del veterinario, pero puede recomendar usar un acaricida oral o de aplicación directa (disolución, crema o aerosol). Por lo regular, la mascota presenta mejoría después de una semana.

Garrapatas

Las garrapatas son artrópodos que se alimentan de la sangre del conejo, por lo que muerden la piel del hospedero para obtener su comida. Por lo general, la infección por estos organismos no suele ser problemática para la mascota, pero todo depende de la cantidad de parásitos que presente. Esto significa que, si el parasitismo es muy intenso, el animal infectado puede presentar debilidad o incluso llegar a morir.

Esta situación hace importante revisar de manera continua la piel de la mascota, puesto que así se podrá identificar una posible infección por este parásito. Además, toma en cuenta que el tratamiento debe ser recetado por un profesional, puesto que no es recomendable hacer uso de remedios caseros. Al igual que con los ácaros, la ivermectina y los carbamatos suelen ser los fármacos más utilizados para lidiar con ellos.

Piojos

Al igual que las garrapatas, los piojos son parásitos que se alimentan de la sangre y que pueden infectar a los conejos. El problema con estos organismos es que se reproducen muy rápido, por lo que en poco tiempo pueden infestar por completo al hospedero. Además, la picadura de estos parásitos segrega sustancias que irritan e inflaman la piel, lo cual puede agravarse por la intensidad de la infección.

Por lo normal, los conejos jóvenes son más susceptibles al parasitismo por piojos, aunque cualquier ejemplar puede contagiarse con facilidad. En cuanto al tratamiento, los veterinarios suelen recetar el uso de fármacos como piretroides u organofosforados. Aunado a ello, también es necesario administrar un segundo tratamiento después de 10 o 14 días para asegurar la erradicación del artrópodo.

Pulgas

Las pulgas son otro tipo de organismos hematófagos habituales en varios tipos de mascotas. A diferencia de las garrapatas y los piojos, estos artrópodos tienen una mejor capacidad de movimiento, por lo que pueden cambiar de hospedero varias veces sin problema.

Al igual que los anteriores, la infestación de las pulgas toma relevancia cuando se sale de control, pues en este momento se aumenta la cantidad de parásitos en el conejo. En este punto, la inflamación que se ocasiona por la picadura de las pulgas se vuelve más evidente.

El tratamiento para lidiar con estos ectoparásitos debe ser propuesto por el veterinario, ya que solo él está capacitado para recetar el fármaco adecuado en cada caso. En general, los medicamentos pueden aplicarse por medio de baños, inyecciones o en spray, lo cual hace más sencillo y eficaz el tratamiento.

Parásitos internos (endoparásitos)

¿Qué comen los conejos?

Por su parte, los endoparásitos son organismos que hacen estragos dentro del cuerpo del conejo. Esto significa que para iniciar la infección, el patógeno debe ingresar por medio del agua, la comida o la nariz. De esta forma, tiene acceso a los órganos y sistemas del hospedero, en donde puede comenzar a alimentarse y reproducirse. Algunos ejemplos de las enfermedades que ocasionan son las siguientes.

Cisticercosis

Este padecimiento se refiere a una infección ocasionada por la fase larvaria de las solitarias (taenia). En específico, los conejos se contagian por consumir comida contaminada con los huevos del parásito. Una vez que llegan al intestino, estos patógenos comienzan a moverse por diferentes órganos para llegar al hígado, en donde forma una especie de racimos o bolas.

De esta forma, los endoparásitos comienzan a invadirlo, lo que provoca una peritonitis y hepatitis. Por fuera, el conejo comienza a mostrar un aspecto delgado y bastante débil, por lo que suele ser peligroso si la infección se agrava. El tratamiento de esta parasitosis suele ser difícil, pero bajo un control estricto de la alimentación se puede mantener una buena calidad de vida.

La mejor forma de evitar este parásito es desinfectando los forrajes verdes que se le den al conejo, puesto que con ello se eliminan los huevos que ocasionan el padecimiento. De hecho, en los humanos también existe una forma bastante agresiva de esta enfermedad llamada neurocisticercosis, la cual también es difícil de combatir.

Coccidiosis

La coccidiosis es quizá la enfermedad que más suele afectar a los conejos, pues el parásito ingresa a través de la comida y el agua infectada. Este padecimiento es ocasionado por diferentes especies del protozoo eimeria, las cuales provocan que los síntomas varíen entre cada caso.

Los signos más evidentes de la infección por este coccidio es la presencia de enteritis, la cual produce diarrea con sangre, debilidad e inflamación abdominal. Este tipo de padecimiento puede ser letal si no se atiende pronto, pues los síntomas se agravan y pueden derivar en anemia o infecciones secundarias. Por esta razón, ante cualquier cambio en la salud de la mascota acude con un veterinario.

Como se mencionaba, existen algunas especies de este protozoario que son más peligrosas que otras. En consecuencia, la forma más letal de la enfermedad es la coccidiosis hepática, la cual es provocada por eimeria stiedae. Este parásito toma una ruta diferente, pues en lugar de quedarse y afectar los intestinos, migra hacia el hígado para comenzar a hacer estragos.

Esta forma de la enfermedad provoca graves daños al hígado, lo que desencadena diferentes desórdenes metabólicos como la anorexia y la anemia. Conforme empeora la situación, los distintos problemas provocan una debilidad extrema en la mascota que suele ser letal. Aunado a ello, los síntomas en este caso son menos evidentes, lo cual complica mucho su atención.

¿Cómo sé si mi mascota está enferma?

A simple vista es imposible diagnosticar a una mascota, por lo que la mejor recomendación es siempre acudir a un profesional. Sin embargo, existen algunas señales de alerta que te permitirán estar atento. Entre las más comunes son el cambio en el comportamiento, la pérdida del apetito y el rechazo a ser acariciados o tocados. Ten en cuenta este tipo de situaciones para acudir al veterinario cuando sea necesario.

Un conejo mirando por la ventana.
Te podría interesar...
12 síntomas de que un conejo está enfermo
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
12 síntomas de que un conejo está enfermo

Los pequeños mamíferos son difíciles de descifrar. Los síntomas de que un conejo está enfermo pueden pasar desapercibidos.



  • Dacal, V., Fontán, R. P., & Vázquez, L. (2006). Principales ectoparasitosis del conejo. Boletín de cunicultura lagomorpha, (147), 18-30.
  • Romero, H. Q. (1994). Parasitología y enfermedades parasitarias de animales domésticos. Editorial Limusa.
  • Martínez, M. P., & Alonso, M. A. B. (2010). Coccidiosis hepática en el conejo: aspectos ambientales y clínico-patológicos. CIENCIA ergo-sum, Revista Científica Multidisciplinaria de Prospectiva, 17(3), 269-276.
  • Pujol, R., Pujol, J. M., & María, J. (2000). Enfermedades del Conejo. Enfermedades del Conejo: Tomo II. Enfermedades.
  • Badiola, I., Aloy, N., González, J., & de Rozas, A. P. Coccidiosis en las granjas de conejos. In XL Symposium de Cunicultura de ASESCU (p. 33).