¿Cómo sudan los perros?

Alba Muñiz 5 julio, 2016

Con el verano instalado entre nosotros, tanto personas como animales debemos cuidarnos de las altas temperaturas y de la exposición al sol, sobre todo a determinadas horas. En épocas en las que si no estamos tranquilos y en lugares frescos lo más probable es que la transpiración nos invada, quizá te interese saber cómo sudan los perros.

Los humanos y los canes transpiran de forma diferente

ejercicio para perros en reposo

El hecho de sudar es imprescindible para mantener la temperatura corporal regulada. Para seres humanos, la marca promedio es de de 37 grados centígrados. La de los canes oscila entre los 38 y los 39 grados.

Sin embargo, los mecanismos que tienen los perros para regular su temperatura no son tan eficaces como los que poseemos las personas. Por eso, si no extremamos los cuidados, es probable que estén expuestos a sufrir golpes de calor, que muchas veces pueden ser mortíferos.

De todas formas, el bochorno estival no es la única causa para que tu peludo se vea expuesto a este problema. El ejercicio intenso o el encierro en lugares sin ventilación (por ejemplo un automóvil), pueden provocarle un golpe de calor al animal en cualquier época del año.

¿Sabes cómo sudan los perros? A diferencia de las personas, estos mamíferos no tienen glándulas sudoríparas distribuidas a lo largo de su cuerpo. Sin embargo, transpiran por las almohadillas de sus patas y eliminan el calor a través de su boca. Es por eso que, en ocasiones, jadean, sacan la lengua, respiran más deprisa e incluso babean.

Conoce algunos detalles sobre cómo sudan los perros

A diferencia de los humanos, los canes carecen de glándulas sudoríparas distribuidas a lo largo de su cuerpo. En parte, transpiran a través de las almohadillas de sus patas. Es por eso que, cuando las marcas térmicas se elevan, pueden ir dejando estampadas sus huellas húmeda por los pisos.

Pero las almohadillas, aparte de amortiguar sus pasos, ayudan a los peludos a mantenerse aislados de las temperaturas del suelo, contribuyendo también de esta forma a regular su temperatura corporal.

Asimismo, los canes se valen de otras herramientas para expulsar el calor. Lo hacen, por ejemplo, a través de su cara, de sus orejas y, sobre todo, de su boca. Por eso el animal jadea, saca su lengua, respira más deprisa e incluso babea.

El jadeo, una buena forma que tienen los canes para regular su temperatura corporal

Cuando la temperatura se eleva, el cuerpo del perro reacciona enviando sangre caliente hacia la lengua. Esto provoca que las glándulas salivales eliminen el calor a través de la humedad.

Además, que la sangre circule a través del hocico y la boca del peludo hace que llegue más fresca hasta su cerebro, cuestión que contribuye a que el proceso de regulación de la temperatura se cumpla de manera efectiva.

La evaporación que provocan el jadeo hace que los peludos pierdan mucho líquido. Por eso es fundamental que estos animalitos siempre tengan a disposición suficiente cantidad de agua.

Los perros y el golpe de calor

proteger a un perro ante un golpe de calor

Ahora que ya sabes cómo sudan los perros, no está de más recordar algunas medidas para prevenir el golpe de calor. Toma nota:

  • No lo pasees ni hagas que se ejercite en horas en que las temperaturas son muy elevadas.
  • Evita que se exponga al sol cuando las marcas térmicas sean muy altas.
  • Si el peludo suele pasar tiempo en un patio, balcón o terraza, asegúrate de que tenga suficiente sombra y bebederos con agua bien fresca.
  • Dentro de la casa, procúrale sitios ventilados y cómodos.

Ten en cuenta que las razas braquicéfalas -como el Carlino, el Bulldog o el Chihuahua– corren más riesgos de sufrir un golpe de calor a causa de sus particularidades anatómicas (perros de morro chato). Además, los cachorros, los animales senior y aquellos que están excedidos de peso también están más expuestos a padecerlo.

 

Te puede gustar