¿Qué tipos de cáncer puede detectar un perro?

Los perros no dejan de sorprendernos. Estos animales han demostrado con creces ser el mejor amigo que un hombre pudiese tener. Además de servir de compañía, probada está su capacidad para asistir en aspectos tan variados como la detección de bombas, drogas y personas desaparecidas. Y ahora, también el cáncer.

En el ámbito pedagógico, han demostrado ser excelentes asistentes de aula con niños pequeños. A ellos han ayudado en tareas como mejorar la lectura. A nivel terapéutico, su labor con chicos con Síndrome de Down o autismo también es sobresaliente.

La ayuda contra el cáncer

En el campo de la salud, entrenados adecuadamente, se han convertido en la mejor alerta para personas con epilepsia o diabetes. Y también como detectores de cáncer son muy eficaces.

Son varios los perros que han ayudado a sus dueños en la detección del cáncer.

Sin duda, lo que ha engrandecido todavía más la “leyenda médica” de los perros, es su también probada capacidad para detectar la presencia de varios tipos de cáncer en el cuerpo humano.

 El primer caso se documentó en Reino Unido a finales de los 80. Una señora acudió al médico tras la insistencia que su Borden Collie mezclado con Doberman Pinscher tenía con un lunar que apareció en una de sus piernas. La mancha, que ya había sido evaluada por un dermatólogo y catalogada inicialmente como benigna, terminaría siendo un melanoma en etapa temprana. De no haber sido descubierto en ese preciso momento por la mascota, hubiese sido potencialmente mortal.

 Cómo lo hacen

La respuesta a la pregunta de cómo es que pueden los perros detectar la presencia de cáncer y tumores malignos en el cuerpo de las personas está en su nariz. Ahí se alojan 300 millones de receptores olfativos.

Entrenados para tal fin, pueden identificar variaciones imperceptibles para la nariz humana (que solo cuenta con 5 millones de receptores olfativos). Y lo hacen con una precisión que equivale a una gota de sangre en dos piscinas olímpicas.

Incluso tienen la capacidad para advertir la presencia de la enfermedad cuando se encuentra en su etapa “cero”. Ese es el momento en el que ninguno de los métodos tradicionales es capaz de hacerlo.

Lo que detectan son Compuestos Orgánicos Volátiles (COV). Es decir, pequeñas partículas producidas por los cuerpos malignos que se esparcen por todo el organismo.

Tipos de cáncer que pueden detectar

  • Próstata: el cáncer más frecuente en hombres, con 21,3% de todos los casos. Es detectado por los perros a través de la orina con una precisión que ronda entre el 93% y 95%. En Reino Unido la Fundación Medical Detection Dogs se vale de estos animales para identificar los “falsos positivos” que suele arrojar el examen tradicional utilizado para el despiste de esta patología.
  • Ovarios: detectado en su etapa inicial. El índice de supervivencia a este cáncer es del 90%. La principal dificultad es que más del 60% de los casos son diagnosticados cuando ya se encuentra muy avanzado y se ha expandido. Uno de los factores que dificulta su rápida identificación, es que todos sus síntomas se asocian con otras condiciones, como estreñimiento o inflamación. Sin embargo, a través de la orina, los perros alertan sobre la insipiente formación de un tumor.
  • Pulmones: olfateando las exhalaciones, el índice de efectividad de muchos de los canes entrenados para “oler” el cáncer de pulmón, alcanza el 100%.
  • Piel: ya comentábamos que la primera “anécdota oficial” respecto a la capacidad en los perros de identificar esta terrible enfermedad, fue con un melanoma insipiente. En este caso, los animales son entrenados para percibir el hedor que expide directamente el cuerpo de cada uno de los pacientes.
  • Colon, riñón e intestinos: con una eficiencia que supera el 98%. La presencia de tumores en estos tres órganos es detectada mediante el aliento de las personas enfermas o a través de sus excrementos.

También hay estudios que sustentan la eficiencia de perros entrenados para detectar cáncer de mamas y en la vejiga.

Entrenamiento

Razas como labradores tienen inclinación natural para cazar y detectar olores y son los más usados. Pero los especialistas sostienen que cualquier perro puede ser entrenado para advertir la presencia de la enfermedad.

En función del órgano afectado, el aroma de las partículas volátiles que se genera es único. Por eso los perros reciben adiestramiento específico. De la misma forma que cuando son amaestrados en labores de seguridad, se utiliza el refuerzo positivo (los premios) para formar a estos agentes de salud.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar