Terapia con perros abandonados para presos

La utilización de canes para ayudar a personas con distintos tipos de inconvenientes físicos o emocionales es una realidad cada vez más palpable. En esta ocasión nos vamos a detener en la terapia con perros abandonados que se está realizando con presos jóvenes en una cárcel de Pontevedra, con el objetivo de que logren su reinserción en la sociedad.

En busca de la integración social de jóvenes encarcelados

perro y hombre lider de la manada

Los miembros de la Fundación Érguete, con sede principal en la ciudad de Vigo, son quienes llevan adelante el denominado programa Itínere. El objetivo es lograr la incorporación, tanto social como laboral, de personas que están privadas de libertad o en proceso de excarcelación.

En el Centro Penitenciario de A Lama, esta institución está trabajando con un grupo de jóvenes que no superan los 25 años. Son chicos que, en su mayoría, fueron detenidos por:

  • Pequeños hurtos
  • Peleas
  • Tráfico de drogas a escala reducida
  • Conducir ebrios o sin carné en repetidas ocasiones

Además, la mayoría de estos jóvenes no han concluido la Educación Secundaria Obliglaroria (ESO) y tampoco han trabajado vez alguna.

Conoce la labor de una fundación que, junto a un refugio de animales, brinda apoyo a jóvenes presos a través de terapia con perros abandonados.

Un programa de asistencia para chicos detenidos basado en la terapia con perros abandonados

Para poder interactuar con los chicos detenidos, la fundación pensó que la fórmula ideal estaba en incluir canes. Pero en este caso, creyó importante que no solo fueran peludos especialmente entrenados para este tipo de tareas.

Por tal motivo recurrió al Refugio de Animales de Cambados. Así fue que desarrollaron una terapia con perros abandonados para los jóvenes que están penando por algún tipo de condena en A Lama.

Entonces, la tarea de formar y educar en valores a los jóvenes encarcelados se apoya principalmente en la interacción que estas personas logran con los animalitos.

Los canes como vehículos para educar en valores y respeto

“Si no somos capaces de arreglar a un chaval de veinte años, no vamos a arreglar a uno de cincuenta”, señala María Rodríguez Lago, a cargo del programa Itínere.

Explica también que entre los perfiles de esta generación sub 25 que están en prisión, hay chicos que no han sido educados de manera responsable por sus progenitores. Pero también hay hijos de personas con problemas de adicción. Y además, jóvenes que no pudieron adaptarse a sus hogares de acogida.

A través de la terapia con perros abandonados se intenta educar a los jóvenes en “valores y respeto”, señala la profesional. Por tal motivo, eligen trabajar con canes del refugio.

La importancia de trabajar con animales que fueron recogidos de la calle

Los canes elegidos son animales que fueron abandonados y que, en muchos casos, sufrieron distintos tipos de maltrato. Y si bien algunos de los peludos que participan en el programa recibieron algún tipo de entrenamiento en terapia canina, gran parte de ellos son perros recién recogidos de la calle.

De esta manera se busca que los jóvenes trabajen con el animal callejero. ¿De qué forma? Buscando ganarse la confianza del peludo en base al respeto por el can. Enseñándoles sin gritos y sin violencia.

Así se va logrando que los chicos aprendan también a tener paciencia. Y también que puedan dar y recibir afecto a partir de su interacción con los perros. El objetivo final es que consigan disminuir su impulsividad y evitar así la reincidencia delictiva.

Un refugio que brinda distintos tipos de terapia con los animales que ha recogido

amistad-entre-el-perro-y-el-hombre

El refugio de Cambados, por su parte, lleva casi una década dedicado a las Terapias Asistidas con Animales Abandonados. Señalan que pronto advirtieron que para este tipo de actividad no debían adquirir ningún can específico. Y es que en sus instalaciones contaban con los perros indicados para encarar los distintos tipos de ayuda que brindan. Por ejemplo:

  • Programas para mujeres maltratadas y de Educación Especial para Niños
  • Centros de acogida de menores
  • Prisiones
  • Residencias de ancianos
  • Enfermos de Alzheimer
  • Lugares de rehabilitación (accidentes, parálisis cerebral, esclerosis múltiple, Parkinson, etc).
  • Largas convalecencias
  • Guarderías
  • Colegios
  • Colectivos desfavorecidos