Un soldado iraní perdió una pierna al salvar a un perro

Alba Muñiz 13 enero, 2017

Mohammad dice que ama a los animales. Y convirtió sus palabras en hechos cuando acudió a salvar a un perro que estaba enganchado en un alambre de púas en un campo minado. Su acción le costó perder una pierna. Pero no se arrepiente.

La historia del soldado que ama a los animales

“Lo volvería a hacer”, afirma Mohammad, que se apellida Bakhtar y tiene 19 años. El joven vive en Irán, un país convulsionado por conflictos varios. Y también un lugar donde las distintas interpretaciones humanas del Islam lleva a que los canes no sean del todo bien considerados.

Pero su acto heroico de salvar a un perro provocó, al menos por un rato, una tregua entre las distintas posiciones políticas y religiosas. Y quizá abra una pequeña brecha de esperanza para que los peludos empiecen a ser más aceptados.

Mohammad estaba cumpliendo el servicio militar en el momento del accidente. Le faltaba aún un año para completarlo.

Un joven soldado iraní perdió una pierna cuando acudió a salvar a un perro que había quedado atrapado en una alambrada que delimitaba un campo minado. El hecho ocurrió en Irán, un país atravesado por inmensidad de conflictos pero que, por un momento, pareció dejarlos de lado para agradecer la heroica actitud del muchacho.

Conoce cómo el joven iraní arriesgó su vida para salvar a un perro

salvar a un perro
Fuente: www.clarin.com

Bakthar se encontraba de guardia en una fría noche cuando, de repente, escuchó unos lastimeros gemidos. Pronto comprobó que había un pequeño can enganchado en un alambre de púa que delimitaba un campo de minas terrestres.

Sin dudarlo, el joven acudió en ayuda del animalito. Pero para poder soltar al animal, debió apoyar una de sus piernas en una parte del terreno minado.

El perro salió corriendo apenas se vio libre. Sin embargo, la suerte de Mohammad ya estaba echada. Unos segundos después se produjo una explosión que le destrozó una de sus extremidades inferiores.

La historia de Bakhtar se viralizó en las redes y llegó a los medios

El soldado fue traslado de urgencia a un hospital de la ciudad de Tabriz, ubicada en la región noroeste de ese país. Pero los médicos no pudieron hacer nada para salvarle la pierna y debieron amputarla.

Pronto su historia se viralizó a través de las redes sociales, en especial Twitter y Telegram.  Y llegó luego a los diarios y la televisión.

Así fue que la institución donde estaba se vio invadida por periodistas, funcionarios y gente común que querían agracederle su actitud al joven.

Por un momento poco pareció importar que Bakhtar es sunní, una minoría religiosa en un Irán donde predomina el chiismo.

Una acción que hizo olvidar diferencias religiosas y políticas

También muchas personas se preocuparon por el futuro del joven y reclamaron que se le otorgara algún tipo de asistencia para asegurar su futuro.

En ese sentido, la vicepresidente iraní Masoumeh Ebtekar, además de felicitarlo y considerarlo un orgullo para todos los habitantes, le ofreció un trabajo en un organismo a su cargo, la Organización de Protección del Medio Ambiente.

El joven consideró la propuesta como una “oportunidad soñada”. Ojalá pueda concretarla y contribuir a que los perros empiecen a tener una mayor aceptación en una sociedad regida mayoritariamente por reglas islámicas.

Por un futuro mejor para Mohammad y para los perros del mundo islámico

A su regreso a Marivan, la ciudad donde reside, en la región del Kurdistan, el muchacho fue recibido por una multitud con carteles de agradecimiento y que lo colmó de flores.

Bakhtar contó que de niño, cuando vivía en un pequeño pueblo, había tenido un perro. Y que siempre amó la naturaleza. Pero cuando debió trasladarse a la ciudad para cursar la secundaria y trabajar, ya no contó con la posibilidad de ser acompañado por una mascota.

Quizá la vida, esa que te quita pero también te da, ahora le brinde la posibilidad de ser feliz con un buen trabajo y rodeado de los animales que tanto ama.

Fuente de la segunda imagen: www.clarin.com

 

Te puede gustar