Tenia en gatos: todo lo que debes saber

16 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Samuel Sanchez
¿Sabes que existen unos platelmintos parásitos que pueden alojarse en el intestino de los gatos? Aquí te contamos todo sobre las tenias.

Los parásitos son seres vivos que, de forma puntual o duradera, obtienen algún tipo de beneficio del hospedador con el que interactúan. Existen muchos términos para dividir este tipo de animales, y sus ciclos vitales suelen ser muy complejos, en muchos casos pasando por más de un hospedador antes de alcanzar la forma adulta. Hoy vamos a mostraros el caso de la tenia y los gatos: tanto el ciclo biológico, como síntomas y tratamientos.

Conociendo al parásito

Las tenias son un género de platelmintos de la familia de los céstodos, y se consideran parásitos obligados de diversos grupos de mamíferos. Como dato curioso, algunas de las especies comprendidas en este género tienen al ser humano como hospedador definitivo, pero debido a su fácil capacidad de contagio, pueden llegar a ser transmitidas a mascotas tales como perros o gatos.

Estos parásitos presentan una forma de gusano, a menudo de varios metros de longitud. En el escólex o cabeza poseen diversas ventosas que utilizan para fijarse sobre la mucosa intestinal de sus hospedadores, alimentándose de los nutrientes que estos obtienen al alimentarse.

Existen diversos tipos de tenias que pueden terminar accidentalmente en el aparato digestivo de un gato:

  • Taenia solium: se produce por la ingesta de la carne de cerdo no cocinada y que no ha pasado por análisis de seguridad alimentaria. Las larvas se enquistan en la musculatura del cerdo, y una vez ingeridas, la forma adulta se desarrolla en el intestino del hospedador definitivo.
  • Taenia saginata: en este caso, proviene de la carne de vacuno. De nuevo, se transmite por ingesta.
  • Taenia taeniaeformis: esta es la única tenia nombrada especializada en infectar a los felinos. Los hospedadores intermediarios son roedores o conejos, y el gato se infecta al dar caza a estos pequeños mamíferos.
  • Dipylidium caninum: se infiltra en el cuerpo del mamífero al ser ingerida mediante pulgas durante el acicalamiento.

Las dos primeras son parásitos típicos de humanos que pueden terminar en la mascota de forma accidental, mientras que las dos últimas están más especializadas en infectar tanto a gatos como a perros.

Una tenia en 3D.

Síntomas

Por lo general, la tenia no genera síntomas hasta que está en un avanzado estado de crecimiento, por lo que un hospedador puede permanecer meses con el parásito en su intestino sin dar señales obvias de enfermedad. Aún así, hay algunos signos de que algo no va bien en el interior del felino:

  • Puede existir picor o irritación anal, por lo que el gato arrastrará los cuartos traseros y se morderá o lamerá excesivamente la zona.
  • A veces se pueden observar restos de tenia (ya que los adultos desprenden fragmentos corporales como método de diseminación de huevos) en las heces del animal.
  • Al estar el parásito alimentándose de los nutrientes de la dieta del felino, este puede presentar cuadros depresivos, irritabilidad, y pelaje con falta de brillo.
  • Si la cantidad de parásitos en el interior del gato es elevada, se puede producir una obstrucción intestinal y una inflamación prominente. Esto acarrea vómitos, diarreas, estreñimiento y falta de apetito.

Ante cualquiera de estos síntomas es necesario acudir de inmediato a un veterinario: puede tratarse de una tenia o no, pero está claro que algo no va bien en el sistema digestivo del felino. Las muestras fecales son importantes para el diagnóstico, porque como se ha mencionado previamente, pueden contener fragmentos o huevos del parásito.

Tratamiento

Por grotesco que pueda ser imaginar a un animal de más de un metro en el intestino de la mascota, el pronóstico ante esta enfermedad es positivo. La utilización de medicamentos comerciales antiparasitarios tales como el praziquantel, entre otros, suelen dar buenos resultados. Normalmente se administran por vía oral en la comida del gato mediante pequeños comprimidos.

Gato tomando pastilla

Como hemos podido ver, las tenias son parásitos silenciosos que pueden identificarse si los tutores ponen especial atención en las deposiciones y los picores del felino. Aún así, una buena prevención es siempre la mejor barrera. No permitir al animal alimentarse de roedores salvajes, y no aportarle comida cruda sin controles sanitarios siempre serán las mejores opciones para el gato.

 

 

  • Tenia, wikipedia. Recogido a 14 de junio en https://es.wikipedia.org/wiki/Taenia.
  • Tenia en gatos, vets y clinics. Recogido a 14 de junio en https://www.affinity-petcare.com/vetsandclinics/es/tenia-en-gatos.