Tiburón ángel: hábitat y características

21 junio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
El tiburón ángel es una de las especies más hermosas y amenazadas de los escualos. Conócelo aquí todo sobre él.

No todos los animales marinos que pueblan la noche son pesadillescos. El tiburón ángel es buen ejemplo de ello: curiosamente parecido a las rayas, su aspecto sinuoso y aplanado ha dejado huella en los investigadores y buzos que lo han avistado por igual.

Su pequeño tamaño y aspecto diferente al de otros tiburones han hecho que este escuatiniforme pase desapercibido entre sus congéneres en cuanto a temas de conservación. No obstante, su divulgación se hace necesaria, ya que está en peligro crítico de extinción. Aquí puedes conocer todas sus características antes de que sea demasiado tarde.

Hábitat del tiburón ángel

En primer lugar, es necesario destacar que esta especie (Squatina oculata) pertenece al género Squatina, a su vez englobado en la familia Squatinidae. Se reconocen un total de 24 especies en este género de peces condrictios, todas ellas aplanadas y habitantes de los fondos arenosos a baja profundidad —unos 150 metros—.

Por su parte, el tiburón ángel o “angelote manchado” habita principalmente en las aguas del Mediterráneo occidental y las costas griegas. También se le puede encontrar en las zonas costeras de Marruecos, Angola y el mar Negro, así como partes del océano Atlántico.​

Este pez cartilaginoso suele frecuentar los fondos marinos, principalmente espacios abiertos y sin vegetación, ya que se oculta en la arena o el barro. Se puede avistar en profundidades de entre 50 y 100 metros de profundidad, con unos rangos límites de 20 y 500 metros.

Un tiburón en el fondo del mar.

Características físicas

El aspecto del tiburón ángel es aplanado y su zona dorsal está manchada con tonos pardos y negros. Este aspecto le facilita el camuflaje en el fondo marino, donde espera para emboscar a sus presas cuando pasan cerca de él. Esta estrategia se conoce como cripsis, o lo que es lo mismo, pasar inadvertido en el medio ambiente con fines de ataque o de defensa.

Por otro lado, sus aletas pectorales se encuentran prolongadas hacia atrás, para permitir el deslizamiento del pez por el fondo marino. La cola es más parecida a la de un tiburón que a la de una raya, lo que permite la distinción entre los 2 grupos animales a simple vista.

No es un tiburón de gran tamaño, ya que tan solo llega a los 1,6 metros de longitud. De todas formas, las hembras son significativamente más grandes que los machos, pues pueden alcanzar los 40 kilogramos de peso.

Por otro lado, este tiburón es capaz de bombear agua a través de sus branquias, lo que le otorga esa capacidad de permanecer quieto mientras descansa o acecha a sus presas. Otros tiburones necesitan estar en continuo movimiento para que el agua circule por sus branquias de forma pasiva, lo cual condiciona mucho sus hábitos alimentarios.

Alimentación del tiburón ángel

El tiburón ángel es un pez cazador que utiliza la emboscada como técnica, camuflándose en el fondo arenoso y esperando a que su presa se acerque para atraparla de un rápido bocado (Sit and wait). Sus principales fuente de alimentos son crustáceos, calamares y pulpos.

Sus hábitos de caza son nocturnos y durante el día reposa sobre el fondo marino, camuflado y a salvo de depredadores.

Reproducción del tiburón ángel

El tiburón ángel es ovovivíparo placentario. Esto quiere decir que la hembra desarrolla los huevos en su interior y después da a luz a las crías, expulsando posteriormente las cáscaras vacías. Su periodo de gestación es de 8-11 meses y las hembras fecundadas dan a luz a una media de 25 crías, que miden de 24 a 27 centímetros al nacer.

Basándose en la presencia de hembras grávidas y crías, los científicos han establecido el golfo de Túnez como una “guardería” para esta especie.

Estado de conservación

El grupo de tiburones ángel (Squatinidae) están considerados como la segunda familia más amenazada de los elasmobranquios —tiburones y rayas—, solo por detrás de los peces sierra. Al igual que ocurre con el angelote (Squatina squatina) y el tiburón ángel de espalda de sierra (Squatina aculeata), la población del tiburón ángel ha disminuido alarmantemente durante los últimos 50 años.

Este tiburón se encuentra en un estado de “amenaza crítica”, tal y como indica la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). La mayoría de los problemáticas que han provocado su declive vienen de la mano del ser humano. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Pesca comercial: la sobreexplotación de los emplazamientos de caza y reproducción han reducido el número de ejemplares de la especie, tanto por muertes como por destrucción del hábitat por uso de redes ilegales —como las de arrastre—.
  • Capturas accidentales: la morfología del tiburón ángel facilita mucho el quedarse atrapado en redes que barren el fondo marino.
  • Actividad humana recreativa: la pesca deportiva, el buceo y otras actividades que llegaron con el desarrollo comercial y residencial de las costas afectan seriamente a la capacidad de supervivencia de este pez.

Aunque esta especie se beneficia de las regulaciones a la explotación pesquera, es una de las mayores olvidadas en el área de protección de los tiburones. El trabajo de conservación y divulgación específicos del tiburón ángel corre a cargo de organizaciones independientes, que centran sus esfuerzos en los emplazamientos críticos para su supervivencia.

Un tiburón ángel.

Mantener a esta especie es una responsabilidad común

A nivel individual, lo mejor que se puede hacer para salvar a esta especie y sus congéneres es colaborar con estas entidades que luchan por su bienestar. Por otro lado, también es necesario llevar un modo de vida lo más responsable posible con el planeta y los océanos que nos rodean.

Si te gusta el buceo y te encuentras con un ejemplar de tiburón ángel, no temas: a pesar de su nombre, es un animal muy apacible. Si respetas su espacio, serás testigo de la visión de una de las criaturas más hermosas del fondo marino.

  • Morey, G, Barker, J., Bartolí, A., Gordon, C., Hood, A., Meyers, EKM & Pollom, R. 2019. Squatina oculata . La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN 2019: e.T61418A116782036. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2019-1.RLTS.T61418A116782036.en . Descargado el 17 de junio de 2021 .
  • Capape´, C., Seck, A. A., Gueye-Ndiaye, A., Diatta, Y., and Diop, M.2002. Reproductive biology of the smoothback angel shark, Squatina oculata (Elasmobranchii: Squatinidae), from the coast of Senegal (eastern tropical Atlantic). Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom, 82: 635–640
  • Julia M Lawson, Riley A Pollom, Cat A Gordon, Joanna Barker, Eva KM Meyers, Heike Zidowitz, Jim R Ellis, Álex Bartolí, Gabriel Morey, Sarah L Fowler, David Jiménez Alvarado, Sonja V Fordham, Rowland Sharp, Ali R Hood , Nicholas K Dulvy, Riesgo de extinción y conservación de tiburones ángel en peligro crítico de extinción en el Atlántico este y el mar Mediterráneo, ICES Journal of Marine Science , Volumen 77, Número 1, enero-febrero de 2020, páginas 12–29, https: // doi. org / 10.1093 / icesjms / fsz222